Desmantelan banda que extorsionaba a sus víctimas por teléfono

Al menos 55 personas cayeron en la trama de dar dinero para evitar que maten a familiares

NUEVA YORK.- Las autoridades anunciaron este martes que lograron desmantelar una red de extorsión que se dedicaba a intimidar por teléfono a sus víctimas a través del estado, con amenazas de matar a sus familiares si no accedían a pagar cuantiosas sumas de dinero.

La investigación determinó que al menos 55 personas fueron extorsionadas no solo en el condado de Onondaga, sino también en los condados de Kings, Nassau, Oneida, Madison, Oswego, Cayuga, Niagara, Cortland y Genesee.

Las autoridades lograron dar con la red tras una operación conjunta entre la Policía Estatal y la Unidad de Investigaciones Especiales de la Fiscalía General de Nueva York.  Se puso bajo arresto al líder de la banda Giovani Ayala Rodríguez, también conocido como “George Peters”, de 27 años, originario de Puerto Rico y sus cómplices Eligio Jiménez Correa, 40 años y Orlando González Rivera, de 26 años, ambos residentes de Syracuse, quienes conducían  el ingenioso esquema de extorsión telefónica desde el condado de Onondaga, localizado en el centro del estado.

La acusación, revelada ante un tribunal del condado de Onondaga, imputó ​​de múltiples cargos a los acusados: entre ellos de robo a gran escala, coacción y conspiración para delinquir.

Si se los declara culpables de todos los cargos imputados, Ayala Rodríguez y Jiménez Correa enfrentan entre 10 a 20 años de prisión; González Rivera enfrenta entre 7 y 20 años de prisión.

Modus Operandi

El anuncio sobre el arresto de los implicados y los detalles de cómo operaban fue hecho por la Fiscal General Barbara Underwood y el Superintendente de la Policía del Estado George P. Beach.

“Los acusados ​​participaron en un plan vergonzoso para aterrorizar y robar a los neoyorquinos. El golpe que hemos dado hoy debería enviar un mensaje inequívoco a aquellos que buscan extorsionar a los neoyorquinos: no se saldrá con la suya”, dijo la Fiscal General Underwood.

De acuerdo con las autoridades, Ayala Rodríguez escogía a sus víctimas a quienes llamaba afirmando que sus parientes cercanos habían sufrido un accidente automovilístico en el que resultó lesionado su sobrino. El hombre les decía por teléfono que tenía retenidos en una residencia cercana a la supuesta escena del accidente, al hermano, cónyuge o padre de la víctima. Durante la conversación, Ayala-Rodríguez exigía dinero a la víctima, alegando que su pariente lesionado no tenía ningún seguro para pagar las facturas relacionadas con el accidente.

“Nuestra investigación descubrió este despiadado plan diseñado para extorsionar a las víctimas a través del miedo y la intimidación, y este tipo de actividad criminal simplemente no será tolerado”, dijo de su parte el Superintendente Beach.

Siempre de acuerdo a la acusación formulada por las autoridades, Ayala Rodríguez amenazó con causar daño físico a los familiares de las víctimas si no se pagaba un rescate. Para inculcar aún más el miedo y el cumplimiento de sus demandas, Ayala-Rodríguez afirmó que era un traficante de drogas y / o miembro de una pandilla. Cuando ciertas víctimas dudaron en cumplir con sus demandas, Ayala-Rodríguez amenazó con dispararles a sus familiares.

Este caso fue el resultado de una investigación después de múltiples quejas de víctimas que recibieron llamadas telefónicas de individuos que alegaban haber secuestrado o detenido a sus familiares, el NYSP y la Fiscalía General abrieron una investigación sobre un esquema de robo en curso por extorsión en marzo de 2018, las agencias emitieron una alerta al consumidor advirtiendo a los neoyorquinos de esta trama delictiva.

En base a las declaraciones de los fiscales, algunas víctimas fueron supuestamente dirigidas a pagar el rescate siguiendo una serie de instrucciones para entregar el dinero a lugares específicos, algunos en las cercanías de las calles Westcott y East Fayette en la ciudad de Syracuse. En otros casos, las víctimas fueron supuestamente obligadas a pagar el dinero del rescate mediante diversas formas de transferencias electrónicas a cuentas específicas en los Estados Unidos.

Después de pagar el dinero del rescate, las víctimas fueron supuestamente dirigidas a los hospitales del área para recoger a sus familiares, sólo para enterarse de que habían sido víctimas de un engaño complejo y aterrador y que sus parientes nunca habían estado en accidentes automovilísticos o habían sido secuestrados.

Consejos para evitar ser víctimas de extorsión

La Fiscalía General del Estado de Nueva York recuerda a los neoyorquinos tener en cuenta los siguientes consejos

  •         Si la persona que llama es un extraño, esté alerta. Tenga en cuenta que este tipo de estafa de extorsión depende del miedo. El estafador sabe que necesitan trabajar rápidamente para obtener su dinero, ya que puede tratar de tomar medidas, incluso cuando habla por teléfono con el estafador, para averiguar si su familiar está en peligro real. Los estafadores intentarán mantenerte en la línea.
  •         Nunca le des información personal a un extraño por teléfono.
  •         Nunca envíe dinero a través de Western Union, MoneyGram o cualquier otro servicio de cable a un extraño.
  •         Nunca compre tarjetas de regalo o dinero con el propósito de proporcionar los números de tarjetas de regalo a otra persona.
  •         Póngase en contacto inmediatamente con la policía si recibe una llamada como las que se describen aquí.