Crean máquina para suicidarse de forma tranquila

Enfermos terminales podrán acabar con su vida sin dolor si ese es su deseo

Guía de Regalos

Crean máquina para suicidarse de forma tranquila
Sarco causará polémica.
Foto: exitinternational.net

Una cápsula que ayuda a la gente que desea suicidarse o terminar de manera digna con su vida ha sido creada por el médico australiano Philip Nitschke.

El aparato conocido como Sarco, permite acabar con la vida de la gente que quiere tomar el camino de los llamados “suicidios racionales” de modo sencillo, eficaz y sin dolor.

Con un diseño que asemeja a una cápsula espacial futurista, fue diseñada para construirse en cualquier lado, de hecho, puede ser impresa en 3D, aunque los planos de armado solo estarán disponibles para personas que pasen un examen mental.

Estos planos también estarán disponibles de manera gratuita en Internet, de forma gratuita y en código abierto.

Австралиец создал капсулу Sarсо для совершения самоубийств. Спорный австралийский активист, Philip Nitschke, который известен своей абсолютной поддержкой права на эвтаназию, представил миру очень спорный проект. Это корабль многоразового использования, который будет использоваться для совершения самоубийства. #android #news #phone #smartphone #Новости#Sarco #Самоубийство #Эвтаназия

A post shared by Bad Android (@androidbad) on

El compartimento está diseñado para ser cómodo y una vez dentro, el usuario oprimirá un botón que llenará la cápsula de nitrógeno líquido y reducirá el oxígeno al mínimo, aunque también cuenta con un botón de pánico en caso de que el “suicida” decida arrepentirse de último momento.

El diseño está pensado en que Sarco sea usado también como ataúd una vez que cumpla con su función primaria.

El aparato fue diseñado por la organización Exit International, que se dedica a buscar formas de ayudar a personas que quieren salir de sus vidas. Algunas clínicas suecas se han interesado ya en conceder una licencia a Sarco para que sea utilizado en su territorio.

 

Hay que señalar que este aparato está pensado en personas que quieren tener una muerte digna lo que es legal en países como Australia Bélgica, Canadá, Colombia, Luxemburgo y los Países Bajos, entre otros.

En Estados Unidos solo se permite en pacientes terminales; en algunos estados se requiere la verificación de la solicitud con la firma de al menos dos doctores.