Ejecutiva bancaria fue la víctima del vuelo en que estalló una ventana

La gobernadora de Nuevo México dijo que la pasajera fallecida era "una mujer increíble"
Ejecutiva bancaria fue la víctima del vuelo en que estalló una ventana
Jennifer Riordan iba sentada junto al ala donde explotó el motor
Foto: New Mexico Broadcasters Association

Como Jennifer Riordan, de Albuquerque, Nuevo México, fue identificada la pasajera que murió en el vuelo que se despresurizó el martes por la explosión de un motor y una ventanilla, en ruta del aeropuerto LaGuardia de Nueva York a Dallas.

Riordan estaba sentada al lado de la ventanilla que explotó en pleno vuelo, luego de que estallara el motor del ala izquierda de la aeronave, lo que activó las mascarillas de oxígeno y motivó un aterrizaje de emergencia en Filadelfia del vuelo 1380 de Southwest Airlines, con 148 personas a bordo.

La víctima era especialista en relaciones públicas de Wells Fargo, en Nuevo México. La gobernadora Susana Martínez, la calificó de “una mujer increíble que ponía en primer lugar a su familia y comunidad”, y dijo que su pérdida se sentiría en todo el estado.

El fiscal general de Nuevo México, Héctor Balderas, se refirió a Riordan como a una estimada amiga. “Me sentí honrado de trabajar con ella en temas de educación financiera durante más de una década”, afirmó, según NBC.

El bombero Andrew Needum, quien viajaba como pasajero, le realizó una resucitación cardiopulmonar (RCP) a Riordan. Más tarde fue declarada muerta en un hospital de Filadelfia.

Riordan fue vicepresidente de relaciones con la comunidad para el banco Wells Fargo y estuvo a cargo de la administración del voluntariado de los empleados y el servicio a grupos sin fines de lucro en Nuevo México y partes de Texas, a donde se dirigía el vuelo.

Mientras avanzan las investigaciones del accidente, la prensa recordó que otro motor de un avión 737-700 de Southwest Airlines explotó en 2016 mientras volaba desde Nueva Orleans a Orlando, Florida, provocando un agujero de 5 por 16 pulgadas en el ala.

Ese avión aterrizó de forma segura, sin víctimas. La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) dijo que una hoja del ventilador se había roto, aparentemente debido a la fatiga del metal, la misma causa que se está investigando ahora.