Opioides: conozca al enemigo y aprenda cómo combatirlo

Guía informativa sobre estos medicamentos analgésicos que están causando una crisis de salud pública sin precedentes en todo el país
Opioides: conozca al enemigo y aprenda cómo combatirlo

Quizás a estas alturas usted ya habrá escuchado sobre la crisis de salud pública, sin precedentes, que está enfrentando Estados Unidos debido al creciente número de muertes por sobredosis causadas por el abuso de opioides. La gente está cayendo como moscas, literalmente. Tanto así que las autoridades de Salud federales alertaron recientemente que los fallecimientos habían alcanzado un nivel nunca visto hasta ahora.

Cifras reveladas la semana pasada por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades son más que alarmantes. Las sobredosis con opioides aumentaron un 30% en varios estados del país entre julio de 2016 y septiembre de 2017. Todos los grupos demográficos y de edad, incluyendo a hombres y mujeres por igual, experimentaron un aumento en las tasas de muertes, tanto en zonas urbanas como rurales.

Y la ciudad de Nueva York no ha escapado a esta crisis. Aquí, la situación es tan preocupante que las autoridades se refieren a ella como una epidemia. Cada 7 horas muere una persona en la Gran Manzana por una sobredosis. En el 2016, según datos del Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH), ocurrieron casi 1,400 fallecimientos de neoyorquinos por sobredosis con opiáceos, más que los causados por accidentes automovilísticos y homicidios combinados.

El 50% de todas estas muertes por sobredosis fueron atribuidas al abuso de la peligrosa droga Fentanyl —o fentanilo como se le conoce en español— un opioide sintético, extremadamente potente y letal, que ha inundado rápidamente el mercado de drogas ilícitas en las calles de nuestra ciudad y todo el país.

Un grave problema es que muchos de los adictos que están comprando heroína barata en la calle, no saben que esa heroína que se están inyectando, o inhalando, ha sido contaminada o alterada intencionalmente con Fentanyl por parte de los traficantes de droga (dealers).

Algo que nos resulta realmente preocupante es que las autoridades de Salud neoyorquinas aseguran que uno de cada tres muertos por sobredosis con opioides en la Gran Manzana es hispano, principalmente que residen en el condado de El Bronx.

Se estima que de las casi 1,400 sobredosis fatales registradas en 2016, casi 400 fueron de personas latinas, un aumento del 35% entre 2015 y 2016. Y el 52% de esas muertes fueron causadas por Fentanyl no farmacéutico.

Por esta razón decidimos realizar la presente guía, con el fin de informar a nuestra gente sobre los diferentes tipos de drogas que conforman los opioides y los peligros que las mismas representan.

También deben saber que hay recursos disponibles para evitar estas muertes que son prevenibles. Y, lo más importante aún, los latinos deben estar al tanto que hay tratamientos efectivos para la adicción a los opioides y otras drogas.

Los hispanos deben romper con el estigma y el tabú que existe en esta comunidad en torno a los problemas de salud mental y el abuso de substancias. Aquellos que sufren de adicción a las drogas no deben tener vergüenza y deben buscar ayuda porque hay muchos lugares en la ciudad a donde pueden acudir y recibir apoyo y tratamientos efectivos.

Recuerde que la adicción es una enfermedad como cualquier otra que no sólo afecta a nuestra mente sino también a nuestro cuerpo.

De igual forma, queremos informarles que también hay herramientas para revertir las sobredosis como la medicina Naloxona, que le puede salvar la vida no sólo a usted sino la de otras personas. Esta medicina se puede obtenerse de forma gratuita en diferentes puntos de la ciudad incluyendo farmacias, clínicas y organizaciones comunitarias.

¿Qué son los opioides?

Los opioides son medicamentos analgésicos (narcóticos) muy fuertes, generalmente recetados por un médico, que alivian el dolor. Reducen la intensidad de las señales de dolor que llegan al cerebro y afectan las áreas del cerebro que controlan las emociones, lo que disminuye los efectos de un estímulo doloroso. Son comúnmente prescritos para aliviar el dolor dental y el relacionado con lesiones. También se utilizan contra el dolor agudo antes y después de cirugías y para afecciones crónicas como el cáncer.

¿Cuáles son los tipos más usados?

Opioides:

  • Metadona (Methadone).
  • Oxicodona (Oxycodone).
  • Hidrocodona (Hydrocodone).
  • Hidromorfona (Hydromorphone).
  • Fentanilo (Fentanyl).

