Respaldan tasa por congestión vehicular en Manhattan

El peaje generaría $1,000 millones anuales para financiar la rehabilitación del Metro, según  defensores del transporte público
Respaldan tasa por congestión vehicular en Manhattan
Activistas de Riders Alliance, durante la manifestación.

 

NUEVA YORK.- Defensores del transporte público de la ciudad de Nueva York arremetieron este domingo contra los funcionarios electos que critican al sistema sin ofrecer planes viables para abordar la actual crisis en el servicio de metro y autobuses.

Activistas de la organización de base Riders Alliance que favorecen el plan de fijar una tasa o peaje a la congestión en Manhattan presentada el viernes por la comisión Fix NYC, instaron a los funcionarios electos a, “que respondan a las necesidades de sus electores de clase media trabajadora que dependen del transporte público, en lugar de privilegiar a los pocos que pueden darse el lujo de viajar a Manhattan en automóvil privado”.

La excitativa fue dirigida en particular al asambleísta demócrata David Weprin, que representa al Distrito 24 de Queens, uno de los primeros en criticar la propuesta, que aún debe ser aprobada por la legislatura estatal.

“David Weprin defiende a las pocas personas que son lo suficientemente ricas como para manejar y estacionarse en Manhattan, y está ignorando las necesidades de la gran cantidad de neoyorquinos trabajadores que dependen del metro y los autobuses”, dijo Rebecca Bailin, directora de Riders Alliance.

Costo de la tasa por congestión

Si se aprueba el plan de fijar la tasa a la congestión, los automóviles que viajen por debajo de la calle 60 en Manhattan pagarían un peaje de $ 11.52, mientras que a los camiones se les cobrarían $ 25.34. Los taxis y otros vehículos de alquiler (FHV) serían grabados con una tarifa entre $ 2 y $ 5, de acuerdo a la propuesta revelada el viernes por Fix NYC, panel creado por el gobernador Cuomo el verano pasado cuando declaró al metro en estado de emergencia.

El dinero que genere la tasa a la congestión en Manhattan, según la visión de la Fix NYC, financiaría las reparaciones necesarias en el sistema de tránsito de la ciudad.

“No hay duda de que finalmente debemos abordar el innegable y creciente problema de la congestión del tráfico en el distrito comercial de Manhattan y presentar un plan real y factible que aprobará la legislatura para recaudar dinero para las mejoras de la MTA, sin aumentar las tarifas”, dijo en un comunicado el gobernador el viernes.

Bailin destacó que el plan que fija una tasa a la congestión, es una forma progresista de financiar las reparaciones urgentes del sistema de tránsito para que los trabajadores puedan acceder a sus trabajos, recoger a sus hijos y conservar sus servicios médicos.

“Los neoyorquinos y la economía están sufriendo por la pérdida de salarios y la baja productividad porque los funcionarios electos no han comprometido recursos suficientes para nuestro sistema de transporte”, dijo Toby Sheppard Bloch, miembro de la Junta Comunitaria 5 de Glendale, Queens.

Beneficios potenciales

Según Riders Alliance, los funcionarios electos deben respaldar la recomendación del panel de Fix NYC de implementar la tasa por congestión y utilizar ese financiamiento, estimado en más de $ 1,000 millones anuales, para reparar el obsoleto sistema del metro.

La organización expuso los puntos en los que sustentan su punto de vista.

  •          Las demoras en el sistema de metro se han más que triplicado en solo cinco años. Según los propios datos de la MTA, el rendimiento puntual ha bajado a menos del 65%, el peor de cualquier sistema de tránsito importante en el mundo desarrollado.
  •          La MTA, que durante mucho tiempo recibió fondos insuficientes del gobierno estatal, continúa trabajando con la tecnología de señales de la década de 1930 en la mayoría de las líneas de metro, y continúa operando trenes que han estado en operación desde la década de 1960. Los ingresos por congestión pagarían por nuevas señales y trenes modernos.
  •          Los autobuses se han vuelto cada vez más lentos y poco confiables, y la gente ha comenzado a abandonar el servicio de autobuses: el número de pasajeros en autobuses cayó un 16% entre 2002 y 2015. La congestión del tráfico es la causa principal del lento y poco confiable servicio de autobuses.