“Boom” de gemelos latinos en hospital de Brooklyn

Un centro médico en ese condado cerró el 2017 con un récord de partos múltiples con el nacimiento de 26 pares de gemelos y uno de trillizos, muchos de origen hispano
“Boom” de gemelos latinos en hospital de Brooklyn
La peruana Yuly Paola Vera y su esposo el mexicano Uriel Santos, sostienen con orgullo y alegría a sus gemelos de 6 meses, Matteo y Santiago, en uno de los pasillos del Hospital Woodhull en Brooklyn.
Foto: Pedro F. Frisneda / El Diario.

Si usted vive en los vecindarios de Williamsburg, Bushwick, Greenpoint, Fort Greene o Bedford-Stuyvesant, en Brooklyn, y este 2018 se topa con más coches dobles para bebés gemelos que lo de costumbre, no se extrañe.

Un hospital público que sirve a los residentes de esos vecindarios experimentó un récord de nacimientos múltiples que hará que el 2017 sea recordado, definitivamente, como el año de los gemelos.

En el Centro Médico Woodhull, que pertenece a la corporación “NYC Health + Hospitals” y que está ubicado en el sector de Bedford-Stuyvesant, nacieron 26 pares de gemelos y uno de trillizos. Se trata de un aumento del 40% de nacimientos de ese tipo comparado con el 2016 y, lo más sorprendente aún, es que de ese total 11 fueron partos de madres latinas.

Ese fue el caso de la peruana Yuly Paola Vera y de su esposo el mexicano Uriel Santos, residentes de Bushwick, quienes se enteraron que tendrían gemelos cuando ella tenía dos meses de gestación.

“Nunca nos imaginamos que íbamos a tener gemelos. Cuando la que me hizo el sonograma me dijo ‘¿estás lista para saber que vas a tener dos?’, yo le dije que no podía ser. No podíamos creerlo porque ni en mi familia ni en la de él han habido gemelos, y le dije que volviera a chequear nuevamente”, recordó Vera de 40 años.

Su esposo tampoco olvida la incredulidad que sintió en aquel momento. “Fue una sorpresa muy grande, porque nosotros estábamos esperando sólo uno y saber que venían dos fue una experiencia muy  linda”, dijo Santos, de 34 años, con cara de felicidad.

La pareja, que tiene otros hijos de relaciones previas, se enteró durante un segundo sonograma a los cuatro meses que los gemelos serían de sexo masculino, precisamente lo que ambos estaban deseando.

“Yo estoy muy agradecido con Dios porque es una bendición que me ha dado y soy afortunado de tener a dos niños muy lindos”, dijo el orgulloso padre quien, a pesar de trabajar como taxista los 7 días de la semana, aseguró que no hay mayor recompensa que llegar a casa después de haber estado 10 a 15 horas frente al volante y encontrarse con la sonrisa de sus gemelos.

“Desde muy temprano, como a los tres meses, ellos comenzaron a reconocernos, y son muy graciosos y cuando me ven entrar por la puerta me miran y siempre me sonríen y quieren que yo los cargue a los dos. Es algo muy lindo, algo que no puedo expresarlo con palabras”,  agregó el alegre padre.

Matteo y Santiago, que ya tienen seis meses de edad, nacieron el 12 de junio en el Woodhull y, según su mamá, son unos niños tranquilos y muy sanos.

“Ellos conversan entre sí y es increíble verlos porque se miran y hablan el uno al otro, aunque no sé en qué idioma, pero siempre están allí conversando”, cuenta Vera, quien indica que la prioridad de su familia en el futuro es la educación de sus pequeños.

Junto a sus padres, Matteo y Santiago forman parte de los 11 pares de gemelos latinos nacidos en el Hospital Woodhul en 2017. Foto: Pedro F. Frisneda.

Sorpresa difícil de digerir

Cuando fue a una de sus citas de rutina en el Woodhull, a los cuatro meses de estar embarazada, la mexicana Nadima Germán, quien ya tenía tres hijos de 10, 8 y 4 años,  se enteró que iba a tener gemelos idénticos. Eso fue “una sorpresa grandísima” porque ni ella ni su esposo “estaban preparados”, dijo Germán, quien tuvo un par de varones el pasado 22 de marzo en ese hospital.

“Yo no estaba deseando gemelos, porque ya tenía tres hijos y mi esposo y yo habíamos planeado que íbamos a tener sólo uno más, por eso cuando me enteré que eran dos sentí algo extraño, pero ahora me siento bien teniendo gemelos porque ellos son para mí una bendición”, expresó la madre de 27 años quien no dejó de reconocer que es difícil financieramente criar a cinco hijos.

