Fumar en la ciudad de Nueva York será cosa de ricos

A partir de este viernes aumenta a $13 el precio mínimo de la cajetilla de cigarrillos en la Gran Manzana, el más caro de toda la nación
Fumar en la ciudad de Nueva York será cosa de ricos
Con los nuevos precios, las personas que se fumen una cajetilla de cigarrillos al día terminarían pagando un promedio de $4,745 al año.
Foto: Archivo

Los neoyorquinos tendrán que pensarlo dos veces antes de acercarse a una bodega para comprar un paquete de cigarrillos. A partir de este viernes, la ciudad de Nueva York se convertirá en la urbe con el precio más alto por cajetilla de cigarrillos en toda la nación.

El Departamento de Salud e Higiene Mental (DOHMH) de la Gran Manzana anunció que a partir de este viernes la ciudad de Nueva York aumentará el precio base de los cigarrillos a $13 por un paquete de 20. Con este nuevo precio, las personas que se fumen una cajetilla al día terminarían pagando un promedio de más de $4,745 al año.

Este aumento forma parte de una serie de legislaciones anunciadas el año pasado por el alcalde Bill de Blasio, que buscan reducir el número de fumadores en la ciudad a 16,000 en el año 2020 (una disminución del 17%).

Según un comunicado del DOHMH, el tabaco sigue siendo uno de los principales contribuyentes de muertes prevenibles y prematuras en la ciudad de Nueva York, matando  a unas 12,000 personas al año.

El mismo reporte indica que, si bien las tasas de tabaquismo en la Gran Manzana disminuyeron del 21.5% en 2002 al 13.1% en 2016, aún hay más de 850,000 adultos neoyorquinos que fuman.

También, indica el DOHMH, se ha avanzado mucho en la disminución del número de jóvenes que fuman, cuya cifra se redujo en aproximadamente un 70% entre 2001 y 2017. Sin embargo, todavía hay alrededor de 15,000 jóvenes que son fumadores de cigarrillos.

El DOHMH dijo que se ha demostrado que aumentar el precio de los cigarrillos previene que jóvenes y adultos comiencen a fumar y alienta a quienes fuman a dejar o reducir el consumo.

“Ahora es un buen momento para tratar de dejar de fumar, y nuestro programa ‘NYC Quits‘ puede ayudar. Incluso si solo fumas un par de veces al día, o si no fumas todos los días, el dinero se acumula, y también lo hace el riesgo para tu salud”, dijo la comisionada de Salud, la doctora Mary T. Bassett.

En agosto de 2017, De Blasio firmó varios proyectos de ley para reducir el consumo de tabaco, incluido el aumento de los precios mínimos para todos los productos de tabaco y la completa prohibición de la venta de cigarrillos y productos de tabaco en todas las farmacias de la ciudad, principalmente en las grandes cadenas como Duane Reade y Wallgreens, entre otras. Esta prohibición entrará en vigor el 1 de enero de 2019.

Las leyes también buscan reducir a la mitad (50%) el número de licencias para vender tabaco en comercios minorista, así como crear una licencia para vendedores minorista de cigarrillos electrónicos y limitar el número de de minoristas que venden ese tipo de cigarrillos.

Con esto se estima que durante la próxima década, se le hará más difícil a los neoyorquinos encontrar cigarrillos en pequeñas tiendas y bodegas de la esquina.

De igual forma, una de las leyes requerirá que edificios residenciales con tres o más unidades creen políticas de fumar y que sean compartidas por los caseros con los residentes actuales y futuros. Esto incluye el prohibir fumar cigarrillos en áreas comunes de la residencia. Según el DOHMH esto ayudará a las personas a evitar el humo de segunda mano.

Hace casi un año, cuando fueron firmadas las leyes  —siete en total— la cajetilla de cigarrillos costaba $10.50, por lo que la subida a $13 representa un incremento de 25%, colocando a Nueva York como la ciudad más cara para fumar en todo Estados Unidos.

A la vanguardia nacional

La Gran Manzana ha estado a la vanguardia de la lucha contra el tabaco a nivel nacional desde hace muchos años y esto ha conducido a una disminución significativa en el número de fumadores. En el 2002el alcalde de ese entonces, Michael Bloomberg –un exfumador– impulsó varias iniciativas anti-tabaco muy controversiales  que convirtieron a Nueva York en una de las primeras ciudades del país en vetar el cigarrillo en los bares y restaurantes. A esa polémica ley le siguió una iniciativa de “aire más limpio” en espacios públicos, que en el verano de 2011 prohibió fumar en más de 1,700 parques y 22 kilómetros de playa en la ciudad.

Hay ayuda para dejar de fumar

El DOHMH informó que el uso de medicamentos para dejar de fumar, como los parches de nicotina y las pastillas, puede duplicar las posibilidades de dejar de fumar con éxito. La mayoría de los seguros privados y el programa de salud gubernamental para personas de bajos ingresos, Medicaid, cubre una variedad de medicamentos para dejar de fumar,  por lo que se pueden adquirir de manera gratuita o a bajo costo.

Para obtener un kit inicial gratuito de medicamentos para dejar de fumar o hablar con un entrenador para dejar de fumar, visite nysmokefree.com o llame al 1-866-NY-QUITS (1-866-697-8487).