Ni te imaginas lo que puedes encontrar en el tren de Nueva York

Más de 15 mil tipos de vida fueron hallados, por lo menos la mitad son bacterias
Ni te imaginas lo que puedes encontrar en el tren de Nueva York
Imagen de archivo

Un estudio celular se llevó a cabo en los trenes y estaciones del tren de Nueva York. El resultado fue sorprendente. 15,152 diferentes tipos de vida fueron encontrados. Por lo menos la mitad de los hallazgos tienen una relación bacteriana. ¿Cuánto pasa en un tren y tu ni te enteras?

Según los resultados de las pruebas, la mayoría de las bacterias allí presentes son inofensivas, o por lo menos no peligrosas para los usuarios habituales del servicio público de la Gran Manzana.

Lo que llama la atención no es lo identificado, sino aquellos datos de ADN a los que no se les pudo poner nombre. Esto no significa que se trate de vida desconocida, sino de una ausencia de información de ciertos seres vivos, lo que dificulta establecer su identidad. Algo que podríamos llamar una librería genética incompleta.

Un ejemplo proporcionado por Sarah Zhang en el portal Gizmodo, ayuda a entender lo anterior. Las bases de datos de ADN no tienen las secuencias genéticas de una cucaracha, lo que imposibilita saber si nuestro ADN, como humanos, es en algún punto compatible con el del insecto.

Pese a las revelaciones de riesgo producidas por las bacterias presentes en el medio de transporte, surge la pregunta, ¿por qué algunos tipo de vida no pudieron ser identificados, por qué la base de datos está incompleta? Una vez más nos apoyamos en los ejemplos aportados por la periodista. Quizá los componentes del queso utilizado en la pizza están incluidos en una base de datos, pero no los de los lácteos de los que se produce. El origen de los que somos no siempre es igual a nosotros. La falta de información recolectada hace que en este punto haya cuerpos no identificados.

¿Después de esto todavía te atreves a comerte una porción de pizza apenas sales del transporte público, sin lavarte las manos?

Que este estudio te haga consiente. Recuerda que por lo menos, en el caso de Nueva York, convives con más de 15 mil bacterias solo cuando tomas servicio público.