Vecinos de East Harlem aprenden a salvar vidas con sus manos

Autoridades de Salud neoyorquinas enseñan técnicas de resucitación cardiopulmonar a los residentes de “El Barrio”
Vecinos de East Harlem aprenden a salvar vidas con sus manos
Muchos hispanos participaron en el entrenamiento gratuito sobre CPR en el East. Harlem.
Foto: Cortesía DOHMH.

Si existe un sector en la ciudad de Nueva York donde es realmente vital que sus residentes sepan cómo realizar una resucitación cardiopulmonar (CPR), ese sector es el East Harlem.

Este popular vecindario de la Gran Manzana, también conocido como “El Barrio” por su alto número de residentes de origen hispano, cuenta con una de las tasas más altas de personas sufriendo de enfermedades cardíacas como hipertensión así como otros males que podrían afectar el corazón incluyendo la diabetes y obesidad.

Por esta razón, el Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York (DOHMH) unió fuerzas, esta semana, con el hospital New York-Presbyterian para entrenar y educar a los vecinos del East Harlem en técnicas de resucitación cardiopulmonar, pero utilizando sólo las manos (Hands-Only CPR).

“Sabemos que este vecindario tiene altos índices de enfermedades cardíacas y de factores de riesgos para sufrir muerte cardíaca súbita. A pesar de esto, los mensajes de prevención no están alcanzado a estas comunidades desfavorecidas. Por esto es importante que éste haya sido el primer vecindario que seleccionamos para esparcir este mensaje para salvar vidas en los cinco condados de Nueva York”, dijo la doctora Holly Andersen, cardiólogo preventivo del New York-Presbyterian Hospital y directora de Educación y Alcance en el Ronald O. Perelman Heart Institute.

“Los paros cardíacos súbitos suman cerca de la mitad de todas las muertes por problemas del corazón y eso es más de 360,000 fallecimientos al año en este país; eso es una persona cada 2 minutos (…) Los hombres hispanos son más propensos que los blancos a sufrir un infarto a una edad más joven”, aseguró la especialista.

Según la doctora Andersen, quien es la creadora de la campaña #HandsOnlyCPR, la técnica, que es muy simple y consiste sólo en tres pasos –no se necesita realizar respiración boca a boca– puede salvarle la vida a una persona que esté presentando un paro cardíaco o un infarto en apenas 60 segundos.

La experta aseguró que casi el 92% de las personas que tienen un paro cardíaco fuera de un hospital muere antes de llegar al mismo.

“Con cada minuto que pasa sin que se le administre CPR el chance de sobrevivir baja 10%. A los 5 minutos las células cerebrales comienzan a morir y a los 10 minutos el chance de sobrevivir es virtualmente cero”, explicó la cardióloga, quien agregó que el CPR aumenta las posibilidades de sobrevivir de un paciente de infarto hasta tres veces, porque ayuda a bombear sangre al cerebro y al resto del cuerpo.

“Por ello, el enseñarle a nuestra comunidad algo tan simple como el saber realizar un CPR puede literalmente salvarle la vida a cualquier persona. Esto es importante porque estamos perdiendo vidas muy jóvenes y valiosas (…) No hace falta tener una certificación y no vas a herir a nadie o vas a ser demandado porque hay leyes del ‘Buen Samaritano’ en cada estado para protegerte”, agregó la cardióloga.

La ‘Ley del Buen Samaritano’ protege legalmente a aquellos que atienden de emergencia a otros que están heridos o enfermos.

La doctora Holly Andersen, cardiólogo preventivo del New York-Presbyterian Hospital (derecha), muestra a la comisionada de Salud de NY, la doctora Mary Bassett, cómo realizar el CPR./DOHMH.

Reina el desconocimiento

Entre los muchos hispanos que participaron en el entrenamiento de resucitación cardiopulmonar con manos solamente en East Harlem se encontraba Beatriz Nivasch, una Venezolana quien aseguró que, aunque había oído sobre la existencia del CPR no sabía cómo se realizaba.

