Puede ser hipotermia y no sólo frío

Las autoridades de Salud locales y federales ofrecen consejos para evitar que usted sea una víctima de congelación durante esta ola de frío ártico extremo
Puede ser hipotermia y no sólo frío
Cuando llegan temperaturas tan bajas como éstas, es muy fácil que las personas confundan el estar experimentando sólo frío con el estar sufriendo síntomas de congelamiento o hipotermia.
Foto: Shutterstock.

Si usted es uno de los miles de neoyorquinos que deben salir de casa para ir al trabajo o llevar a los niños a la escuela, le sugerimos seguir estos consejos para que no se quede congelado, literalmente hablando, durante esta ola de frío ártico extremo que golpea sin piedad a la Gran Manzana.

Es que cuando llegan temperaturas tan bajas como éstas, es muy fácil que las personas confundan el estar experimentando sólo frío con el estar sufriendo síntomas de congelamiento o hipotermia, una condición de salud muy grave que produce pérdida de la temperatura corporal y quemaduras en la piel y que puede ser mortal.

Por ello es que es muy importante reconocer y diferenciar los síntomas. Por ejemplo, si usted comienza a temblar y tiene escalofríos y estremecimientos, quizás sólo está experimentando frío. Pero si se encuentra en el exterior por largo tiempo y su piel se siente entumecida o dormida, y se torna de un color amarillento, blanco o gris, puede que esté sufriendo de quemaduras por el frío. Si ello ocurre pida ayuda cuanto antes o acuda a un médico o una sala de emergencia. Si no puede moverse llame al número 911.

Las personas que se encuentran en mayor peligro de sufrir los efectos adversos por frío extremo son los mayores de 65 años, los niños pequeños, los que sufren alguna condición crónica como los pacientes con enfermedades cardíacas y pulmonares, los que padecen de problemas mentales o alguna discapacidad y los que viven solos en su casa y que tienen poca movilidad.

Para evitar la hipotermia y otros peligros asociados a la congelación, les sugerimos seguir las siguientes recomendaciones de la Cruz Roja Americana, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades y el Departamento de Salud de la ciudad de Nueva York:

  • Colóquese varias capas de ropa antes de salir al exterior, como suéteres, abrigos gruesos y ropa interior de invierno. Esto protegerá adecuadamente al cuerpo.
  • Se recomienda usar abrigos de cuello de tortuga, bufanda, guantes, protección para la cara, medias gruesas y botas a prueba de agua.
  • Los sitios del cuerpo más susceptibles a sufrir congelamiento en la piel son la mejillas, la barbilla, nariz, oreja y los dedos de pies y manos.
  • Es muy importante usar un gorro grueso, porque el 30% del calor corporal se pierde por la cabeza.
  • Si la ropa se moja debe cambiarla de inmediato por prendas de vestir secas.
  • Consuma bebidas y líquidos calientes como sidras, sopas y caldos, que llenen al cuerpo de nutrientes y energía y lo mantengan caliente.
  • No tome bebidas alcohólicas y con cafeína. Le pueden producir deshidratación y esto hace al cuerpo más susceptible al frío e hipotermia.
  • Las mascotas también pueden ser afectadas, por ello, debe protegerlas con ropas y abrigos especiales antes de sacarlas al exterior.
  • Recuerde, si usted no tiene calefacción nunca debe usar una estufa de gas para calentar su casa. Tampoco use parrillas de kerosene, carbón, gas, o un generador eléctrico en el interior de la casa. Esto puede causar incendios.

Cómo ayudar a una víctima de hipotermia

Si durante estos días de frío extremo usted se encuentra con una persona inconsciente y sospecha que podría estar sufriendo de congelación o hipotermia, debe llamar de inmediato al número de emergencias 911. Mientras llega la ayuda, compruebe si la víctima está respirando. Si no lo está haciendo comience a darle resucitación cardiopulmonar (CPR) de inmediato y pida a alguien más que llame al 911.

Debe proteger a la víctima del frío y aislarla del viento. Llévela a un lugar con temperatura caliente y cúbrala con mantas o ropas. Cúbrale la cabeza y el cuello ya que son zonas con gran pérdida de calor.  Si consigue llevar a la víctima a un lugar cubierto, quítele las ropas húmedas para reemplazarlas por prendas secas. En caso de seguir a la intemperie, no le quite la ropa. Intente darle calor para que la ropa húmeda se enfríe lo menos posible.

Hay zonas del cuerpo que mantienen mejor el calor, como el cuello, las ingles, las axilas y ambos lados del torso. Para calentar a la víctima debe aplicar compresas tibias en estas regiones. Si es necesario, utilice el propio cuerpo del reanimador.

En caso de que la víctima esté consciente, despierta y pueda tragar con facilidad, es recomendable que beba líquidos dulces y calientes, sin alcohol, para estimular el recalentamiento. Permanezca junto a la persona hasta que llegue el soporte médico. No deje que la persona se duerma.

Para más información sobre cómo protegerse del frío puede visitar las páginas: cdc.govnyredcross.org y NYC.gov. También puede llamar al 311.

?>