Semana electoral en México: el mayor problema de AMLO, Anaya avanza en encuestas y… ¿Meade?

Los candidatos a la presidencia son víctimas de sus propias palabras

Semana electoral en México: el mayor problema de AMLO, Anaya avanza en encuestas y… ¿Meade?
López Obrador desata polémica con empresarios.
Foto: EFE/Miguel Sierra

Faltan 57 días para las elecciones en México y todos los candidatos presidenciales están en serios problemas, aunque Andrés Manuel López Obrador, de “Juntos haremos historia”, y Ricardo Anaya, de “Por México al Frente”, tuvieron excelentes noticias sobre las intenciones de voto.

La primera encuesta postdebate no le favoreció al candidato de “Todos por México”, José Antonio Meade, a pesar de sus ataques al morenista y la campaña negra de su partido, el PRI, contra el puntero de las encuestas.

Un hecho a destacar es que a su paso por el Tecnológico de Monterrey, una de las universidades privadas de mayor prestigio en México, López Obrador y Anaya fueron muy bien recibidos, aunque el primero sorprendió, debido al perfil socioeconómico de los estudiantes, mientras que Meade ni siquiera logró llenar el auditorio.

AMLO y los empresarios

Desde que fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, López Obrador ha tenido diferencias con empresarios, pero fue en su candidatura del 2006 a la presidencia cuando fueron marcados esos problemas, al considerarse casi al unísono, incluso por calificadoras, que su gobierno podría ser negativo para el país.

Ahora, mientras Moody’s y Standard & Poor’s indican que si el morenista gana no habría serios problemas para México, el candidato une a todo el sector empresarial… en su contra.

¿Miente López Obrador sobre la corrupción de algunos empresarios? No. En un año, en México se pierde alrededor del 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en corrupción, es decir, alrededor de 890,000 millones de pesos (más de $50,000 millones de dólares), indica el reporte “Corrupción en México. Transamos y no avanzamos”, del Instituto Mexicano para la Competitividad AC (IMCO). El dato clave es que “el 63% de los encuestados está de acuerdo o totalmente de acuerdo en que la corrupción es parte de la cultura de negocios en México”.

Entonces, ¿por qué los empresarios se ofenden cuando AMLO habla de que hay corrupción en ese sector? Aunque en su entrevista con Televisa dijo “algunos” miembros de ese sector sacan provecho de las instituciones para sus negocios, las organizaciones empresariales rechazaron esa apreciación como si se hubiera generalizado.

El problema para un candidato que manda un mensaje negativo a los inversionistas es que no sólo impacta internamente, sino también en el exterior y en una economía globalizada hay un efecto dominó sobre la percepción de lo que sería su gobierno.

Tampoco ayudó mucho la afirmación de uno de sus asesores, Paco Ignacio Taibo II, quien dijo que AMLO debería “expropiar” las compañías de quienes se le oponen.

Anaya avanza, pero…

Las más reciente encuestas -y la primera tras el debate presidencial- mostró dos grandes sopresas: López Obrador no fue afectado por su fallida participación en ese encuentro entre aspirantes presidenciales y Anaya avanzó tres puntos en la intención de voto.

El sondeo del diario Reforma indica que al morenista lo favorece el 48% de los votantes, mientras que Anaya pasó del 25% al 30%, y Meade bajó un punto para quedar en 17%. Los grandes perdedores fueron los independientes Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco”, quienes bajaron dos y un punto, para ubicarse con 3% y 2%, respectivamente.

Sin duda son excelentes noticias para Anaya, quien enfrenta investigaciones en España por lavado, debido a la compra de un terreno en Querétaro del que pudo beneficiarse.

Además ni el Meade ni Zavala aceptaron su propuesta, por ahora, de declinar a su favor para enfrentar a López Obrador.

El PRI “sin norte”

La renuncia de Enrique Ochoa como presidente del PRI confirmó lo que evidente: el partido enfrenta serios problemas para convencer al electorado.

El abogado y economista tuvo grandes avances de 2016 hasta finales de 2017, cuando logró que Meade fuera candidato, pero ahí comenzaron sus problemas, ya que los escándalos de corrupción de varios miembros del partido como Roberto Borge, Javier Duarte y César Duarte, pesaron más que la imagen de “incorruptible del candidato”.

Aunado a ello, Ochoa tuvo momentos fallidos, como llamar “prietos” a quienes se integraban a morena, una expresión que recordó el serio problema de discriminación racial en México.

En declaraciones posteriores, Meade parafraseó a Ochoa cuando renunció: “Se cerró un ciclo”, pero reconoció que él fue quien pidió que se retirara.

“Cumplió un ciclo. Hoy se da un relevo de manera natural. Eso nos va a permitir que tengamos los mejores elementos de coordinación y entusiasmo para ganar”, afirmó el priista.

René Juárez Cisneros es el líder provisional del partido.

…Y para acabarla

El próximo debate presidencial es el 20 de mayo en Tijuana, Baja California, donde los candidatos hablarán de temas clave sobre la relación de México con Estados Unidos: inmigración, seguridad fronteriza y lucha contra el narcotráfico.