Hay que actuar a favor de los puertorriqueños en la Isla

Este martes se cumplen 6 meses del devastador paso del huracán María
Hay que actuar a favor de los puertorriqueños en la Isla
Hace seis meses el huracán María devastó Puerto Rico.
Foto: Ricardo Arduengo / Getty Images

Desde el huracán Katrina, no habíamos visto al gobierno de los Estados Unidos fallar tan miserablemente al manejar una crisis humanitaria interna en los estados continentales y sus territorios, como ha fallado en la isla de Puerto Rico.

Desde el 20 de septiembre de 2017, cuando el huracán María devastó la isla, nuestro gobierno federal se ha demorado en el alivio necesario para reconstruir la infraestructura más básica de Puerto Rico. Y me refiero a electricidad funcional y confiable, cuidado de salud, escuelas funcionales, puentes, carreteras y redes de comunicaciones confiables, que son esenciales para que cualquier comunidad pueda reactivar su propia economía, generar y mantener empleos, y restablecer el sentido de normalidad.

En múltiples visitas humanitarias que he realizado a la región montañosa de Puerto Rico en asociación con la Federación Hispana y otras organizaciones, he atestiguado la crisis actual a primera instancia. Puedo decirles que la crisis no ha terminado en estas áreas, tan remotas y destruidas que pasaron meses antes de que los trabajadores de ayuda pudieran llegar.

La falta de infraestructura funcional y confiable, combinada con la aplastante deuda pública que los economistas han coincidido en que necesita ser reestructurada, ha estancado la economía puertorriqueña local y ha generado inmensas dificultades. La Oficina Federal de Estadísticas de Transporte informó recientemente que 77 puertorriqueños emigran de la isla cada hora, principalmente a la parte continental de los Estados Unidos (miles desde que ocurrió el huracán).

La Coalición Power 4 Puerto Rico, formada después del huracán María, está instando al Senado Federal y al Congreso a proporcionar la ayuda básica para restaurar la infraestructura más esencial de Puerto Rico y también brindar recursos para los gobiernos estatales y locales de los Estados Unidos continentales, que están recibiendo miles de sobrevivientes de huracanes que han sido desplazados.

Me uno a su llamado para un presupuesto pronto y proporcional para que Puerto Rico pueda encaminarse hacia la recuperación, se pueda disminuir la ola de migración, y que los estados y municipios de la parte continental de EEUU también pueden tener los recursos para ayudar a los sobrevivientes que están llegando.

Mientras que algunos migrantes esperan regresar a Puerto Rico, el reto para los que decidan permanecer en los Estados Unidos continentales es organizarse y garantizar que sus voces se escuchen en las urnas de votación. Viviendo en la parte continental de los EEUU, los puertorriqueños pueden votar en las elecciones senatoriales, congresionales y presidenciales federales, un derecho que no tienen cuando su código postal está en Puerto Rico.

Ahora que se cumplen seis meses del azote del huracán María, pensemos en los más de 3 millones de ciudadanos estadounidenses que viven en Puerto Rico, y pidamos a nuestros funcionarios federales que actúen de la forma moral y humanamente correcta, de la misma manera en que los ciudadanos estadounidenses cuidamos de nuestros hermanos y hermanas estadounidenses, no importa donde se encuentren.

(Fernando Cabrera es concejal de la Ciudad de Nueva York, representante del Distrito 14 en El Bronx).