USCIS y el DOJ lanzan plan contra empresas que discrimen a trabajadores estadounidenses


Como parte de la orden ejecutiva “Compra americano, contrata a estadounidenses”, la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) y el Departamento de Justicia (DOJ) anunciaron su colaboración para detectar y eliminar el fraude, abuso y discriminación por parte de los empleadores que traen trabajadores extranjeros a los Estados Unidos.

A través del memorando firmado el 26 de abril por Francis Cissna, director de USCIS, y el 11 de mayo por John M. Gore, asistente del fiscal geneneral, de la División de Derechos Civiles del DOJ, se informó que la intención es compartir mayor información entre ambas instituciones y entrenar a investigadores para atender casos.

“Con el MOU (Memorando de Entendimiento) se aumentará la capacidad de las agencias para compartir información y ayudar a identificar, investigar y enjuiciar a los empleadores que pudiera discriminar a los trabajadores de los EEUU y/o violar las leyes de inmigración”, se indicó.

Este acuerdo no es nuevo, ya que 2010 comenzó la colaboracón, pero fue actualizado en busca seguir las políticas más incisivas del presidente Donald Trump, basadas en su promesa de campaña, aunque las empresas del propio mandatario han sido cuestionadas por solicitar visas H-2B para empleados en temporadas vacacionales.

Con su nuevo plan, sin embargo, “tiene como objetivo identificar, investigar y tomar medidas coercitivas contra las empresas que discriminan a los trabajadores estadounidenses en favor de los trabajadores extranjeros de visas”.

Las visas en las que se enfocarán los esfuerzos son justamente las H-2B y la H-1B, pricipalmente.

“El propósito de este MOU es establecer un marco… para administrar eficientemente y mantener intercambio de información y referencias de casos interinstitucionales con respecto a: A. El mal uso potencial de un empleador del inmigrante y/o no inmigrante, basado en el empleo de programas de visa para discriminar a los trabajadores calificados disponibles de EEUU, en violación de las leyes y regulaciones aplicables; y B. Violación potencial del empleador de los estatutos y reglamentos que rigen la procesos para buscar visas de inmigrantes y/o no inmigrantes basadas en el empleo”.

Cissna destacó la importancia de este acuerdo, porque ayuda a mantener la integridad del programa de inmigración nacional.

“Este acuerdo mejora el nivel de coordinación entre los investigadores que a menudo trabajan en los mismos asuntos en diferentes agencias”, acotó.