Sobrevivientes de masacre en Las Vegas creen que alguien debe pagar por ello

El motivo del tiroteo sigue sin ser resuelto por las autoridades
Sobrevivientes de masacre en Las Vegas creen que alguien debe pagar por ello
La masacre dejó 59 personas muertas y más de 500 heridas.
Foto: Ethan Miller/Getty Images

Cientos de sobrevivientes de la masacre en Las Vegas, cometida por el suicida Stephen Paddock, creen que alguien debe pagar por este ataque que pudo ser evitado.

Por ello demandaron ante una corte en Los Ángeles, California –debido a que el 65% de los demandantes es de esa entidad– al hotel-casino Mandalay Bay, así como el propietario, MGM Resorts International.

Al menos ptras 15 demandas ya fueron interpuestas por personas que buscan una compensación financiera, aunque los litigios podrían prologarse años.

La base de las demandas es que los operadores “incumplieron su deber de cuidado razonable al fallar en ubicar al tirador”, quien acumuló varias armas en la habitación que rentó en el pisó 32, informó la agencia Notimex.

Aunado a ello, se acusa que no hubo una respuesta inmediata a la alerta, desatada por el guardia Jesús Campos, para impedir la masacre que dejó sin vida a 59 personas y más de 500 heridos.

“Mi instinto me dice que querían controlar el entorno y controlar el mensaje antes de que el público y los medios estuvieran involucrados”, aseveró C. Chad Pinkerton, un abogado de Houston. “Ciertamente no sabían que iban a tener un acto como éste, pero podrían haberse anticipado, podrían haberlo previsto”.

Otros acusados son los operadores del Festival de la Cosecha de la Ruta 91, la compañía LiveNation y custodiado por guardias de seguridad de Contemporary Services Corp.

“Este tipo de demandas no son inesperadas y tenemos la intención de defendernos de ellas”, dijo MGM Resorts International en un comunicado. “Dicho esto, por respeto a las víctimas, daremos nuestra respuesta a través de los canales legales apropiados”.

Los abogados de los sobrevivientes dijeron que el festival carecía de salidas adecuadas y empleados debidamente capacitados para el caso de una evacuación del lugar, lo que facilitó las cosas al agresor y agravó el número de víctimas.