Monica Lewinsky se une a #MeToo contra Clinton

En una primicia editorial, la ex pasante retoma el tema a la luz de los escándalos de abuso sexual
Monica Lewinsky se une a #MeToo contra Clinton
La ex becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky junto al presidente Bill Clinton en un acto de la Casa Blanca. La foto fue presentada como evidencia durante las investigaciones en 1998
Foto: Getty Images

“Él era mi jefe. Era el hombre más poderoso del planeta. Era 27 años mayor que yo, con suficiente experiencia de vida como para saber mejor”.

La edición de marzo de la revista Vanity Fair traerá una primicia: Monica Lewinsky, protagonista de una relación sexual que hizo tambalear la presidencia de Bill Clinton, habla sobre el tema por primera a la luz de los escándalos de abuso sexual que se han reportado desde el otoño, generando reacciones a nivel mundial a través del movimiento #MeToo.

“Él estaba, en ese momento, en el pináculo de su carrera, mientras yo estaba en mi primer trabajo fuera de la universidad”, comenta la ex pasante sobre su relación con el ex presidente Bill Clinton dentro de la Oficina Oval en 1995-96, según un adelanto de su escrito para la revista comentado por  el matutino New York Post.

El escándalo estalló en 1998 y llevó a una acusación penal por perjurio en contra del presidente, quien finalmente fue absuelto. 

Lewinsky, hoy residente de Nueva York, en 2014 ya había escrito para la misma revista Vanity Fair sobre el famoso indicente, aunque en una posición más diplomática: “Claro, mi jefe se aprovechó de mí, pero siempre me mantendré firme en este punto: fue una relación consensuada. Cualquier ‘abuso’ surgió luego de que me convirtieron en chivo expiatorio para proteger su poderosa posición”.

Hoy, a la luz de las múltiples denuncias que hombres y mujeres, famosos y desconocidos, han hecho sobre abuso sexual y conducta impropia en el área laboral, muchos citaban el caso Clinton-Lewinsky a la espera de reacciones de parte de ella, especialmente por los escándalos parecidos que han salpicado la carrera empresarial del actual presidente Donald Trump, a quien Hillary Clinton acusó durante la campaña de irrespetar a las mujeres.

De cara a las elecciones parlamentarias de novierno, el tema podría volver al tapete. Kirsten Gillibrand, senadora demócrata de Nueva York, amiga de Bill Clinton y con supuestas aspiraciones presidenciales para el año 2020, dijo recientemente que, en retrospectiva, Clinton debería haber renunciado a su cargo por su aventura con Lewinsky.