Los latinos aumentaron su afiliación sindical en 2017

A contracorriente de la generalidad, más mujeres de esta comunidad están bajo el paraguas de una Union

Los latinos aumentaron su afiliación sindical en 2017
La mejora de la construcción es una de las razones del mayor empleo y afiliación sindical./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Pese a que la afiliación a los sindicatos no ha dejado de caer desde hace años, en 2017 hubo 261,891 más miembros en estas organizaciones laborales que en el año anterior y buena parte de este avance (que es de apenas un 0.1%) se debe al avance que se ha hecho por parte de menores de 34 años y latinos.

Los blancos son mayoría en el movimiento sindical, aunque porcentualmente están por debajo de la comunidad negra. En el caso de esta última, el año pasado se retrocedió en afiliación, como ocurrió en el caso de los asiáticos, mientras que los latinos pasaron de tener el 8.8% en las filas de un sindicato en 2016 a tener el 9.3% en 2017, según cifras de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

El mayor crecimiento porcentual se produjo entre las mujeres de esta comunidad étnica y en contraste con el retroceso del general de las féminas. Si hace dos años el 8.3% pagaba sus cuotas al sindicato, este año estaban cubiertas por el paraguas organizativo el 9.1%.

Se llega así a porcentajes que se han visto en años anteriores a 2016 pero con una particularidad importante: en 2017 el número de trabajadores sobre el que se deduce el porcentaje de quienes están en una organización laboral es mayor cuando además crece significativamente el número de trabajadores de esta comunidad. El empleo latino creció con unas 571,000 personas más ocupadas.

Lawrence Mishel, experto del Economic Policy Institute (EPI), considera que hay una relación con el aumento del trabajo en la construcción y el aumento del empleo en ese sector que es cada vez más diverso. Mishel recuerda que por ejemplo en Nueva York dos tercios de los trabajadores de la construcción en los noventa eran blancos y ahora ese mismo ratio es hispano y asiático.

En el caso de las mujeres, el aumento tiene que ver también con el mayor número de empleadas y en sectores donde los sindicatos son más activos, como por ejemplo en los hoteles y en el sector de la sanidad. Muchas mujeres se han empleado como asistentes en el hogar para el cuidado de personas mayores o con minusvalía. Son actividades cubiertas por los sindicatos de servicios.

“Los latinos han estado tradicionalmente menos involucrados en los sindicatos pero están alcanzando al resto, con el tiempo habrá más de ellos en  estas organizaciones como ocurre en el caso de los afroamericanos”, explica Mishel.

Desde la confederación AFL CIO, el secretario de comunicación, Gonzalo Salvador explica que  “este crecimiento en el número de latinos miembros de sindicatos, también refleja la creciente diversidad en Estados Unidos. Además, un contrato de sindicato promueve la igualdad y es un instrumento efectivo en contra de la discriminación y explotación”. Mishel recuerda en este sentido que los contratos colectivos son más beneficiosos para las minorías porque hay “un menor margen para diferenciar paga, beneficio y en general trato por razón de raza, étnia o género”.

Aunque la inmigración no es un asunto que afecte directamente a todos los latinos si que es algo que está cerca de sus corazones y los sindicatos han dado un fuerte giro en su visión de los inmigrantes. “Muchos de nuestros sindicatos afiliados han estado al frente de la lucha por los derechos de los trabajadores inmigrantes. A través del país, sindicatos locales les han estado informando sobre sus derechos en el trabajo, para que así no sean vulnerables ante empleadores inescrupulosos”, explica Salvador.

“Las Union están apoyando a los DACA y el camino hacia la ciudadanía”, recuerda Mishel, “los inmigrantes son una comunidad de trabajadores y están preocupados por sus trabajos, seguridad y beneficios y esto es lo mismo por lo que luchan los sindicatos”.

 

Sindicatos en cifras

  • 10.7% es el porcentaje de trabajadores en sindicatos. El mismo que el año pasado pese al aumento de número de trabajadores que se han unido a estas organizaciones. Hace 10 años el 12.1% de los trabajadores era miembro de una union.
  • En el sector privado el 6.5% forma parte de una unión, en el público, el 34.4%.
  • -0.2%. Ese fue el retroceso de las mujeres en las organizaciones sindicales en 2017 porque la mayor parte del crecimiento del empleo para las féminas estuvo concentrado en sectores con poca representación sindical. En el caso de las latinas fue el contrario.