Ante la justicia por estafar a inmigrantes con falsos trabajos en NYC

José Panchana, el acusado ha sido previamente condenado por el mismo delito
Ante la justicia por estafar a inmigrantes con falsos trabajos en NYC
El implicado ofrecía a sus víctimas trabajo en el aeropuerto JFK.

José Luis Panchana, el hombre que fraguó un esquema de estafa, en el que sus víctimas eran generalmente inmigrantes hispanos fue condenado este martes por un jurado de la Corte Suprema del estado de Nueva York de todos los cargos en la acusación contra él, incluyendo plan para defraudar en primer grado y robo menor. Se espera que sea sentenciado el 18 de abril.

Panchana, de 41 años se hizo pasar como gerente de contratación de empleos en el aeropuerto John F. Kennedy y afirmó que estaba buscando cubrir puestos vacantes.

“Durante estos tiempos difíciles, los miembros de las comunidades de inmigrantes son más vulnerables que nunca al fraude y el abuso”, dijo el fiscal del distrito de Manhattan, Cyrus R. Vance, Jr., durante el anuncio de la condena a Panchana.

Independientemente del estado migratorio, Vance dijo que  cualquiera que haya sido víctima de fraude puede llamar a la línea directa de Asuntos de Inmigrantes de su oficina 212-335-3600 para denunciar”.

Según el fiscal, el acusado apuntó a los neoyorquinos en lugares que deberían haber sido espacios seguros, incluidas agencias de empleo y salones locales, como parte de una estafa laboral que les costó cientos de dólares a sus víctimas.

“Casos como estos demuestran por qué he defendido durante mucho tiempo las actualizaciones de sentido común a las leyes estatales que permitirían a los fiscales perseguir cargos elevados contra aquellos que usan el mismo esquema una y otra vez para robarle a múltiples víctimas”, destacó Vance.

El juicio contra Panchana se celebró entre junio y agosto de 2017, y en su curso se demostró que el acusado se presentó falsamente como gerente de contratación y afirmó que estaba buscando cubrir puestos vacantes en el aeropuerto. De preferencia sus víctimas fueron inmigrantes de habla hispana, muchos de los cuales no hablaban inglés.

Como parte del plan, el acusado usó nombres falsos para ocultar su identidad mientras ofrecía a sus víctimas puestos de trabajo a cambio de dinero, cuando de hecho, las oportunidades no existían. El promedio que el acusado robó fue de $ 1,450 a varias víctimas.

En el curso del proceso se reveló que Panchana es reincidente en este tipo de fraude. De hecho, la de ahora, es la cuarta condena por fraude a través de estafas relacionadas con ofertas de trabajo. En casos anteriores, el acusado robó miles de dólares de víctimas ofreciéndoles trabajos y falsamente informándoles que su dinero se usaría para pagar uniformes, pruebas de drogas y verificación de antecedentes. Sin embargo, una vez que recibía el dinero, desaparecía y cortaba el contacto con las víctimas.