Denuncian ‘negocio’ con grilletes que ponen a indocumentados

Líderes religiosos del Nuevo Movimiento Santuario están liberando a los inmigrantes de los grilletes GPS operados por una empresa privada, en protesta por lo que describen como una “esclavitud moderna”
Denuncian ‘negocio’ con grilletes que ponen a indocumentados
El padre Ruiz corta el grillete de Gerson/Foto: Zaira Cortés.

Gerson Castillo cruzó varias fronteras desde Centroamérica con la esperanza de llegar a Nueva York, una ‘ciudad santuario’ en la que creyó que sería libre de la violencia de pandillas y la pobreza más cruda, pero sus esperanzas de una vida digna se desmoronaron tras ser arrestado por autoridades migratorias en el estado fronterizo de Texas.

Un grillete electrónico sujeto al tobillo fue el costo de la libertad para el joven padre, aunque, irónicamente, el dispositivo GPS operado por la empresa Libre by Nexus terminó por convertirse en un “símbolo de esclavitud” por casi dos años, según contó Castillo.

Gerson ingresó a Estados Unidos en el otoño de 2015, a los 18 años. Logró sobrevivir al arriesgado trayecto de varias semanas por inhóspitos despoblados, hasta que agentes fronterizos emboscaron a los coyotes que lideraban su grupo. Castillo pasó varias semanas en un centro de detención de McAllen antes de ser trasladado a una cárcel de inmigración en Buffalo, al norte del estado de Nueva York.

Las autoridades de inmigración le impusieron una fianza de $15,000, una pequeña fortuna incosteable para su familia. Fue entonces cuando sus hermanos y su madre recurrieron a Libre by Nexus, una empresa que presta el dinero de la fianza a cambio de colocar un grillete electrónico al beneficiado y así poder monitorear sus movimientos y garantizar que pague la mensualidad del monto adeudado.

Libre by Nexus se define como “una empresa privada que ayuda a los inmigrantes detenidos a garantizar su liberación de los centros de detención proporcionando la titulación de su fianza”.

Sin embargo, líderes religiosos y defensores describen a la empresa como una “compañía de pago de fianzas que se lucra con el dolor de los inmigrantes y sus familias”.

“Gerson Castillo ha sido nuestro cliente desde enero del 2016 con una fianza de $15,000 (…) Entre las cuotas mensuales que hemos condonado y los pagos no efectuados, hemos alcanzado un total de $5,880. (Castillo) no ha hecho ningún pago desde el 21 de febrero de 2017. En octubre del 2017 llegamos tan lejos, hasta permitir la eliminación del dispositivo GPS ya que el señor Castillo estaba trabajando para reunir el 50% de los pagos hacia el monto total de la fianza”, precisó la empresa en un correo electrónico. “En general, esto solo se les permite a los clientes que han pagado el 80% del total de la fianza. El pago nunca fue efectuado. Intentamos contactar varias veces al señor Castillo y a su madre con respecto al pago, pero (éste) nunca se realizó”.

Dos años de esclavitud

“Mi familia estaba desesperada por sacarme del centro de detención, pensaron que Libre by Nexus nos ayudaría, pero todo terminó en un infierno. En Centroamérica viví extorsión, tenía miedo, era una pesadilla. No me sentí diferente en Estados Unidos, llevando el grillete que me puso en el tobillo Libre by Nexus, me sentí extorsionado y un esclavo”, dijo Gerson, de 21 años. “Por casi dos años he llevado el grillete, no soporto la carga emocional, me destruye sentirme como un esclavo del grillete, de la empresa y de la deuda. En lugar de darle dinero a mi familia, tuve que dárselo a la empresa”.

Gerson dejó a su bebé de seis meses en Centroamérica para asegurarle un mejor futuro trabajando en la ciudad de Nueva York. El joven padre decidió arriesgarlo todo, incluso la vida, con tal de liberar a su familia de la violencia de pandillas y la extorsión del crimen organizado, pero nunca imaginó que su anhelo de una vida mejor terminaría por hacerlo preso de un sistema que líderes religiosos describen como el “enriquecimiento a expensas de los bolsillos de los que menos tienen”.

Gerson escucha las palabra de aliento durante la vigilia en Hudson Memorial/Foto: Zaira Cortés.

Liberación simbólica

El sacerdote Juan Carlos Ruíz y otros líderes religiosos del Nuevo Movimiento Santuario cortaron el grillete de Gerson durante una vigilia el pasado domingo en la iglesia santuario Hudson Memorial, en Manhattan. Los defensores dijeron que era tiempo de liberar a Castillo del suplicio que viven cientos de inmigrantes, “quienes han dado su vida a cambio de una fianza”.

“No solamente se les pone el grillete, también les cobran la renta del mismo. Hoy día vamos a cortar este símbolo de la esclavitud moderna”, dijo Ruiz a unos 300 asistentes. “Gerson ya ha conseguido una visa, así que no sabemos por qué todavía lleva el grillete”.

Los inmigrantes que contratan la asistencia de Libre by Nexus realizan un pago mensual de $420, pero la mayoría son trabajadores pobres no pueden costear la suma, llevándolos a enfrentar una deuda mayor, según líderes religiosos.

Pero la empresa ha defendido sus prácticas argumentando que, sin sus servicios, los inmigrantes detenidos simplemente continuarían hacinados en las cárceles de inmigración.