Pero gracias a los esfuerzos de su esposo, Jesús Germán, de 29 años, quien trabaja doble turno en la mañana y noche como electricista y en una tienda de vinos, se las han podido arreglar y hasta ahorrar un poco. Además, la joven pareja, que vive en un departamento en Fort Greene con sus suegros y sus cinco hijos, recibe ayuda de su familia y cupones de comida por parte del gobierno.

“Al principio cuando estaba embarazada me preguntaba: ‘¿cómo voy a hacer, porque esto es mucho?’ y me deprimí un poco. Pero cuando me enteré que yo no era la única y que habían muchos otros padres en la misma situación me sentí mejor y empecé a pensar que esto es algo muy bello y me levanté de la depresión. Comencé a sentir que pertenecía a un grupo muy especial”, dijo la madre quien se emocionó al enterarse por El Diario que la mayoría de los gemelos nacidos en el mismo hospital que los suyos eran latinos.

Y, al preguntarle qué espera del 2018 con los dos nuevos miembros en su familia que ahora tienen nueve meses, y que se llama Nicolás y Mathías, la joven madre dijo que lo más importante es ver crecer a sus hijos como niños normales y sanos y poder proveerles de todo lo que necesiten. 

Nadima Germán, de origen mexicano, sostiene a sus gemelos Nicolás y Mathías, junto a una de sus hermanas mayores. Foto: cortesía NYCHH.

Gaudencio Acateco y su esposa María Tapia, ambos de 36 años y originarios del estado mexicano de Puebla, también los tomó por sorpresa cuando se enteraron, casi a los dos meses de embarazo de ella,  que estaban esperando mellizos (un varón y una hembra llamados Diego y Sintia respectivamente).

“Yo no lo podía creer. Me impresioné mucho porque nunca me imaginé que podía tener mellizos. Pero aunque estaba muy emocionada porque para mí era una bendición tener dos a la misma vez, también estaba preocupada porque al tener ya otros dos hijos sabía que esto iba a ser mucha responsabilidad y mucho gasto”, aseguró Tapia quien reside en Ridgewood, Queens, y es madre de dos varones de 9 y 6 años.

Aunque aseguró que están muy felices por tener mellizos, la madre confesó que su esposo, quien labora en una compañía distribuidora de frutas y verduras al por mayor, debe ahora trabajar el doble para poder cubrir con todos los gastos de su numerosa familia. “El no gana mucho dinero y trabaja prácticamente sólo para mantenernos a nosotros, para poder pagar la renta, comprar los pañales y mucha fórmula (alimento infantil), porque ellos están comiendo y creciendo mucho”.

Los mellizos de Tapia, que ya tienen casi cuatro meses y medio, nacieron en el Woodhull el 11 de agosto pasado y, según indicó su mamá, son un niño y una niña muy tranquilos. Para el 2018 su único deseo es “que sigan creciendo saludables y que a su esposo no le falte trabajo”.

La mexicana María Tapia con sus mellizos de cuatro meses y medio, Sintia (I) y Diego (D). Foto: cortesía NYCHH.

Concebidos naturalmente

El alto número de partos múltiples en el Woodhull no es el único récord registrado en ese hospital neoyorquino. Según informaron portavoces de ese centro médico, todos los pares de bebés nacidos allí este año, menos uno, fueron concebidos naturalmente.

“En los años que he estado en NYC Health + Hospitals/Woodhull, he visto varios embarazos múltiples”, dijo el doctor Paul Kastell,  jefe de Obstetricia y Ginecología. “Pero veintiséis pares de gemelos en un año y uno de trillizos, es muy notable. Aún más tomando en cuenta que todos menos uno de los pares de gemelos fueron concebidos naturalmente“, agregó el doctor en un comunicado.

Varios de los padres junto a sus bebés múltiples visitaron el hospital recientemente para celebrar las fiestas de fin de año. Foto: cortesía NYCHH.

Se informó que todos los gemelos y los trillizos nacieron en un área nueva del NYC Health + Hospitals/Woodhull conocida como Mother-Baby Unit, la cual cuenta con 15 habitaciones privadas, donde los bebés pueden dormir junto a sus madres, lo que permite que exista la oportunidad de una vinculación más temprana para las familias.

Como una forma de agradecimiento y para celebrar las fiestas de fin de año -uno que sin duda pasará a la historia-,  varios de los padres junto a sus bebés múltiples visitaron recientemente el hospital para reunirse con los doctores, parteras y enfermeras que los atendieron durante el parto.

A principios de este año el NYC Health + Hospitals/Woodhull fue designado como el primer hospital “amigable para los bebés” de Brooklyn.  El reconocimiento fue otorgado por “Baby-Friendly USA”, una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), designado para reconocer a los hospitales que fomentan y promueven la lactancia materna y el vínculo madre-bebé.

?>