El triunfo de los capitalistas de la detención de inmigrantes: ¿Quién hace dinero con toda esta crisis?

La detención indefinida de familias sería un exitazo para las empresas de prisiones privadas que tanto se han beneficiado de las acciones migratorias de este y el anterior gobierno. Sus acciones subieron esta semana tras la firma de la orden ejecutiva de Trump

El triunfo de los capitalistas de la detención de inmigrantes: ¿Quién hace dinero con toda esta crisis?
El 25% de los inmigrantes detenidos son enviados a cárceles de Geo Group. Otra gran compañía de prisiones es Core Civil, antes llamada Corrections Corporation of America
Foto: Getty Images

Las acciones de dos de las compañías penitenciarias más grandes del mundo disminuyeron a fines del verano de 2016 luego de que el gobierno de Obama anunció que dejaría de usarlas para encarcelar a la mayoría de las personas en detención migratoria.

La decisión se produjo después de años de quejas sobre las condiciones dentro de las prisiones y un informe del Inspector General del Departamento de Justicia que concluía que los centros de detención en manos de contratistas privados eran más peligrosos para los detenidos que las instalaciones administradas por el gobierno.

Pero todo eso cambió cuando Donald J. Trump fue elegido en noviembre de ese mismo año. Pocos días después de la inauguración del nuevo gobierno, el recién estrenado procurador Jeff Sessions, revocó la decisión del Presidente anterior, lo que provocó que las acciones de las compañías subieran una vez más.

Las acciones de Core Civic y Geo Group volvieron a dispararse la pasada semana, el día de mediados de junio en que el presidente Trump firmó una orden ejecutiva para poner fin a la separación de los niños inmigrantes de sus padres en la frontera de México y EEUU.

Esa misma semana, se dieron a conocer detalles de un proyecto de ley pendiente en el Congreso, que incluye $7 mil millones de dólares para construir nueva infraestructura cerca de la frontera, incluyendo más centros de detención permanentes y temporales.

Esto significa que, de ahora en adelante, el gobierno tratará de mantener a las familias detenidas indefinidamente a medida que progresan sus solicitudes de asilo o procesos de deportación.

La orden ejecutiva aumentará la necesidad de más espacio en los centros de detención familiar de Inmigración y Aduanas (ICE), lo que posiblemente traiga más negocios a las dos compañías, que operan centros de detención familiar de ICE además de otras empresas relacionadas con el encarcelamiento de inmigrantes.

Geo Group y Core Civic son solo dos de las compañías privadas que se benefician de los cambios en la política de inmigración y presionan a los gobiernos federales, estatales y locales por una suma de millones de dólares.

Ambas empresas gastaron millones de dólares en respaldar a miembros del Congreso durante 2018 con un enfoque en el influenciar los planes de gastos del Departamento de Seguridad Nacional y los Departamentos de Justicia, de acuerdo con los registros de transparencia en donaciones.

Geo Group casi duplicó sus gastos de cabildeo de 1 millón en 2016 a 1.7 millones en 2017, según Open Secrets, una organización que vigila el gasto en donativos e influencia política.

Recientemente, un portavoz de Core Civic, Pablo Páez, dijo a Reuters que la compañía “no aboga a favor o en contra de la legislación o políticas que determinan las bases o la duración de la detención de un individuo”, y agregó que no “imponen la inmigración”, leyes o políticas “.

No obstante, estas empresas presionan, dan dinero a los políticos y se vuelven prósperos cuando las políticas de inmigración se vuelven más estrictas. Geo Group, una de las dos compañías, dio generosamente al Pro-Trump PAC Rebuilding America Now y al PAC Republicano, el Fondo de Liderazgo del Senado. Cada una de ellas dio también 250,000 dólares al fondo de las festividades de inauguración del presidente Donald Trump en 2017.

Una red de refugios que manejan a miles de niños y niños no acompañados que han sido separados de sus familias en la frontera -alrededor de 100 albergues en 17 estados, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos- son en su mayoría administrados por empresas privadas.

Los contratistas de defensa están involucrados en la administración de las nuevas instalaciones en Tornillo, Texas, también conocida como una “ciudad de tiendas de campaña” que alberga a adolescentes separados de sus familias y que recientemente se han abierto.

Infinidad de otros negocios se benefician de más encarcelamiento de inmigrantes, como lo han hecho por años, a medida que se ha venido endureciendo la política migratoria.

Aplicación de la ley de inmigración: una bendición para las prisiones privadas

Geo Group y Core Civic (conocido como Corrections Corporation of America antes de un reciente cambio de nombre) dominan el mercado de detención de inmigrantes y lo han hecho durante muchos años.

El uso de cárceles privadas no es algo nuevo en los Estados Unidos de América, pero la disminución de la población penitenciaria regular y la menor tasa de criminalidad con el tiempo habría significado una reducción del negocio para esa industria.

El negocio a presente y futuro para ellos está en la inmigración, un área en la que el gobierno de EE. UU. Ha estado aumentando el gasto sin parar durante casi dos décadas.

La nación ha gastado 263 mil millones en la aplicación de la ley de inmigración desde 1986, según un informe del Consejo de Inmigración de Estados Unidos. Ese tipo de gasto no tiene precedentes en la historia del país.

La detención es una gran parte de eso, particularmente desde 2009, cuando el Congreso aprobó por primera vez un mandato para mantener el financiamiento de no menos de 33,400 camas de detención, conocidas como la “cuota de las camas”.

Desde entonces, esa cuota se ha incrementado a 34,000 y el gobierno Trump está tratando de mejorarla una vez más. No hay ningún precedente para una cuota de cama en cualquier otro sistema de justicia en los Estados Unidos a pesar de que la detención de inmigración es civil, no criminal.

Se suponía que la privatización de las cárceles y la detención migratoria llevaría a un sistema más económico, más flexible y mejor administrado, pero ha habido innumerables informes que han cuestionado la gestión de los centros de detención de inmigrantes a lo largo de los años, incluido el informe del Inspector General de 2016.

Mientras tanto, las cuotas de camas de inmigración han aumentado la participación privada de la industria de detención de inmigrantes, según un informe de Grassroots Leadership, un grupo activista crítico de la industria.

Al menos el 62% de las camas de inmigración de ICE en los Estados Unidos ahora son operadas por corporaciones carcelarias con fines de lucro y nueve de los diez centros de detención más grandes de ICE son privados, según ese informe. Ese porcentaje no llegaba al 50% antes de la cuota.

Las dos compañías privadas de prisiones también se han beneficiado de la apertura de centros de detención familiar después del aumento de migrantes de Centroamérica.

A raíz de este aumento en 2014, el gobierno de Obama abrió varios centros de detención familiares privados.  Core Civic administra el Centro Residencial South Texas Center en Dilley, Texas, y Geo Group administra el Centro Residencial del Condado de Karnes. Ambos continuarán beneficiándose de la expansión de la detención familiar.