Lo que el periodismo mexicano no te dice de la MLS

Medios repiten que la MLS crece pero no dan explicaciones
Lo que el periodismo mexicano no te dice de la MLS
Michael Bradley, capitán de Toronto FC. EFE
Foto: EFE

Panelistas y columnistas en México y Estados Unidos se rascan la cabeza al tratar de explicar las eliminaciones de Tigres y Xolos a manos de Toronto FC y New York Red Bulls en la Concacaf Champions League.

Los éxitos de los clubes de MLS los tomaron con la guardia en bajo, lo que debemos entender como mala preparación periodística. Es por eso que los comentarios se concentran en los “fracasos” y “vergüenzas” de Tigres y Xolos mas nunca en el crédito que merecen las presentaciones de Toronto y Red Bulls.

La pregunta que brilla por su ausencia es: ¿qué está pasando en los clubes de MLS para que se den estos resultados? Los dueños de los micrófonos repiten una y otra vez que la “MLS ha crecido“, pero nunca van al cómo o el porqué.

Y va más allá de pagar $5.6 millones a un jugador como Sebastian Giovinco o de la reconocida organización de estadounidenses y canadienses.

Jugadores de Toronto FC celebran en cancha de Tigres. EFE

Hay razones específicas para explicar el momento actual. Una de ellas es que la inversión aumentó en muchas áreas. De la infraestructura a la composición de las plantillas. Busque en Google “Atlanta United Training Facility” y verá que los jugadores de ese equipo entrenan un sitio que envidiarían en Europa. Atlanta es el mejor ejemplo, pero el resto de clubes también cuenta (o construye) con instalaciones de primer nivel.

Otra área es el desarrollo de jugadores. La situación cambió  cuando en 2008 la MLS aprobó que los equipos firmaran jugadores de sus academias tal y como sucede en otros países. Hoy día los equipos ponen muchos recursos en entrenadores, infraestructura y visorías con el fin de alimentar a sus primeros equipos, además de buscar ingresos con la venta de jugadores. Una de las figuras de Red Bulls en la serie contra Tijuana fue Tyler Adams, un joven de 19 años que ya juega en la selección mayor.

Tyler Adams celebra uno de los goles de Red Bulls contra Tijuana. DON EMMERT/AFP/Getty Images

Y está el Targeted Allocation Money (TAM), una figura difícil de explicar para el futbolero fuera de MLS, pero que representa mayor calidad para las plantillas. En 2015, los dueños de la MLS se dieron cuenta que para dar un salto de calidad no bastaba con sumar a David Beckham, David Villa o el mismo Giovinco. Se necesitaba de una “clase media” de jugadores que balanceara la calidad de los equipos. Los propietarios entonces decidieron inyectar más dinero a los planteles sin incurrir en sobrecostos y conservando el tope salarial.  Toronto hizo buen uso del TAM al sumar hombres como Víctor Vázquez, ex Cruz Azul, y Chris Mavinga, un defensa con experiencia en Francia y Rusia. Los conjuntos de la MLS no contaban con ese tipo de futbolistas hace unos años.

Esas innovaciones, asociadas a la madurez de las aficiones, llevaron a renovaciones futbolísticas. Los clubes cambiaron de paradigma a la hora de buscar sus principales figuras a partir de 2016. Ahora es más común que firmen promesas del fútbol suramericano como Ezequiel Barco (18 años en Atlanta United), Diego Rossi (20 en LAFC) y Jesús Medina (20 en NYCFC) en lugar de un Andrea Pirlo quemando sus últimos cartuchos. La competencia en los planteles se elevó con este tipo de fichajes.

Finalmente, lo táctico también cambió en la MLS en los pasados tres años. La llegada de hombres como Patrick Vieira (NYCFC) y Gerardo Martino (Atlanta United) le dio una dimensión técnica a una liga conocida por el aspecto físico. En 2018 llegaron entrenadores con pasado en Francia, Inglaterra y Escandinavia para seguir enriqueciendo ese rango.

Falta mucho camino para la MLS y no hay fórmulas mágicas. Hay equipos en mejores condiciones que otros. Los clubes de la liga seguirán adaptándose a las exigencias deportivas y del mercado. Los golpes a Tigres y Xolos son un buen síntoma, pero esto es un “work in progress”.