Opiáceos :

  • Morfina (Morphine).
  • Codeína (Codeine).
  • Heroína (Heroin).
  • Opio (Opium).

¿Cuál es la diferencia entre opioides y opiáceos?

A menudo los dos términos se utilizan sin distinción pero son diferentes. Los opiáceos son derivados de la morfina, que a su vez proviene del opio, es decir, tienen orígenes “naturales” porque proceden de la cápsulas de la planta adormidera (una especie de amapola). En cambio, los opioides son fabricados de forma sintética en un laboratorio, no tienen nada de morfina pero provocan efectos similares.

¿Cómo afectan los opioides al cerebro y el cuerpo?

Los opioides actúan adhiriéndose a proteínas específicas llamadas receptores de opioides en el sistema nervioso central, que se encuentran en el cerebro, la médula espinal, el tracto gastrointestinal y otros órganos en el cuerpo. Cuando se adhieren a sus receptores reducen la percepción del dolor. También pueden producir somnolencia, confusión mental, náusea, estreñimiento y, dependiendo de la cantidad consumida, pueden deprimir la respiración. Algunos experimentan una respuesta eufórica a los opioides, ya que estos fármacos también afectan a las regiones del cerebro implicadas en la gratificación. Por eso es que muchos abusan de estas drogas y se hacen adictos.

¿Cuándo ocurre una sobredosis?

  • Cuando la persona no responde (no puede despertar).
  • Respiración y pulso lentos y erráticosa (irregulares) o ninguno en absoluto.
  • Vómitos.
  • Pérdida de conciencia (desmayo).
  • Pupilas contraídas (pequeñas).

¿Qué hacer si hay una sobredosis?

Una sobredosis con opioides requiere tratamiento médico de emergencia. Si sospecha que alguien está sufriendo una sobredosis llame al 9-1-1 inmediatamente. Existe un espray nasal llamado Naloxona (Naloxone o Narcan) que es un medicamento que revierte los efectos de una sobredosis. Para obtenerlo se requiere una prescripción médica, sin embargo en la ciudad Nueva York usted puede obtener estuches con Naloxona de forma gratuita en diferentes farmacias y clínicas comunitarias en los cinco condados de la ciudad.

¿​Qué es el Fentanilo?

​El Fentanilo (Fentanyl) es un opioide analgésico sintético muy potente que es similar a la morfina pero es de 50 a 100 veces más potente. Es un medicamento que se prescribe para tratar a pacientes con dolor severo, crónico o para manejar el dolor después de la cirugía. En la calle el Fentanilo es, por lo general, mezclado con la heroína, y se le conoce como “Apache”,China Girl”, “China White”, “Dance Fever”, “Friend”, “Goodfella”, “Jackpot”, “Murder 8”, “TNT” y “Tango and Cash”. Su alta potencia aumenta enormemente el riesgo de tener una sobredosis, especialmente si una persona no sabe que el polvo o la pastilla que está consumientdo contiene el Fentanilo. En dosis altas puede causar que la respiración se pare completamente, lo que puede llevar a la muerte.

​¿Qué es la heroína?

La heroína es una droga opiácea derivada del opio y elaborada a partir de la morfina. Puede presentarse en forma de polvo blanco o marrón, o como una sustancia negra pegajosa conocida como “alquitrán negro”. Otros nombres comunes “hache”, “caballo”, “reina”, “azúcar negra” y “smack”. La heroína se puede inyectar, inhalar, aspirar o fumar. Algunas personas mezclan la heroína con cocaína crack, una práctica que se conoce como “bola rápida” o “speedballing”.

Qué es la adicción y cómo ocurre?

La adicción es una enfermedad que afecta su cerebro y su comportamiento. Una persona tiene una adicción a los opiáceos cuando desarrolla una dependencia física a estos medicamentos y los continúa tomando para evitar el síndrome de abstinencia o porque quiere seguir experimentando los efectos eufóricos de la droga. Los adictos a los opiáceos se enganchan al uso de estos medicamentos debido a que alteran el funcionamiento del cerebro mediante la creación de endorfinas artificiales. Además de bloquear el dolor, estas endorfinas hacen que se sienta bien. El exceso de consumo de opioides puede hacer que su cerebro deje de producir sus propias endorfinas naturales. Mientras más tiempo use los opioides, más probabilidades hay de que esto ocurra. También necesitará más opioides con el tiempo debido a la tolerancia a la droga, lo que crea una dependencia física de la droga.