“Aprendí que con el CPR ‘hands only’ no hace falta la respiración boca a boca, que es una de las cosas que frena a la gente para hacerlo y esto es algo simple, pero algo que realmente le puede salvar la vida a cualquier persona en cualquier parte. Yo no soy médico, pero al participar en este entrenamiento pude darme cuenta cómo gente común y corriente puede ayudar a un paciente sólo por aprender esta técnica”, dijo Nivasch, quien conoce de cerca el peligro de las enfermedades cardíacas, debido a que su madre, un tío y su abuelo sufren de este tipo de afecciones.

La venezolana, quien tiene mucho años viviendo en Nueva York, recordó un incidente que presenció en una estación del Subway, que le hizo reflexionar sobre la importancia de que todas las personas sepan realizar CPR.

“Hace como dos meses una persona estaba subiendo las escaleras y se cayó en el pasillo de la estación y todo el mudo trató de ayudar; uno llamó al 911, otro le chequeó para ver si aún tenía pulso, otro lo tomó por la espalda y trató de sentarlo, pero ninguno le hizo CPR”, recordó.

“La gente lo trató de ayudar pero delicadamente y con miedo, porque uno, no siendo médico, se intimida. Nadie pensó que podía ser una ataque del corazón. Esto me hizo ver que cuando una persona está en esa situación hay que actuar con firmeza y rapidez, por eso hay que saber cómo hacer el CPR y practicarlo”, agregó Nivasch.

De acuerdo a datos ofrecidos por el DOHMH, sólo el 46% de las víctimas de un paro cardíaco reciben la ayuda que necesitan antes de que lleguen los servicios médicos de emergencia (EMS), y las mujeres tienen 50% menos de probabilidad que los hombres de recibir ayuda de otra persona.

“Una y otra vez, los primeros en responder en una situación de emergencia son familiares, amigos, vecinos y espectadores. Enseñar a los miembros de la comunidad a realizar esta sencilla intervención de salvamento de tres pasos es clave para aumentar la resiliencia y la preparación de vecindarios en toda la ciudad”, dijo la comisionada de Salud, la doctora Mary T. Bassett.

Por su parte, la doctora Andersen agregó que se estima que el 70% de los paros cardíacos ocurren en la casa por lo que si a una persona se ve frente a la necesidad de realizarle el CPR a alguien, seguramente se lo hará a un pariente o un ser querido.

En sólo 3 pasos

La técnica de Hands-Only CPR no requiere que se haga respiración boca a boca y la misma se realiza en tres pasos que toman menos de 1 minuto. Esos pasos son:

  • 1. Chequear (Check): asegúrese que la persona responde o está respirando normalmente.
  • 2. Llamar (Call): comuníquese con el número de emergencia 911 o pida a alguien más que lo haga.
  • 3. Comprimir (Compress): Comience a realizar compresiones en el centro del pecho de forma firme y rápida. Deben ser dos compresiones por segundo y por lo menos de dos pulgadas de profundidad (2×2).

Es fácil de aprender

Para ver videos que muestran cómo realizar correctamente la técnica del HandsOnlyCPR puede visitar la página del New York-Presbyterian: handsonly.nyc, y también la de la Asociación Americana del Corazón: heart.org/handsonlycpr.

Cifras de infarto

Un estudio del Duke Clinical Research Institute y publicado por JAMA Cardiology, confirmó las alarmantes cifras ofrecidas por la doctora Andersen: los infartos son la tercera causa de muerte en EEUU y más de 356,000 paros cardíacos ocurren fuera del hospital cada año en el país, de los cuales el 90% son fatales.

Otro reporte publicado en el New England Journal of Medicine encontró que sólo el 40% de los que sufren un infarto fuera de un hospital recibió CPR por parte de otra persona.