‘Niñofobia’ de caseros deja sin techo a familias hispanas

En NYC es cada vez más común que arrendadores declinen alquilar sus propiedades a familias con niños pequeños, un acto de discriminación que puede ser penalizado
‘Niñofobia’ de caseros deja sin techo a familias hispanas
Rosa Tellez con su hijo, Jean, en su casa de El Bronx.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

NUEVA YORK – Liberarse del abuso doméstico llevó a la mexicana Rosa María Téllez y a sus cuatro hijos, de 1, 5, 11 y 25 años, a refugiarse en los albergues de la ciudad. La madre asumió que su paso por los centros de acogida sería temporal, no más de seis meses; sin embargo, buscar un apartamento digno implicó poco más de un año y medio.

Téllez contó que durante ese periodo visitó unas 30 casas y apartamentos en los cinco condados, pero en la mayoría de sitios la respuesta de los caseros fue la misma: “no alquilo a familias con niños pequeños”, “los niños molestan y destruyen y “los vecinos no quieren niños cerca”.

La madre comentó que su búsqueda de apartamento se complicó aún más porque los caseros declinaron aceptar su baucher de Sección 8 otorgado por el Departamento de Conservación y Desarrollo de Viviendas (HPD).

Rosa Tellez con su hijo, Jean en su casa de El Bronx.

“Empecé por buscar una casa en Queens, en donde viví por años. Fue frustrante encontrarme con caseros que no aceptaban niños ni el baucher. No sabía que estaba siendo discriminada, fueron meses de mucha lucha y de mucho sufrimiento”, dijo Rosa. “Nadie merece ser discriminado por ser madre y sobreviviente de violencia doméstica, pero es lo que muchas familias viven todos los días. En el refugio conocí a otras madres que experimentaron lo mismo”.

Rosa, una beneficiaría de la Visa U, comentó que tras muchos intentos logró alquilar una casa en El Bronx, en el vecindario de Wakefield.

“Fue un alivio que el propietario mostrara sensibilidad a la situación en la que vivían mis niños. Estamos contentos en la casa, aunque vivir en El Bronx nos mantiene aislados, porque hicimos nuestra vida en Queens. Dejamos atrás familia y amigos”, expresó.

Rosa Tellez con su hijo, Jean en su casa de El Bronx.

Una situación similar enfrentó la guatemalteca Jovita Rodríguez, madre de dos niños de 5 y 7 años. La residente de Queens explicó que en la mayoría de afiches en los que se anuncian apartamentos vacantes se lee la misma consigna: “se renta solo a personas solteras”, “cuarto para pareja sin niños”, “no niños”.

No tiene corazón el que le niega techo a un niño. Los caseros ven a nuestros hijos como una plaga. Un niño juega y hace ruido porque esa es su naturaleza, no entiendo porque a la gente le molesta tanto”, dijo Rodríguez, quien consiguió un apartamento en Woodside tras siete meses de búsqueda. “En las noticias se ven casos horribles de niños maltratados y todo el mundo reacciona en el Facebook con emoticones tristes, pero en la realidad se hace muy poco por darle a los niños un trato respetuoso. Negarles el techo también es maltrato”.

Una acción ilegal

“Negar vivienda a familias con niños no solo es inhumano, también es ilegal. Es un acto de discriminación atroz, porque en este tipo de casos las víctimas son menores indefensos que merecen un lugar decente y seguro donde crecer”, dijo Elsia Vázquez, directora ejecutiva de PA’LANTE Harlem, una organización para la defensa de los inquilinos.

En el estado de Nueva York es ilegal desde 1921 que un propietario, casero o intermediario se niegue a alquilar la propiedad a familias con niños, mujeres embarazadas o inquilinos con la intención de tener un hijo, según la sección 236 de la Ley de Propiedad.

Un estatuto relacionado prohíbe a los propietarios utilizar cláusulas de arrendamiento que exijan que los inquilinos permanezcan sin hijos durante el plazo del arrendamiento. Al principio, ambas leyes fueron efectivas solo en la ciudad de Nueva York, pero en 1980 se extendió en todo el estado.

Desde 1983, la ley permite a los inquilinos demandar a los propietarios que se niegan a alquilar a familias con niños. Según la legislación, un tribunal puede otorgar a la víctima el apartamento negado ilegalmente por el casero bajo el argumento de discriminación. La sección 236 no solo responsabiliza al casero, también lo hace pagar los honorarios de abogados.

“Cada familia de la ciudad de Nueva York tiene derecho a la vivienda sin tener que experimentar discriminación o acoso porque sus niños viven en el hogar. La Comisión de Derechos Humanos trabaja todos los días para proteger a los neoyorquinos de esta forma de discriminación y para educar a los propietarios sobre la ley y hacerlos responsables si la violan”, dijo Morgan Rubin, portavoz de la Comisión. La agencia es la encargada de investigar y penalizar esta clase de casos.

“Necesitamos que más neoyorquinos se presenten y denuncien este tipo de discriminación llamando a la Comisión al 718-722-3131. Los informes de discriminación se pueden hacer de forma anónima”, agregó.

Aumenta la discriminación 

Los casos de discriminación en materia de vivienda constituyeron la segunda área más grande de casos investigados por la Comisión en 2016, lo que representa aproximadamente un tercio de todos los casos.

La agencia precisó que en los últimos años se han triplicado el número de investigaciones sobre los reclamos de discriminación basados ​​en la presencia de niños en la vivienda. La Comisión indagó 37 querellas en 2016/15 en comparación con las 11 de 2014/13.

Hasta noviembre de 2017, la Comisión ha investigado 29 denuncias de discriminación basadas en la presencia de niños en el hogar, dijo Rubin.

La vocera reveló que, en agosto de 2017, la Comisión resolvió un caso que involucraba a una madre a la que una agencia de bienes raíces le negó la vivienda después de saber que tenía una hija de 2 años. El agente argumentó que el propietario se sentiría “incómodo” alquilando su propiedad.

La Ciudad penalizó al agente de bienes raíces con $5,000 por los daños emocionales causados al inquilino, además, fue obligado a recibir una capacitación sobre derechos humanos y hacer 40 horas de servicio comunitario. Parte del acuerdo implicó que la empresa implementara políticas de no discriminación.

Educación para inquilinos y caseros

La Comisión ha incrementado significativamente los esfuerzos de educación pública en los últimos dos años para informar a los neoyorquinos acerca de su derecho a la vivienda, incluyendo protecciones para los niños. La agencia también ha implementado talleres de educación para los propietarios sobre sus obligaciones en virtud de la ley.

  • Este año se realizaron más de 400 talleres de vivienda justa en toda la ciudad, en coordinación con organizaciones como PA’LANTE Harlem, entre otras.
  • En 2016 se lanzó una campaña bilingüe para educar a los neoyorquinos acerca de la discriminación infantil, en colaboración con HPD. Hasta el momento, se han distribuido en más de 9,000 folletos y afiches.
  • La discriminación contra niños se añadió como ilegal en la Ley de Derechos Humanos de Nueva York en 1986.
  • La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de Nueva York puede multar a los infractores con hasta $250,000 en multas civiles.