El boricua tejedor de Brooklyn

Un video de Louis Boria tejiendo en el subway en su ruta al trabajo se hizo viral, un golpe de suerte para su negocio y para su pasión por enseñar esta manualidad a chicos y grandes
El boricua tejedor de Brooklyn
Imagen de Louis Boria en el subway en ruta al trabajo. Él se despojó del miedo a ser juzgado por desarrollar una manualidad realizada generalmente por madres y abuelas.
Foto: Suministrada

Todo comenzó hace 10 años. Louis Boria soñó una noche que tejía… y despertó con los brazos en el aire. Y así, de un día para otro, decidió que no era demasiado tarde para aprender.

Recordó que si bien su abuela Josefina Cruz, oriunda de Vieques, quiso enseñarle a hacer crochet cuando tenía 14 años, él no aprendió porque su verdadero interés estaba en la calle, con sus amigos.

Con eso en mente se empeñó en dominar la técnica de tejer, sin más maestros que tutoriales en YouTube. Un año después abrió su propia empresa con la marca Brooklyn Boy Knits (El chico tejedor de Brooklyn). Entre sus creaciones más llamativas están están el “Bushwick Convertible”, un gorro que se convierte en capucha, y la “Red Hook Infinity”, una bufanda con gorro incorporado.

Ese golpe del destino sumado al furor causado por un video viral de Louis tejiendo en el subway en su camino al trabajo (desde Bensonhurst hasta el Hospital Mt. Sinai, en el Alto Manhattan), le han dado fama y empuje no solo a su negocio, sino a su pasión por enseñar a tejer, reafirmar sus raíces boricuas y ayudar a los niños y jóvenes a luchar contra el bullying.

“Ser puertorriqueño es mucho más que agitar una bandera y cantar reguetón. Se trata de preservar mi cultura de una manera que honre a la isla de donde vinieron mis abuelos. Se trata de conocer y aprender la historia de cómo mi familia tuvo problemas tanto en la isla como aquí en Nueva York. Recuerdo que mis padres se aseguraron de que se hablara español en casa. Fue una de las primeras cosas que mi madre me enseñó. Mi abuela se aseguró de que nos llevaran a la iglesia todos los domingos, y fue mi abuela la primera que me mostró cómo hacer mi primera olla de arroz con gandules ja ja ja”, afirmó Boria a El Diario.

Ser puertorriqueño y mantener viva su herencia es lo más importante de su vida, apuntó. “A menudo, muchos de nosotros olvidamos de dónde venimos y perdemos nuestra identidad en el proceso. Me aseguro de mantener constantemente el ritmo de lo que sucede en la isla (especialmente desde el huracán María) y viajo a Puerto Rico por lo menos una vez al año. Enseñar a mis sobrinos y sobrinas quiénes son y de dónde venimos es como mantengo mi patrimonio vivo. Las vistas, los sonidos, los sabores, la religión, el idioma, las tradiciones es lo que significa ser puertorriqueño para mí”, añadió.

Sus padres Louis Boria (fallecido) e Ivelis Mangal son puertorriqueños y sus abuelas maternas vinieron a Nueva York de Vieques y Yabucoa. Louis tiene 43 años y tiene tres hermanos. Además, reconoce que el arte siempre ha estado presente en su vida, ya que su madre es ilustradora y sus hermanas también tienen inclinación por la creatividad. Por eso se ha asegurado de pasar el conocimiento del tejido a sus sobrinos.

Golpe viral

En noviembre del año pasado, alguien grabó un video de Louis Boria tejiendo, muy concentrado, en el subway. “Este hermano en el tren es mi héroe hoy #selfcareonthesubway” escribió nada menos que Franchell “Frenchie” Davis, una cantante y actriz de Broadway, quien saltó a la fama al participar en el concurso American Idol.

El video se hizo viral y Louis comenzó a recibir órdenes de sus creaciones de inmediato. También sus seguidores en las redes sociales crecieron rápidamente, ahora tiene más de 10,000 en Instagram y su comunidad en Facebook tiene más de 13,000 integrantes.

Varios medios de comunicación anglosajones y latinos le han entrevistado, ha sido invitado a participar en programas para la comunidad de tejedores como “Tea with Shea”.
También da charlas motivacionales para chicos y grandes sobre la importancia de perseguir los sueños, así como aprender a enfrentar las burlas y las críticas de la gente –o bullying. “Que mi foto se haya hecho viral es porque yo me desprendí de los miedos de tejer en público”, declaró para el documental “Hombres en la comunidad de tejedores”, realizado por Clara Chen.

“Mi historia es diferente. Estoy rompiendo barreras de los roles de género en una industria para mujeres”, apuntó.

Boria lanzó un mensaje en sus redes sociales buscando un lugar para realizar talleres y fue contactado por Natalia Russo, directora de la escuela pública 145 del Alto Manhattan. Con el patrocinio de la marca Lion Brand, que donó hilos y agujas para tejer, han impartido clases a más de 200 alumnos de dicha escuela bajo el programa “Yarnementary”, el cual esperan replicar en otras escuelas de la ciudad.

“Creo que es importante enseñar a los niños a tejer porque les ayuda a la coordinación ojo-mano, matemáticas, y cómo hacer algo con dos varitas y una cuerda de hilo. Es increíble”, dijo en su oportunidad el diseñador de prendas de vestir tejidas Josh Bennet.