Lanzan campaña para que 2018 sea el  “Año de las Latinas”  

"Latino Victory Fund" quiere usar como arma electoral el rechazo de la comunidad inmigrante a Trump

WASHINGTON— La ecuatoriana Debbie Mucarsel-Powell figura entre las candidatas latinas que aspiran a aumentar la presencia hispana en el Congreso y en todos los niveles del gobierno, que además han recibido el espaldarazo de una nueva campaña lanzada este lunes para que el 2018 sea el “Año de las Latinas”.

En la actualidad, sólo hay nueve latinas en ambas cámaras del Congreso en Washington, y sólo cuatro en los 748 cargos ejecutivos en los gobiernos estatales en todo el país.

Pero la campaña “Año de las Latinas”, del grupo “Latino Victory Fund” (LVF), pretende corregir esa baja representación mediante la promoción y apoyo político y financiero de latinas que se postulen a cargos públicos.

Mayra Macías, directora política de LVF, afirmó que, en la “era de Trump”, en la que la Administración Trump se ha empeñado en lanzar ataques contra las mujeres y los latinos, las hispanas “están respondiendo al llamado de esta generación por un liderazgo valiente” en sus comunidades.

La campaña de LVF anunció hoy su apoyo a cinco candidatas latinas que, según Macías,  no sólo representan los valores latinos sino que también “luchan duro” por sus comunidades, y su grupo quiere que las latinas “tengan un asiento en la mesa en todos los niveles del gobierno”.

“Vamos a incrementar el número de candidatas latinas, y sumarnos a contiendas competitivas que tengan a candidatas latinas viables”, aseguró Macías.

De cara a los comicios del próximo 6 de noviembre,  LVF está apoyando a Murcasel-Powell, una inmigrante ecuatoriana que quiere desbancar de su escaño en el distrito 26 de Florida al congresista republicano, Carlos Curbelo.

Curbelo ha sido objeto de críticas por su falta de transparencia sobre sus vínculos con la empresa constructora implicada en el desplome de un puente en Miami el mes pasado.  La empresa ha donado fondos a Curbelo, y éste apoyó proyectos para esa compañía cuando fue miembro de la junta escolar en Miami, pero ahora se niega a divulgar si ésta es cliente de su antigua firma de cabildeo, Capital Gain.

“LVF” también dio su respaldo a Antoinette Sedillo López y Xochitl Torres Small, ambas en Nuevo México; January Contreras, en Arizona, y Virginia Madueño, en California.

Sedillo López es directora del grupo “Enlace Comunitario”, que aboga por la defensa de mujeres inmigrantes víctimas de la violencia doméstica, y antes fue profesora de leyes. Ahora se ha lanzado por el escaño del distrito uno de Nuevo México, que dejará vacante la congresista Michelle Luján Grisham,

Torres Small, una exasesora del senador Tom Udall, quiere hacer historia como la primera latina en el distrito 2 de Nuevo México.

Contreras, una ex-fiscal estatal y de condado en Arizona, se está postulando a fiscal general en ese estado fronterizo, donde ha prometido enarbolar la defensa de los Dreamers, y las familias trabajadoras. Además del respaldo de “LVF”, también recibió el de la Asociación de Fiscales Generales Demócratas (DAGA).

Como hija de inmigrantes mexicanos, Madueño fue la primera alcaldesa latina de Riverbank (California) y ahora quitar ganar el escaño por el distrito 10 de la Cámara Baja que ocupa el legislador republicano, Jeff Denham.

El apoyo de “LVF” viene dotado de contribuciones financieras –según las cantidades máximas que permite la ley- y de apoyo publicitario.

“Definitivamente vamos a hacer contribuciones directas a todas las latinas que apoyamos como parte de esta campaña. También existe la posibilidad de que realicemos inversiones independientes, pero eso se determinará caso por caso”, dijo a este diario Mónica García, subdirectora de comunicaciones de “LVF”.

Ya antes del lanzamiento de la campaña,  LVF había dado su respaldo el mes pasado a Verónica Escobar y Sylva García, quienes ganaron en sus respectivas primarias y en noviembre próximo podrían convertirse en las primeras latinas en representar a Texas en la Cámara de Representantes.

También respaldó a Alma Anaya para comisionada en el Condado Cook en Illinois; a la congresista Luján Grisham, para gobernadora de Nuevo México, y a Juana Matías para el tercer distrito en Massachusetts.

Contrario a años anteriores, la nueva campaña ha incursionado en contiendas que ya tienen otros candidatos latinos, pero ahora apuestan, según García, por apoyar a más mujeres que hombres en esas campañas.

Parte de su éxito, claro está, dependerá también de la movilización de los votantes latinos, que suelen tener una baja participación en los comicios de mitad de término legislativo.

En los comicios legislativos de 2014, los latinos la participación más baja en las urnas hasta la fecha: aunque 6,8 millones votaron ese año, la cifra fue apenas el 27% del total de los votantes hispanos, en contraste con el 31,2% en los de 2012, según un análisis del Centro de Investigación Pew.