¿Cuáles son los síntomas de la adicción a los opioides?

Los signos y síntomas del abuso de sustancias pueden ser físicos, conductuales y psicológicos. Una clara señal de adicción es no poder dejar de consumir la sustancia. También es no poder evitar consumir más de la cantidad recomendada. Otros signos y síntomas de abuso de opioides incluyen:

  • Mala coordinación.
  • Somnolencia.
  • Rango de respiración superficial o lento.
  • Náuseas, vómitos.
  • Estreñimiento.
  • Agitación física.
  • Toma de decisiones desacertadas.
  • Abandono de las responsabilidades.
  • Problemas de dicción.
  • Dormir más o menos de lo normal.
  • Cambios de humor.
  • Euforia (sentirse excitado).
  • Irritabilidad.
  • Depresión.
  • Baja motivación.
  • Ataques de ansiedad.

¿Cómo sé si soy adicto?

Puede ser adicto si se le ansía el medicamento o si siente que no puede controlar el impulso de tomarlo. También si continúa consumiendo el medicamento sin el consentimiento de su médico, inclusive si le está causándole problemas con su salud, con el dinero, con el trabajo o la escuela, con la ley o con sus relaciones con la familia o los amigos. Es posible que sus amigos y familiares aviertan los cambios en su comportamientose y den cuenta de su problema de adicción antes que usted mismo.

¿Hay tratamiento para la adicción a opioides?

El tratamiento es diferente para cada persona. El objetivo principal del tratamiento es ayudar a que deje de consumir el medicamento (desintoxicación). El tratamiento también le ayudará a evitar que vuelva a utilizarlo en el futuro (evitar la recaída). Su médico puede recetar ciertos medicamentos para ayudar a aliviar sus síntomas de abstinencia cuando deje de consumir opioides, lo que le ayudarán a controlar su compulsión. Estos medicamentos incluyen Metadona (utilizada para tratar la adicción a la heroína), Buprenorfina y Naltrexona. Después de la desintoxicación, también se pueden necesitar tratamientos conductuales (terapia cognitiva) para ayudar con la depresión, lidiar con la compulsión y sanar las relaciones dañadas.

¿Qué es la Naloxona y cómo funciona?

El aerosol nasal de Naloxona se usa como un tratamiento médico de emergencia para revertir los efectos que ponen en riesgo la vida de una persona debido a una sobredosis con medicamentos opioides y narcóticos opiáceos. El aerosol pertenece a una clase de medicamentos llamados antagonistas de los opiáceos. Trabaja al bloquear o revertir los efectos de los opiáceos para aliviar los síntomas peligrosos causados por los altos niveles de opiáceos en la sangre. La presentación de la Naloxona es en solución (líquido) para rociarlo en la nariz. Por lo general se administra según sea necesario para tratar la sobredosis de opiáceos. Cada aerosol nasal de Naloxona contiene una dosis única y se debe usar solo una vez. Por lo general tarda de 2 a 5 minutos en empezar a hacer efecto.

El Naloxone se puede administrar mediante un aerosol nasal o una inyección intramuscular. Actualmente hay dos productos disponibles para cada método:

Aerosol nasal

  • Naloxona intranasal de 2 mg/ml con atomizador.
  • Narcan

Inyección

  • Naloxona intramuscular de 0.4 mg/ml con jeringa.
  • Evzio.

La meta: reduccir sobredosis en un 35%

Hace un año exactamente el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, lanzó la iniciativa ‘HealingNYC’, un esfuerzo integral de la ciudad que, con una inversión de $38 millones, tiene como meta reducir las muertes por sobredosis de opioides en un 35% durante los próximos cinco años.

Hay ayuda en la ciudad de Nueva York

Si usted o alguien que usted conoce tiene problemas de adicción con drogas, pude buscar ayuda llamando a la línea 1-8888-NYCWELL, en donde puede reciber referidos a una clínica o especialista. También puede enviar el mensaje de texto “WELL” a 65173.

Fuentes:

La información para la elaboración de esta guía fue tomada de la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (aafp.org); Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU (nlm.nih.gov); Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EEUU (hhs.gov); y los Institutos Nacionales de Salud (nih.gov).