La falta de oportunidad perjudica a las trabajadoras de las agencias de NYC

Las mujeres cobran menos porque están relegadas a puestos que tradicionalmente tienen bajos salarios
La falta de oportunidad perjudica a las trabajadoras de las agencias de NYC
La Defensora del Pueblo, Letitia James, revela en un reporte que hay disparidad en los salarios de hombres y mujeres que trabajan en oficinas gubernamentales.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

“Estamos perjudicando a las mujeres, con menos salario, con infrarrepresentación en los puestos más altos de las oficinas y menos promociones”.

La defensora del pueblo, Letitia James, se refería este jueves con esas palabras al gobierno de la Ciudad a través de sus agencias. “¡Y estamos en una ciudad progresista!”, exclamó.

Se trata de unos lugares de trabajo en los que se ha promocionado en los últimos 20 años a más mujeres a posiciones de liderazgo pero sigue habiendo diferencias salariales porque, por un lado, hay trabajos que tradicionalmente se han hecho por mujeres, se siguen haciendo por estas, y están peor pagados, y por otro lado porque la contratación, entrenamiento, promoción y retención de mujeres es aún débil.

“Es una cuestión de oportunidad”, se quejaba James antes de explicar que un reporte de su oficina revela que hay agencias que son netamente masculinas en la mayor parte de sus altos cargos y tienen unos ratios bajos de promoción de mujeres, entre ellas la Oficina Independiente del Presupuesto, la del Actuario pero también la policía (NYPD) y los bomberos.

De esta disparidad habla el caso de Sarinya Srisakul, ella es una de las 76 mujeres del cuerpo de bomberos en el que hay 11,000 personas. Solo siete mujeres son oficiales y Srisakul, que es la única mujer de origen asiático en los bomberos de Nueva York, dijo el jueves que muy raramente veía a una mujer cuando estaba en el trabajo y que le faltan muchos modelos a seguir como mujer bombera.

James explicaba que las mujeres pueden hacer el mismo trabajo que los hombres “solo necesitamos acceso y eliminar las disparidades de géneros en las agencias que por cultura, sesgo o legado necesitan cambiar y eliminar barreras”.

Las barreras en los trabajos públicos existen y la primera es el valor que se da al trabajo de las mujeres que es normalmente menor. Hay más mujeres que trabajan en educación, cuidado de niños y  servicios sociales mientras que hay más hombres en agencias uniformadas, en las que se centran en la construcción, gestión y regulación. Los datos del estudio de la oficina de la defensora del pueblo apuntan a que las mujeres que trabajan en los más altos puestos de agencias en las que la mayoría de los trabajadores son mujeres ganan $10,000 menos al año “lo que sugiere que la ciudad valora cierto tipo de trabajos más que otros”.

La paridad salarial no resuelve los problemas si las mujeres se quedan atrapadas en trabajos de bajos salarios. Incluso en las agencias en las que las mujeres están igual o mejor pagadas que los hombres, existen las disparidades porque las féminas están infrarrepresentadas en puestos de trabajo de altos salarios y se mantienen en puestos mal pagados con mucha dificultad para escalar.

James sugiere que la comisión de prácticas de igualdad de empleo haga revisiones regulares y analice el valor de los trabajos de las mujeres para que no estén infravalorados frente a los de los hombres. Además de hacer disponible más datos pide que haya un marco de trabajo en el que haya políticas de conciliación familiar.