Cuidador violó y golpeó a una bebé hasta la muerte

El destino de esta pequeña no podía ser peor: su madre no podía cuidarla, se desconoce al padre y terminó en manos de un psicópata
Cuidador violó y golpeó a una bebé hasta la muerte
Ámbar tenía un año y ocho meses cuando murió.
Foto: Facebook

Hay historias que, entre tantas desgracias, parecen tener un final esperanzador, pero ésta no. Su protagonista vivió lo peor y todavía no cumplía los dos años de edad.

Ámbar era su nombre, su madre no podía cuidarla por discapacidad y se desconoce el paradero de su padre, por lo que las autoridades chilenas la entregaron a una pareja para su cuidado temporal. ¿Qué podría salir mal? Era su familia: una tía biológica y su esposo Miguel Andrés Espinoza Aravena, de 30 años de edad. Todo salió mal para la infante.

El sujeto es el único imputado por la violación y muerte de Ámbar en la localidad de Rinconada de Los Andes, a unos 80 kilómetros de Santiago.

“Ámbar descansó finalmente de una vida en la que que sólo conoció el dolor. Yo tomé sus manitas cuando partió y sin ser nada, sin ser digno de hacerlo, la bendije, sólo porque yo estaba ahí y no un sacerdote, no su padre”, escribió en su red social Facebook el médico Álvaro Retamal, uno de los profesionales que atendió a la niña. “Lo que siento hoy no es deseos de que maten a nadie, cuestión que no soluciona nada. Hoy siento que debimos estar ahí antes que todo pasara para Ámbar y para tantos otros”.

El médico se refiere a la movilización nacional para que se reponga la pena de muerte para sujetos como Espinoza Aravena, una sentencia que no existe en el país desde 2001.

El médico contó que nunca había visto algo como eso: Ámbar tenía un neumoperitoneo, es decir, presencia de aire en la cavidad abdominal a causa de una perforación interna; se encontraba en estado de shock y las agresiones sexuales fueron de una magnitud que incluso los médicos, que atienden este tipo de casos, quedaron impactados. “El horror te golpea después”, señaló el profesional.

Ante las peticiones de algunos sectores ciudadanos de reponer la pena de muerte, expresadas sobre todo en redes sociales, el ministro de Justicia, Hernán Larraín señaló: “De acuerdo a los tratados internacionales que Chile firmó una vez que se suprimió la pena de muerte, no puede ser repuesta. Por lo tanto, no está dentro del repertorio legislativo posible”.

Según El País, el Parlamento chileno estudia iniciativas para que los abusos sexuales no prescriban y para endurecer las penas en los casos de violaciones a los menores de 14 años y violaciones con homicidio.

El propio presidente Sebastián Piñera ha hablado del tema que cimbró a esta nación.

“Condenamos con indignación la muerte de Ámbar, la niña de un año y ocho meses fallecida tras hechos de violencia y presuntos vejámenes”, escribió con tiento, porque hasta que no sea sentenciado, el acusado sigue siendo un sospechoso.

El tío de Ámbar organiza movilizaciones para presionar a que se castigue al culpable. En una convocatoria en Facebook publicó fotografías de la pequeña por quien, afirma, luchó en tribunales para mantener la custodia. El mensaje fue compartido por el médico que atendió a la bebé.