Reclaman más ayuda federal para Puerto Rico

Los gobernadores Cuomo y Roselló instan a la Administración Trump asumir gravedad de la catástrofe que asola a la isla
Reclaman más ayuda federal para Puerto Rico
Los manifestantes en Casita María  durante el evento para exigir medidas del gobierno federal para asistir a Puerto Rico.

NUEVA YORK.- “Ya basta. Queremos ayuda para Puerto Rico ahora mismo”, clamaron  cientos de boricuas y residentes de otras comunidades de El Bronx, quienes abarrotaron este domingo el centro de arte y educación Casita María, para reclamar mayor asistencia federal para Puerto Rico, devastada por el huracán María en septiembre de 2017.

A poco más de cinco meses, los manifestantes acusaron a la Administración Trump de no cumplir en atender la emergencia, al tiempo que demandaron que el Congreso apruebe una tercera resolución de fondos para mitigar desastres que continúa pendiente.

Bajo el lema “Nueva York está de pie junto a Puerto Rico”, el gobernador Andrew Cuomo, junto a varios funcionarios electos de ascendencia boricua como el congresista José Serrano, el presidente del condado de El Bronx, Rubén Díaz Jr. y el asambleísta estatal Marcos Crespo, encabezaron el evento, al que asistió también el gobernador de la isla, Ricardo Rosselló.

Los funcionarios electos de Nueva York exigen al gobierno federal que financie completamente el paquete de ayuda de emergencia por el desastre en la isla por $ 94.4 mil millones.

El Congreso aprobó un paquete de ayuda para Puerto Rico de $ 36.5 mil millones en octubre de 2017 pero la isla dice que esto no es suficiente.

“Así como estoy tan orgulloso como de lo que hizo Nueva York, estoy avergonzado de lo que ha hecho esta administración federal”, dijo Cuomo, quien ha denunciado antes como “inadecuada”  la respuesta del gobierno de Donald Trump a la emergencia en Puerto Rico tras la catástrofe provocada por el fenómeno natural.

El gobernador insistió en que Puerto Rico se merecía algo mejor de cómo hasta ahora la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) ha respondido a la crisis.

“Nueva York tiene una larga y orgullosa historia de ayudar a los necesitados, y con millones de personas en Puerto Rico que aún sufren, debemos continuar la lucha para ayudar a nuestros vecinos a recuperarse. Lo que esta administración federal ha hecho, no refleja los sentimientos del pueblo estadounidense”, subrayó Cuomo.

Los puertorriqueños continúan siendo tratados como estadounidenses de segunda clase. Cuando hay un desastre, la ayuda y la recuperación aquí es inmediata, pero en Puerto Rico, aún hoy en muchas zonas no hay energía eléctrica, por qué no recibimos igual trato”, cuestionó Roselló.

El gobernador de la isla se refirió a la reforma fiscal y dijo que ésta de ninguna forma beneficiará a Puerto Rico, sino que la dejará en peor situación.

Entretanto el asambleísta Crespo llamó a la acción: “El tiempo de actuar se acabó, ha llegado la hora de actuar ya. Somos estadounidenses  y merecemos lo mejor, Puerto Rico no puede ser la excepción”.

Mientras subía al estrado otro orador, el público que colmó el recinto coreaba: “No queremos papel higiénico. Somos boricuas pa´ que tu sepas”, en clara alusión a la visita que hizo el presidente Trump a la isla poco después del paso del huracán, en la que, en un encuentro con los damnificados, les arrojó royos de papel.

A su turno Rubén Díaz Jr. denunció que la situación de Puerto Rico cada vez es más grave y llamó a deponer actitudes partidistas y a actuar en consecuencia de la crisis.

“Este no es un problema entre republicanos y demócratas, ni entre afroamericanos e hispanos. Este es un asunto de calamidad humanitaria, que debe unirnos en urgente solidaridad”, clamó Díaz Jr.

Hubo gente que también criticó a los políticos por la situación que atraviesa Puerto Rico.

“Es fácil subirse, tomar el micrófono y decir cualquier cosa. No estamos para esto, deben justificar su trabajo, debemos unirnos si en verdad queremos ayudar. Si se puede, si se puede”, dijo Fernando Marrero.

Paralelamente a la congregación que se hizo en El Bronx, varios eventos similares para exigir medidas del gobierno federal para asistir a Puerto Rico, se celebraron a través del estado.  

La vicegobernadora Kathy Hochul encabezó una manifestación en  Buffalo, la secretaria de estado Rossana Rosado, hizo lo propio en Rochester, Ruth Noemi Colón, de la Autoridad de Energía de Nueva York, en Syracuse y Guillermo Linares, presidente interino de la Corporación de Servicios de Educación Superior, encabezó un mitin en Albany.

 

Alrededor de la web