“Entendemos perfectamente que el sistema de inmigración crea problemas sistémicos para las personas que no pueden permitirse grandes gastos y menos en circunstancias catastróficas. Pero nosotros no somos el problema. Nexus está tratando de ser una parte importante de la solución, y sin nuestros servicios, gente como Gerson simplemente estaría penando tras las rejas”, dijo la empresa.  “En lugar de perder el tiempo en criticar y atacar a otros como lo hizo el Nuevo Movimiento Santuario, preferimos concentrarnos en la importante tarea de ayudar a quienes más lo necesitan”.

Denuncian amenazas de deportación

El padre Ruiz, un firme defensor de los inmigrantes, dijo que la empresa comúnmente amenaza a sus clientes con llamar a las autoridades de inmigración, pero en realidad no tiene el poder de hacerlo.

“Nadie debería estar sometido a esto”, sentenció Ruíz. “Esta empresa funciona porque amenaza a la gente y ellos, con ese miedo, se ven obligados a seguir pagando. Lo que estamos haciendo hoy es decir ‘no, no más’. Es una empresa que hace dinero y explota y encadena a nuestra gente”, agregó.

Gerson dijo sentirse liberado/Foto: Zaira Cortés.

Ruiz dijo que parte del desafío de las iglesias santuario implica la extensión de las protecciones a los inmigrantes más vulnerables.

“Esto es practicar el adviento, de prepararnos para el nacimiento del libertador (el 25 de diciembre), pero estas prácticas (de Libre by Nexus) no nos permiten caminar con libertad y dignidad. Estamos rompiendo esas cadenas, las del miedo y la intimidación”, dijo Ruíz. “Esta administración (la del presidente Donald Trump) valida esas prácticas al inyectar miedo en nuestras comunidades”.

Ruiz dijo que Gerson cuenta con apoyo legal y que sus abogados han logrado interceder por el ante un juez de inmigración, quien decidió proveerle una visa provisional.

“La ley lo está protegiendo para permanecer legalmente en el país, pero no lo está protegiendo de las prácticas de Libre by Nexus, prácticas anticonstitucionales y que menoscaban su dignidad”, añadió el defensor.

Ruiz dijo que las iglesias santuario continuarán liberando a los inmigrantes que portan el grillete de Nexus. Por su lado, la empresa rechazó que recurra a prácticas de intimidación y amenaza para conseguir los pagos mensuales.

Gerson llevó el grillete por casi dos años/Foto: Zaira Cortés.

“Nunca compartimos la información privada de nuestros clientes con grupos externos. Hemos llegado a entablar demandas con el gobierno federal por evitar hacerlo. Nunca amenazamos o ‘engatusamos’ a nuestros clientes cuando no pueden hacer los pagos. En casos extremos, cuando nuestros clientes no pueden cumplir con sus obligaciones financieras, hacemos todo lo que está en nuestras manos para ofrecerles flexibilidad y ayudarles a navegar en momentos difíciles”, declaró la empresa.

“Nexus se enorgullece del trabajo que hace para sus clientes, así como para las comunidades de inmigrantes en todo el país. Dentro del sistema de inmigración disfuncional, Nexus ofrece una solución innovadora que libera a las personas detenidas y las reúne con sus familias. Desafortunadamente, esto tiene un costo financiero, ya que empleamos a cientos de personas (en su mayoría hispanos), invertimos en investigación y desarrollo; y operamos en casi 30 oficinas en todo el país desde las cuales respondemos lo más rápido posible a las necesidades de nuestros clientes”, agregó la empresa.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

A nivel nacional, existen dos grandes compañías privadas que ofrecen “titulación” de fianzas de inmigración, Libre by Nexus y Action Immigration Bonds. Libre by Nexus, con sede en Verona, Virginia, se ha expandido rápidamente desde 2009 para ofrecer una gama de servicios a inmigrantes detenidos, incluido asesoramiento legal. Action Immigration Bonds, fundada en 1974 y con sede en Fort Lauderdale, Florida, se centra únicamente en las fianzas de inmigración.

Tan solo en el estado de Nueva Jersey se cuentan más de 800 agentes de fianzas con licenciasegún un reporte de The New York Times. 

Industria de las fianzas en números:

  • Con más de 6,500 clientes actuales, 200 empleados y casi 30 oficinas, incluida una en El Salvador, Libre by Nexus cuenta con ingresos anuales de más de $30 millones.
  • Según datos federales, el costo promedio de una fianza de inmigración aumentó en más del 70% en los últimos tres años, de $5,400 en el año fiscal 2013 a aproximadamente $9,300 en 2016.
  • Nexus alquila sus dispositivos GPS a sus clientes por $3 por día, según documentos judiciales presentados en Georgia. La compañía refutó la cifra como incorrecta, pero sostuvo que no proporcionaría el costo exacto.
  • El informe “Selling Off Our Freedom: How Insurance Corporations Have Taken Over Our Bail System”, de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), revela como las compañías han creado “una innecesaria y en gran parte irresponsable industria de fianzas de $2 mil millones que atrapa a miles de personas en centros de detención”. “Las corporaciones como Bail USA, Seneca Insurance y United States Surety, entre otras, recaudan alrededor del 10% de los ingresos de las empresas de fianzas que “se enriquecen a costa de los inmigrantes”.
  • En la ciudad de Nueva York, la industria de fianzas amasó $20 millones en primas en 2016 principalmente en comunidades de color y de bajos ingresos, según un informe del Brooklyn Community Bail Fund, una organización sin fines de lucro.