Pandilleros convierten parque en la ’capital’ de la heroína y el crimen en Staten Island

Tras la polémica muerte de Eric Garner a manos de un agente, la policía se ha alejado de la zona
Pandilleros convierten parque en la ’capital’ de la heroína y el crimen en Staten Island
Tompkinsville Park, en Staten Island
Foto: GOOGLE MAPS

“Todos los días hay una pelea por aquí. Todos los días hay drogas. Es un desastre”, resume un vecino que prefiere no decir su nombre completo, luego de haber sido golpeado durante un asalto.

En el Parque Tompkinsville, en la costa norte de Staten Island, los pandilleros venden drogas a la vista, los estafadores revenden bebidas baratas y las prostitutas conducen a los clientes a la cáscara tapiada de lo que solía ser un Taco Bell.

Los residentes del área y los comerciantes dicen estar atrapados en un campo de batalla infestado de heroína y marihuana sintética (K2).

“Todos los días ves robos, prostitutas, gente fumando crack e inyectándose heroína”, dijo Xhafer Gjeshbitraj (52), propietario de un edificio al otro lado de la calle del pequeño parque triangular delimitado por Bay Street y Victory Boulevard.

“Es una zona de guerra, en el verdadero sentido de la palabra”, declaró a New York Post.

En los casi cuatro años desde que Eric Garner (43) murió en una pelea con un agente de NYPD al otro lado de la calle del parque, los lugareños afirman que el área ha empeorado, con los policías dudando en establecer la ley a riesgo de encender otra tormenta.

“Los muchachos ya no van a arriesgar sus trabajos”, dijo una fuente de alto rango de la policía familiarizada con el precinto.

Garner murió después de que un oficial lo estrangulara durante unos 15 a 19 segundos mientras estaban arrestándolo. En diciembre de 2014, el gran jurado del condado de Richmond exculpó al agente policial. 

Hoy, sintiendo que el Departamento de Policía de Nueva York les ha dejado a su suerte, los residentes están luchando por aferrarse a su comunidad.

“Por favor, no vendan heroína en esta entrada”, escribió el artista y estudiante de enfermería Alexis Scott (22) en una puerta en Bay Street. A la mañana siguiente  encontró una pila de jeringas usadas tiradas.

“Cada dos meses hay nuevos adictos que pasan el rato en el parque”, dijo Scott, quien se mudó a la cuadra hace unos tres años. “El parque simplemente los traga. Es como el Triángulo de las Bermudas”.

Los últimos en tomarse la molestia de limpiar el desastre son el grupo de voluntarios “Guardian Angels”, pero el esfuerzo ha tenido un comienzo difícil.

A mediados de mayo, Gjeshbitraj invitó a 10 de ellos a mudarse al primer piso de su edificio sin pagar alquiler. Su inquilino anterior, un consultorio médico, rompió recientemente un contrato de arrendamiento de 10 años, harto de que sus pacientes fuesen molestados por los delincuentes.

“Realmente pensarías que te retrasaron a principios de los 80”, dijo Deezo Strong, líder de los guardianes, a quien hace unos 10 días un pandillero que montaba bicicleta golpeó en la cabeza por tratar de romper una pelea. Cuando llegaron los policías, se negaron a tomar un informe.

Una de las bandas presentes se llama “Latin Kings”. La mayoría de las docenas de almas perdidas que se mueven sobre lo que algunos lugareños ahora llaman “Needle Park” (El parque de las jeringas) son en realidad de otros barrios, absorbidos en su órbita por la abundancia de drogas baratas y alcohol, dijo Scott.

“Ésta es la capital de la heroína de Staten Island”, comentó Gjeshbitraj. Y “va a empeorar“, dijo otro vecino. “El verano está a la vuelta de la esquina”.