NYPD quiere hablar con mujeres que acusaron a Schneiderman

NYPD quiere hablar con mujeres que acusaron a Schneiderman
El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, fue acusado por cuatro mujeres de abuso físico y verbal durante encuentros íntimos
Foto: Eduardo Munoz Alvarez / Getty Images

El comisionado del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD), James O’Neill, dijo el martes que los detectives están planeando contactar con dos de las mujeres que le dijeron a The New Yorker que fueron estranguladas y abofeteadas por el exfiscal general del estado Eric Schneiderman.

Las acusaciones de cuatro mujeres, de las cuales solo dos fueron identificadas, formaron parte de la historia que propició la dimisión de Schneiderman tan solo unas horas después de su publicación.

“De ahora en adelante, vamos a llevar a cabo nuestro plan de investigación y asegurarnos de que contactamos con la gente identificada en el artículo para realizar una investigación completa sobre estas serias acusaciones”, dijo O’Neill.

Entre tanto, el alcalde Bill de Blasio consideró que Schneiderman debería hacerte frente a cargos criminales como consecuencia de las acusaciones detalladas en el artículo. El mandatario fue uno de los pocos funcionarios electos que no se pronunció públicamente el pasado lunes en relación a las acusaciones. Finalmente, el martes a las 2 p.m., hizo declaraciones sobre el caso.

“Lo que vimos ayer por la tarde fue absolutamente repugnante: el fiscal general de nuestro estado acusado de hacer cosas que nadie debería hacer nunca, y mucho menos alguien involucrado en la aplicación de la ley”, dijo De Blasio, en declaraciones recogidas por medios locales. “Estaba horrorizado. Página tras página iba a peor, peor, peor, y era estremecedor. Era terrible en todos los sentidos”.

Las exnovias de Schneiderman Manning Barish y Tanya Serlbaratnam hablaron de forma oficial para detallar el recurrente abuso físico y verbal presuntamente cometido por el exfiscal, con frecuencia “mientras estaba ebrio”. Aunque en un principio declaró que cualquier tipo de violencia fue consensuado y parte de juegos sexuales, tres horas después de que el escándalo saliera a la luz, Schneiderman anunció su renuncia a su puesto de fiscal general del estado de Nueva York.