Deberíamos encontrar un camino que sea incluyente, justo y beneficioso para los Dreamers y el país

Deberíamos encontrar un camino que sea incluyente, justo y beneficioso para los Dreamers y el país
Los 'dreamers' están atascados en el limbo, protegidos por el momento, pero sin sentirse seguros de cuánto durará. /Archivo

El día de la decisión acaba de pasar. El primero de mayo es la época del año en el que la mayoría de los estudiantes del último año de la escuela secundaria deben decidir dónde planean inscribirse en el otoño. Para la mayoría de los estudiantes, es un momento para relajarse después de todas las tensiones del proceso de solicitud de la universidad. Pero para un grupo – los 700,000 jóvenes traídos a Estados Unidos cuando eran niños y protegidos por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia o DACA, llamados Dreamers – la angustia no tiene fin.

Tres cortes federales han impedido que la administración de Trump detenga el programa, y ​​a principios de este año la Corte Suprema permitió que esas sentencias fueran válidas. Pero el Congreso y la Administración no han podido llegar a un acuerdo sobre su futuro, y un nuevo caso en Texas amenaza con llevar a DACA a la Corte Suprema. Mientras tanto, estos estudiantes están atascados en el limbo, protegidos por el momento, pero sin sentirse seguros de cuánto durará y, lo que es peor, no serán elegibles para los programas federales de ayuda financiera. Los programas de ayuda estatales y universitarios varían.

En Pace, estamos, como siempre lo hemos estado, dedicados a proporcionar acceso al poder de la educación para estudiantes de todos los orígenes. Valoramos a los estudiantes inmigrantes y les proporcionamos ayuda financiera, que incluye ayuda basada en méritos para Dreamers.

En un momento en que otros países están incrementando su gasto en I+D e invirtiendo cada vez más en estudiantes de STEM, los inmigrantes proveen algunos jóvenes altamente educados y ambiciosos que necesitamos para cubrir los empleos de hoy. Inyectan talento y emprendedor. Ayudan a expandir nuestra economía; en general, los inmigrantes no quitan empleos, porque no es una pregunta de suma cero. Mantienen a los Estados Unidos competitivo a nivel internacional. Y aunque los estudiantes internacionales obtienen casi la mitad de los títulos de ingeniería y ciencias de la computación de los Estados Unidos, esos números se están reduciendo. Necesitamos hacer que estos estudiantes sean más bienvenidos, no menos.

Más allá de eso, en un momento en que los negocios son globales, un cuerpo estudiantil compuesto por muchas culturas y nacionalidades ayuda a todos los estudiantes a aprender cómo operar en una economía global. Este tipo de exposición y comprensión es una parte central de la educación actual. Incluso si un estudiante que se gradúa en la fuerza de trabajo esta primavera no sale de los Estados Unidos por el resto de su vida, todavía tendrá que tratar con clientes internacionales, proveedores internacionales o la cadena de suministro global en algún momento de su vida profesional. Los inmigrantes ayudan a preparar a sus compañeros estudiantes para el lugar de trabajo de hoy en día.

Pace se fundó hace más de un siglo como una escuela de contabilidad, para ayudar a aspirantes estudiantes de negocios a abrirse paso en la clase media. Nuestros campos de instrucción se han expandido; hoy estamos desarrollando enfermeras y asistentes de médicos, desarrolladores de aplicaciones y expertos en ciberseguridad, educadores y abogados, actores y escritores, y, sí, aún muchos contadores, pero nuestra misión sigue siendo la misma. Brindamos acceso a una educación de calidad para jóvenes ambiciosos, independientemente de su origen. Pace no pregunta sobre el estado de inmigración de los posibles estudiantes o sus padres, pero sabemos que casi la mitad de los estudiantes de primer año de este 2018 dicen que son los primeros en sus familias en asistir a la universidad.

Un estudio del Departamento de Educación de Estados Unidos encontró que los estudiantes inmigrantes de primera generación representan el 13.5 por ciento de los estudiantes universitarios en el estado de Nueva York, y los inmigrantes de segunda generación representan otro 22 por ciento. Eso significa que más de un tercio de los estudiantes de pregrado del estado son estudiantes inmigrantes, y eso no incluye a los inmigrantes indocumentados. Además, el Departamento de Seguridad Nacional dice que más de 43,000 Dreamers han solicitado y han sido aprobados para DACA en el estado de Nueva York. El Instituto de Políticas de Migración calcula que el 25 por ciento de ellos cursó estudios superiores, lo que significa que hay alrededor de 11,000 Dreamers en las facultades y universidades de Nueva York.

Veo lo que los estudiantes y ex alumnos inmigrantes de Pace pueden lograr. Veo lo que Dreamers at Pace puede lograr. Pienso en Lisdy Contreras-Giron, una estudiante de Pace que “salió” como Dreamer luego de que el presidente Trump anunció su decisión de finalizar el programa en septiembre del año pasado. “Cuando elijo salir, es porque estoy orgullosa”, dijo en un evento universitario. “Ser una Dreamer, como somos identificados, no es solo ser un soñador. Somos tus vecinos, somos iguales, somos tus compañeros de clase, somos niñeras de tus hijos, tus enfermeras”.

Al igual que los mejores estudiantes de Pace, Lisdy es inteligente, esforzada y ambiciosa. Ella es una valiosa incorporación a la comunidad de Pace, y es una valiosa incorporación a este país. Necesitamos estudiantes como ella, tanto Dreamers como inmigrantes, y el país también los necesita. Esperemos que el Congreso y el Presidente puedan usar el tiempo otorgado por la decisión de la Corte Suprema esta semana de encontrar un camino que sea incluyente, justo y beneficioso, no solo para los Dreamers sino también para el país.

-Marvin Krislov es el presidente de Pace University