Piden derogar el confinamiento solitario de prisioneros

Coalición pro derechos civiles insta a Cuomo y la Legislatura estatal eliminar esa práctica de tortura que dicen, causa daños irreversibles en los reos
Piden derogar el confinamiento solitario de prisioneros
Miles de neoyorquinos no han recibido su dinero tras salir de la cárcel

NUEVA YORK.- Una coalición pro derechos civiles instó al gobernador Andrew Cuomo a pasar 24 horas en confinamiento solitario, para de esta forma llamar su atención, sobre esta práctica de tortura en las cárceles de Nueva York y sobre lo cual abogan por su eliminación.

La coalición integrada por sobrevivientes de confinamiento solitario, defensores y legisladores hicieron una manifestación este martes frente a la oficina del gobernador en Albany y de manera
simbólica entregaron una invitación en la que instaron a Cuomo a vivir por un día, la experiencia del confinamiento solitario.

Activistas en Albany piden la aprobación del proyecto de ley HALT.

Los defensores promueven la Campaña por Alternativas al Confinamiento Solitario (CAIC) y presionan al  gobernador Cuomo y la Legislatura estatal para que promulguen el proyecto de ley Alternativas Humanas a Largo Plazo al Confinamiento Solitario (HALT), codificada como A.3080B-Aubry / S.4784A-Parker.

Los activistas denunciaron que en el estado de Nueva York, miles de prisioneros, desproporcionadamente de raza negra, hispanos, personas no conformes con el género y con enfermedades
mentales, son regularmente recluidas en régimen de aislamiento solitario por períodos de tiempo que equivalen a la tortura.

“El trauma del aislamiento solitario nunca desaparece y recuerdas la soledad, la privación sensorial, las alucinaciones y los sentimientos de desesperanza. Ningún ser humano debería ser tratado de esta manera. Aprobar el proyecto de ley HALT será una forma más humana de lidiar con problemas de salud mental, donde las personas reciban alternativas terapéuticas”, clamó Víctor Pate, organizador estatal de campaña del CAIC.

De acuerdo a los manifestantes, el porcentaje de la población carcelaria que está en confinamiento solitario en el estado de Nueva York, sigue siendo muy superior al promedio nacional y en
órdenes de magnitud, mayor que muchos estados que han reducido drásticamente el uso de esa práctica.

La invitación al gobernador Cuomo para que pase un día de confinamiento solitario.

“Tenía 16 años la primera vez que me enviaron al sistema de cárceles para adultos. Ni siquiera puedo recordar cuántas veces me obligaron a soportar la tortura del confinamiento solitario. Yo era una persona joven que ya estaba lidiando con un trauma. Lo último que necesitaba era aislamiento. El confinamiento solidario no hizo nada para ayudarme. Nueva York DEBE aprobar la ley HALT y terminar con esta práctica inhumana”, dijo Vidal Guzmán, organizador comunitario de JustLeadershipUSA.

El presidente temporal de la Asamblea y patrocinador del proyecto de ley HALT, Jeffrion L. Aubry, dijo que el confinamiento solitario es  inhumano debe detenerse cuanto antes.

“Necesitamos una solución legal integral como la ley HALT para solucionar este problema. La investigación está disponible y las cifras son claras: los programas de rehabilitación específicos son más efectivos para reducir la reincidencia que el punitivo confinamiento solitario y algunas veces arbitrario”,  dijo Aubry.

Mientras que las Naciones Unidas adoptaron las denominadas “Reglas de Mandela” que prohíben la reclusión en solitario por más de 15 días, el Estado de Nueva York no limita el tiempo total que una persona puede pasar aislada, y la mayoría de las personas en las celdas de aislamiento de Nueva York pasan meses o años allí, mientras que otras han pasado décadas.

A través de un comunicado, la coalición detalló que, las personas en confinamiento solitario pasan hasta  23 horas encerradas en una celda del tamaño de un ascensor. La privación sensorial, la
falta de interacción normal y la ociosidad extrema del prisionero confinado, pueden conducir a un sufrimiento intenso y un daño psicológico y físico severo.
A pesar de estos antecedentes, en un día cualquiera, miles de neoyorquinos están encerrados en confinamiento aislado en las prisiones y cárceles de Nueva York.