Templo judío en Long Island se convierte en santuario para evitar deportaciones

Long Island concentra 42% de los casos de deportación en todo el estado de Nueva York

“Los judíos también fuímos víctimas de mucha persecución y no podemos olvidar nuestro pasado y dejar de ayudar a tantos inmigrantes que hoy están siendo perseguidos”, destacó Nanci Weber, directora del Templo Beth El, en Huntington.

Allí, la organización de Comunidades en contra del Odio en Long Island (LIICAH) y la Red de Respuesta Rápida de Huntington están asesorando legalmente a los indocumentados.

“Nuestro propósito es mantener las familias unidas. Apoyamos y tratamos de encontrar los mejores servicios para los inmigrantes indocumentados”, destacó Renee Bradley, directora de la organización, citada por el portal Noticia Long Island.

La Red se dedica a proporcionar asistencia legal y de traducción a inmigrantes que han sido arrestados o en proceso de deportación. “Cuando son deportados continuamos representándolos buscando la manera de que ellos regresen”, señaló Bradley.

La Red no sólo ayuda a familias en Nueva York, también en El Salvador y Nicaragua. Han hecho alianzas legales claves con la Coalición de Nuevos Santuarios de Nueva York y la Unión de Libertades Civiles (ACLU) para contactar a familias con casos de arrestos y deportaciones.

“Nos preocupa la relación que hay actualmente en Long Island entre la policía y ICE, rama investigativa del Departamento de Seguridad Nacional y por eso hacemos un llamado a líderes locales para que les presten atención a este problema”, enfatizó Bradley.

Líderes del Templo Beth El en Huntington escucharon el llamado y el 24 de mayo lo declararon santuario de inmigrantes en Long Island.

Juan Carlos Ruiz, cofundador de La Coalición de Nuevos Santuarios de Nueva York, destaca que la Coalición cuenta en la ciudad de Nueva York con 25 santuarios, los cuales son iglesias o templos de diversas religiones y un total de 300 en todo el país.

En Long Island se concentra 42% de los casos de deportación en todo el estado de Nueva York desde que empezó la Administración Trump, acota Ruiz.

Dice que el mensaje “de odio” de la Casa Blanca ha dado licencia a muchos abusos y tenemos que trabajar unidos para no permitirlo”, advirtió.