USCIS envía cartas calificadas de “amenazantes” a estos inmigrantes

Activistas cuestionan nuevo procedimiento de la autoridad

USCIS envía cartas calificadas de “amenazantes” a estos inmigrantes
Los refugiados deberán acudir nuevamente a entrevistas.
Foto: John Moore/Getty Images

Como “amenazantes” es que defensores de inmigrantes calificaron las más recientes cartas que la oficina de Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) ha enviado a varios refugiados birmanos radicados legalmente en Iowa y en todo el país.

La misiva, confirmada como legítima, pide al destinatario que “confirme su información biográfica” para ayudar al gobierno a “determinar la validez de la información registrada y cualquier impacto que la información puede tener en su estado migratorio y/o elegibilidad para futuros beneficios de inmigración”, según una copia de una misiva que mostró el grupo Centro de Defensa y Recursos de Minorías Étnicas de Birmania (EMBARC).

La organización desconoce qué tipo de información quiere el gobierno.

La carta pide a los destinatarios que viajen con sus propios gastos a varias oficinas de USCIS en todo el país y les advirtió que no les proporcionarían ni un abogado ni un intérprete, indicó The Courier, que tuvo acceso a una de las misivas.

“Las cartas son bastante amenazantes: amenazan el estatus migratorio”, dijo Alicia Soppe, directora del programa en EMBARC en Waterloo, que trabaja con refugiados birmanos asentados en el noreste de Iowa. “Cada vez que recibe al azar una carta cuestionando su estado migratorio, se pone nervioso. El asunto no está muy claro”.

Según el portal Registro Des Moines, Sharon Rummery, oficial de asuntos públicos del USCIS en San Francisco, esa dependencia ha querido revisar la biografía de los refugiados.

“Una investigación actual de USCIS ha generado preocupación sobre la identidad y la información biográfica proporcionada en varios casos que involucran refugiados birmanos, incluidos muchos que tienen reasentado en los Estados Unidos”, se expuso.

Rummery confirmó que USCIS envió 1,000 solicitudes de entrevistas a nivel nacional que “ayudarán a determinar el estado de inmigración del refugiado o su elegibilidad para futuros beneficios de inmigración”.

Las cartas comenzaron a llegar hace un par de semanas, dijo Rachel Cherput, una defensora de la familia en EMBARC en Waterloo, y los refugiados preocupados comenzaron a hacer citas con esa organziación civil para pedir ayuda.

“Todo el mundo sólo quiere hacer lo correcto”, dijo Soppe.

La preocupación es que las autoridades intenten comparar entrevistas actuales con aquellas realizadas hace cuatro años o más, cuando estos inmigrantes vivieron momentos de terror al salir de sus países, por lo que es posible que hayan olvidado exactamente lo que dijeron.

Aunado a ello, los defensores creen que este tipo de cuestionamientos son extraños, ya que USCIS ya realizó los procesos de investigación y tomó huellas dactilares de los refugiados hace años.