Exigen transparencia en procesos disciplinarios en NYPD

Concejales y defensores civiles reaccionan a destape de archivos policiales que demuestran irregularidades de oficiales y a pesar de ello siguen en sus cargos
Exigen transparencia en procesos disciplinarios en NYPD
Gwen Carr, madre de Eric Garner, pidió una vez más justicia para su hijo, muerto en manos de la policía.
Foto: Andrea Lopez-Cruzado / El Diario

Activistas, defensores civiles, concejales, grupos legales y ciudadanos unieron sus voces este jueves en una demostración en la Alcaldía para exigir al Comisionado de la Policía y al Alcalde una investigación profunda y cambios contundentes a lo que describieron como un “sistema disciplinario roto” en el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD).

“Estamos aquí, otra vez, en busca de justicia; para hacer responsables a los policías por sus abusos”, denunció Gwen Carr, madre de Eric Garner, el hombre que en julio de 2014 murió en Staten Island de asfixia por estrangulamiento a manos de un oficial de policía cuando era arrestado.

Carr hizo un llamado directo a Bill de Blasio para que despida al oficial Daniel Pantaleo, quien le aplicó una llave de estrangulamiento a Garner mientras lo arrestaba, y los demás policías que participaron de la detención. En un video del incidente se ve a Pantaleo sosteniendo a Garner del cuello en el suelo mientras el hombre repite que no puede respirar. Pantaleo, quien ha negado que haya estrangulado a Garner, fue exculpado de la muerte y sigue en la fuerza policial.

Pantaleo está siendo recompensado financieramente a pesar de que mató a mi hijo y todo el mundo lo vio”, dijo Carr.

La demanda de la madre y las demás personas que se dieron cita en las afueras de la Alcaldía responde a la publicación el lunes de una investigación del portal de noticias BuzzFeed, que revela que entre 2011 y 2015 al menos 319 empleados de la Policía supuestamente incurrieron en ofensas suficientemente graves como para ser despedidos, pero todavía siguen en sus cargos. Según el reporte, que se realizó gracias a una fuente anónima que dio acceso a archivos internos secretos del NYPD, los oficiales mantuvieron sus trabajos, jubilación y poder sobre la ciudadanía.

“Es abominable”

La investigación periodística encontró que los policías mintieron, timaron, robaron o atacaron físicamente a residentes inocentes. También que mintieron en los reportes policiales, en testimonios bajo juramento o durante investigaciones internas. Además, fueron hallados culpables en los tribunales por uso de fuerza policial excesiva, pelearse o disparar sus armas de manera innecesaria, así como conducir bajo la influencia de alcohol o drogas, y hasta uno que amenazó con matar a alguien mientras que otro acosó sexualmente y tocó de manera inapropiada a una colega.

Tina Luongo, abogada principal de defensa penal de la Legal Aid Society, que provee ayuda legal a personas sin recursos, señaló que la investigación de BuzzFeed solo confirma lo que sus clientes les han estado contando por décadas.

“No se hace responsable a nadie”, acotó. “Es abominable”.

Luongo hizo hincapié en que desde 2016, la Administración De Blasio rompió con una práctica de más de 40 años de hacer públicos los informes disciplinarios de la policía amparándose en la ley estatal 50-a que otorga confidencialidad y exime de inspección o revisión a los archivos del personal de la Uniformada sin autorización expresa de los oficiales afectados.

El NYPD está protegido por 50-a”, resaltó la abogada Deborah Lolai, de The Bronx Defenders, una organización que ofrece defensa a personas de bajos recursos. “Hasta que 50-a no sea anulado, no habrá justicia”.

El concejal Donovan Richards, quien es también presidente del Comité de Seguridad Pública, pidió que no se malinterpretase la denuncia del jueves como un ataque contra la Policía, y más bien invocó al NYPD a no socavar el trabajo de sus buenos agentes erradicando de su fuerza a las “malas manzanas”.

“Sin transparencia, no podemos decir verdaderamente que estamos mejorando la relación entre la comunidad y la Policía”, dijo. “El Departamento de Policía tiene que hacer un mejor trabajo en transparencia y asunción de responsabilidad”.

Entre tanto, el concejal Carlos Menchaca, quien también se hizo presente en la demostración, acotó que el informe de BuzzFeed revela abusos que no se corresponden con los valores de Estados Unidos.

“Me asusta muchísimo que nuestra fuerza policial municipal esté haciendo eco de la Administración Trump”, señaló.

El concejal Carlos Menchaca acotó que el informe de BuzzFeed revela abusos que no se corresponden con los valores de Estados Unidos.

Postura del NYPD

En una conferencia de prensa el miércoles, el comisionado James O’Neill dijo que había visto el artículo de BuzzFeed y que estaba abierto a las críticas. Sin embargo, enfatizó que para su departamento es importante asegurarse de que todo castigo dado es justo y coherente con lo que han hecho en el pasado. Aclaró también que los despidos provisionales mencionados por la investigación el sitio web son parte de un proceso y que el NYPD ha despedido a 16 policías desde 2014 que estaban suspendidos provisionalmente. Y que otros ocho han sido obligados a renunciar.

“Disciplinar a los oficiales del NYPD es parte de mi responsabilidad”, aseguró el máximo jefe de la Uniformada, reconociendo que se necesita más transparencia al respecto.

La oficina del Alcalde señaló que tanto De Blasio como O’Neill han hablado en varias ocasiones sobre la necesidad de reformar 50-a y reiteró el compromiso del mandatario a un proceso disciplinario policial más transparente, el cual enfatizó en su testimonio del presupuesto como una de sus prioridades de la actual sesión.

El grupo instó al alcalde De Blasio y al comisionado O’Neill a lo siguiente:

  1. Despedir a todos los más de 300 oficiales de policía mencionados en el informe de BuzzFeed que habrían sido simplemente reprendidos por ofensas graves.
  2. Comprometerse a anunciar públicamente todas las audiencias disciplinarias del NYPD con información relevante de la falta de conducta y revelar las acciones disciplinarias tras dichos procesos.
  3. Comprometerse a despedir automáticamente, en lugar de solo amonestar, a todos los policías involucrados en diversas categorías de violaciones de conducta, incluyendo mentir en informes oficiales, a fiscales, en funciones o juicios; abusar de manera violenta, brutalizar o matar a ciudadanos; abusar o acosar sexualmente a civiles o colegas u otros actos que no se tolerarían en otros sectores.
  4. Comprometerse a poner fin a las maniobras legales de la ciudad y el uso indebido cada vez más extendido de la ley estatal 50ª como una excusa para escudar cada vez más a policías abusivos del escrutinio público, y comprometerse a apoyar la total anulación de la ley a nivel estatal.
  5. Poner fin a la obstrucción y retrasos de procesos disciplinarios en casos atroces de brutalidad y mala conducta, incluyendo casos de asesinatos injustificados por parte de la policía, fuerza excesiva y mentir en funciones oficiales.