“Un soldado delató a mi esposo a La Migra”

El caso de un repartidor de pizza en riesgo de deportación enciende las alarmas en Nueva York
“Un soldado delató a mi esposo a La Migra”
Pablo Villavicencio, el repartidor de pizza, en riesgo de deportación.

NUEVA YORK. – En un caso que no registra precedentes en la ciudad ni a través del Estado de Nueva York, un soldado interrogó a un repartidor sobre sus documentos migratorios cuando iba a entregar un pedido de pizza, como éste no los tuvo, el militar llamó a inmigración y él mismo lo entregó a “La Migra”.

“No hay palabras que puedan definir el drama que estamos viviendo mis hijas y yo. De un momento a otro, la vida cambió para nosotros y lo único que pido ahora es: Que no vayan a deportar a mi esposo, que le den una oportunidad”, clamó Sandra Chica, la esposa de Pablo Villavicencio, de 32 años, quien fue arrestado el viernes pasado al mediodía, cuando fue a entregar una pizza en una base militar en Brooklyn.

Se trata de la instalación militar Fort Hamilton, localizada en la avenida General Lee, entre los vecindarios Bay Ridge y Dyker Heights, en Brooklyn.

El caso ha encendido las alarmas en Nueva York, donde organizaciones defensoras de los inmigrantes continúan denunciando a diario arrestos con el consiguiente desmembramiento de familias completas.

“Por Dios que está pasando, cómo es posible que en la ciudad de Nueva York, ahora los soldados cambien su rol por el de intermediarios de los agentes de inmigración”, dijo Chica al explicar que el arresto de su esposo se produjo después que el soldado de guardia en Fort Hamilton,  llamara a los agentes de migración (ICE).

Pablo Villavicencio junto a su esposa e hijas.

La mujer accedió a hablar con este medio por teléfono y contó que está desesperada porque no tiene ningún pariente que pueda darle una mano en el cuidado de Luciana y Antonia de 4 y 3 años respectivamente, para poder dedicarse a gestionar la libertad de Pablo, el padre de las criaturas.

Detalló Chica, originaria de Colombia y tiene ciudadanía estadounidense, que una vez que fue arrestado, su esposo fue trasladado a la cárcel de migración en Manhattan, desde donde se comunicó con ella el mismo viernes y le contó lo sucedido.

“Como de costumbre, fue a la base militar a entregar un pedido de pizzas. Pero esta vez, el oficial de guardia –que identificó como afroamericano- le pidió un documento de identificación válido, como no lo tuvo, el soldado llamó a inmigración para que lo arrestaran”.

El arresto es escandaloso y cruel

El concejal Carlos Menchaca que preside el Comité de Inmigración del Concejo Municipal criticó las circunstancias del arresto del inmigrante ecuatoriano.

“El arresto de Pablo Villavicencio en la base militar de Fort Hamilton es escandaloso, cruel e inútil. Ahora, un neoyorquino trabajador que hace su trabajo enfrenta todos los peligros que conlleva la detención y deportación por parte de ICE. El Sr. Villavicencio, que tiene una solicitud de tarjeta verde activa, y cuya esposa e hijos son todos ciudadanos de Estados Unidos, merece su libertad y vivir y trabajar en paz mientras su solicitud esté pendiente”, dijo Menchaca.

Chica reveló que conoció a Pablo Villavicencio, hace 5 años, se casaron y fruto de la unión, nacieron las dos niñas. Así mismo dijo que en febrero de este año, sometió ante las autoridades de inmigración la documentación matrimonial para regularizar el estatus de residencia de su esposo, quien llegó al país hace 10 años.

Menchaca agregó que la administración federal tiene una obsesión insensata por detener a las personas respetuosas de la ley, dividir a las familias y apuntar a las personas en el trabajo.

“Estas tácticas están específicamente diseñadas para intimidar a las comunidades de inmigrantes mediante el miedo. La ciudad de Nueva York se mantiene fuerte y trabaja arduamente para proteger los derechos civiles de todos, y el NYPD no coopera con ICE excepto en circunstancias extremadamente limitadas, pero incidentes como lo que sucedió en la base militar nos recuerdan que debemos vigilar constantemente y usar todas las herramientas en nuestra disposición para protegernos y proteger a nuestros vecinos”, insistió el edil.

Piden se investigue a base militar

Javier H. Valdés, codirector de Se Hace Camino Nueva York, declaró que ICE sigue buscando cualquier excusa para atacar a las familias inmigrantes.

En primer lugar, subrayó Valdés, “exigimos la libertad inmediata de Pablo Villavicencio. A la vez, requerimos que en esta base realice una investigación inmediata y se comprometa a parar cualquier colaboración con ICE”.

El activista destacó que este caso muestra la crisis que sigue perjudicando a las comunidades de inmigrantes.

“Se trata de un padre de dos hijas ciudadanas estadounidenses, con una petición en proceso para ajustar su estatus migratorio. Y ahora tenemos el caso trágico y ridículo de una base militar siendo cómplice de esos ataques, mientras que el señor Villavicencio estaba haciendo su trabajo de entregar pizzas para sostener a su familia”, agregó Valdés.

Este medio intentó obtener reacciones tanto de un portavoz de la base militar Fort Hamilton, como de ICE, sin obtener ninguna respuesta al cierre de la edición.

Las más afectadas

“Las niñas no dejan de preguntar por su padre. El fin de semana hablamos con él por teléfono, estaba llorando y las niñas se dieron cuenta y no supimos qué responderles. Ellas son las más afectadas, están sufriendo mucho, por favor ayúdenme”, imploró la joven madre, al tiempo de decir que su esposo fue trasladado el fin de semana a una cárcel de migración en Nueva Jersey.

Las últimas redadas de ICE en Nueva York han dejado como saldo decenas de familias separadas. El drama de la familia Villavicencio-Chica, que reside en Hempstead, Long Island, pinta de cuerpo entero los efectos de la política migratoria de la Administración Trump.

“Pablo es un hombre muy trabajador. Él es el soporte económico del hogar, yo trabajo a tiempo parcial y nos turnamos para cuidar a las niñas porque no tenemos familiares aquí. No puedo imaginarme lo que sería de nosotras si deportan a Pablo”, agregó finalmente Chica.