El fallo de la Corte Suprema que podría beneficiar a miles de inmigrantes

Foto: JIM WATSON/AFP/Getty Images)

El fallo de la Corte Suprema en favor de un nativo de Brasil podría beneficiar a miles de inmigrantes indocumentados de los Estados Unidos, para pelear y, quizá, detener en cortes las órdenes de deportación en su contra.

“Residentes no permanentes, como el peticionario aquí, que están sujetos a procedimientos de deportación y han acumulado 10 años de presencia física continua en los Estados Unidos, pueden ser elegibles para una forma de alivio discrecional conocido como cancelación de deportación”, apunta la Corte en su opinión.

Sin embargo, miles de inmigrantes no logran cubrir ese requisito cuando reciben las órdenes de expulsión del país, por lo que la Corte decidió que, aunque reciban su notificación, “el reloj no se detiene” para impedir que cumplan con un requisito que pueda beneficiarlos.

Los jueces decidieron con base en el caso de Wescley Fonseca Pereira, quien recibió una notificación del  Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para presentarse en sus oficinas, pero la cita no tenía ni fecha ni hora, por lo que el inmigrante no acudió.

Fonseca Pereira llegó legalmente a los Estados Unidos en 2000, pero dejó vencer su visa. En 2006, las autoridades migratorias le entregaron un citatorio para que acudiera a sus oficinas, pero sin fecha ni hora exactas, aunque después rectificó, el inmigrante nunca acudió a la cita. En marzo de 2013, el brasileño fue arrestado por una falta vial, situación que la autoridad migratoria aprovechó para intentar deportarlo, pero él  impugnó, alegando que nunca recibió un aviso.

El tribunal dictaminó 8-1 a favor de Fonseca Pereira contra el fiscal general Jeff Sessions, quien presentó un informe en el caso en marzo y anuló la decisión del Tribunal de Primera Instancia de Apelación sobre la llamada “regla de tiempo de detención”, que estaba en vigencia cuando Pereira no se presentó a una audiencia.

Los inmigrantes que llevan más de 10 años en el país y tienen vínculos significativos podrían ser beneficiados con este alivio discrecional, es decir, la autoridad migratoria debe considerarla en los casos.

¿Cuál es el beneficio real? Que cuando los inmigrantes reciban la orden de deportación, “el reloj no se detiene” para cumplir el requisito de los 10 años y sus abogados podrían lograr un beneficio.

Si un indocumentado es notificado para acudir a oficinas migratorias, “para que esa disposición tenga cualquier significado, el ‘aviso para aparecer’ debe especificar la hora y el lugar que el no ciudadano y su abogado deben comparecer en el proceso de deportación”, indica la decisión de la Corte Suprema, que consideró que sin esa información, el gobierno no puede esperar que un inmigrante acuda a una cita imprecisa.

Aquí los argumentos presentados en abril de este año.