Objeciones al programa para corregir infracciones de salarios

Fiscales generales critican lo que califican como amnistía para infractores de leyes laborales
Objeciones al programa para corregir infracciones de salarios

Once fiscales generales, entre ellos los de California y Nueva York, han enviado una carta al secretario de Trabajo, Alexander Acosta, criticando un programa piloto que permite evitar el enjuiciamiento y sanciones a ciertos empleadores que violan leyes laborales, especialmente en materia de pago de salario mínimo y horas extras, si enmiendan lo hecho.

Se trata del Programa de Determinación Independiente de Auditoría de Nómina (PAID, en sus siglas en inglés) del departamento de Trabajo que permite resolver las quejas basadas en las leyes de salarios y estándares laborales sin entrar en litigios. Los empleadores que usen este programa tienen que pagar los salarios debidos a los trabajadores pero no se requerirá un pago adicional o compensaciones por daños ni penalidades cuando  deciden usar este procedimiento y se ponen al día de los pagos de estas compensaciones.

Desde Nueva York, el fiscal general, Eric Schniderman, explicaba que esta ley no es más que una forma de evitar la cárcel para “empleadores abusadores” y afirmó que va a seguir persiguiendo a quienes violan la ley del estado, participen o no en el programa PAID.

Según este fiscal, el programa alienta a los empleadores a exigir que los empleados renuncien a importantes protecciones de la ley estatal como un mayor salario mínimo o plazos más largos para demandar. Schneiderman cree que aunque estas exenciones pueden no ser válidas a nivel estatal se puede crear confusión entre los trabajadores que terminan pensando que no tienen recursos legales. El fiscal afirmó que en Nueva York se seguirá procesando el robo de salarios.

La carta de los fiscales a Acosta hace constar la preocupación de que el programa PAID libere a los empleadores de reparar los daños y los intereses de los salarios atrasados además de evitar sanciones. Adicionalmente, y como otro de los problemas que presenta este programa voluntario, PAID no parece requerir que se pague el salario mínimo local o estatal en caso de revisar las compensaciones adeudadas. Desde la oficina de Schneiderman se calcula que el trabajador de comida rápida de Nueva York que reciba la compensación diferida de forma voluntaria no llegaría a $13.5o la hora sino el salario mínimo federal de $7.25.