Adolescente latina de NY recurre al bisturí para enfrentar ‘bullying’ y obesidad

A pesar de ser tan joven, una chica de origen ecuatoriano, que reside en Queens, se somete a una cirugía bariátrica que le cambió la vida para siempre
Adolescente latina de NY recurre al bisturí para enfrentar ‘bullying’ y obesidad
Ashley Falcones perdió casi 90 libras después de la cirugía bariátrica, pero lo más importante es que su autoestima regresó.
Foto: NYC Health + Hospitals/Bellevue

El acoso en la escuela había llegado a tal punto, que Ashley Falcones ya no quería regresar. Todos sus compañeros de clases se burlaban de ella, sin misericordia, y por una simple razón: sufría de obesidad.

A sus 15 años Ashley, nacida en Nueva York pero cuyos padres son originarios de Guayaquil, Ecuador, pesaba cerca de 300 libras y esto era algo que no sólo la estaba afectando física y mentalmente, sino que la había convertido en el hazmerreír de todos.

“Yo sufrí de ‘bullying‘ (acoso) toda mi vida por ser obesa. En la escuela elemental y en la escuela intermedia todos se burlaban de mí porque era diferente; era la chica más gorda de toda la escuela”, recordó la joven residente en Woodside, Queens, quien aseguró que esto le había afectado mucho su autoestima.

“Fue una época muy difícil para mí, especialmente porque cuando estás en esa edad quieres tener amigos y conectarte con otros, pero habían momentos en los que no quería ni ir a la escuela y pretendía que me sentía enferma para que mis papás no me llevaran (…) Era muy difícil ir a la escuela en esas circunstancias y prestar atención a las clases”, confesó la adolescente, quien dijo que había sido diagnosticada con obesidad mórbida desde que era muy pequeña.

Aunque Ashley nunca sufrió de depresión, el constante acoso escolar que sufrió por el sobrepeso que tenía, la había hecho que se convirtiera en una niña muy triste y malhumorada que nunca encontraba alegría en nada de lo que hacía. Y, mientras más sufría de ‘bullying’, más comía por la ansiedad y el estrés que eso le causaban. Por ello, su madre aseguró que la cirugía bariátrica a la cual se sometió en agosto pasado se convirtió en un salvavidas emocional para la pequeña.

“Ella tenía el autoestima muy bajo y lloraba mucho. Evitaba salir con nosotros a ningún sitio, porque no era sólo en la escuela en donde la molestaban por su peso, sino que la gente en la calle también era muy mala. No se daban cuenta que era sólo una niña, y sin medir sus palabras le decían que ‘tenía una cara muy bonita pero que todo ese peso la hacía ver fea”, recuerda Alicia Valencia, madre de Ashley.

“A mí me caían encima y me decían que yo tenía la culpa por no meterla en gimnasia o por no ponerla a dieta”, recordó Valencia quien aseguró que después de la cirugía su hija tuvo un cambio como de la noche a la mañana.

“Fue un cambio muy bonito porque ahora ella es una niña que le gusta conversar mucho; ahora sí quiere salir y tiene más amigas, el cambio definitivamente fue muy favorable”, dijo la madre ecuatoriana.

Remedio contra la diabetes

Según recordó Falcones, el peso excesivo no sólo le estaba afectando su autoestima y su rendimiento escolar, sino que estaba poniendo en riesgo su salud. Además de ser diagnosticada con obesidad mórbida, los médicos determinaron que la joven tenía pre-diabetes y si no hacía modificaciones en su vida de inmediato se podría convertir en diabética crónica.

“Toda mi familia, por parte de padre sufre de diabetes y son obesos. Y aunque mi papá está perdiendo peso también es obeso”, comentó Falcones.

Pero todo esto cambió en agosto pasado cuando la muchacha, con tan sólo 16 años, fue sometida a una cirugía bariátrica en el hospital Bellevue, convirtiéndose en una la primeras personas en realizarse esa compleja operación a una edad tan temprana en este centro médico ubicado en Manhattan.

Gracias el procedimiento quirúrgico, realizado en el Center for Bariatric Surgery and Weight Management del NYC Health + Hospitals/Bellevue, Falcones perdió casi 90 libras y su pre-diabetes desapareció. Ahora su meta es llegar a pesar entre 160 a 170 libras lo cual está tratando de lograr mediante un estilo de vida más activo y saludable.

A sus 15 años, y antes de la cirugía bariátrica, Ashley Falcones pesaba 300 libras.

Un proceso largo y complejo

La joven se interesó en la cirugía a la edad de 15 años cuando conoció la historia de una amiga de su mamá que gracias al procedimiento había perdido gran cantidad de peso. Pero debido a su corta edad, tuvo que esperar hasta cumplir los 16 años y debió pasar por un riguroso proceso de preparación física y mental de más de nueve meses que involucró citas con cirujanos, pediatras, nutricionistas y hasta un psicólogo.

Antes de la cirugía, los pacientes deben reducir la cantidad de alimentos que consumen y seguir una dieta saludable para demostrar que podrán hacerlo después de la operación. Pero cuando comenzó el programa, Ashley ganó peso y no fue sino hasta que perdió como 20 libras que le dieron la luz verde para llevar adelante la intervención quirúrgica.

“Yo quiero que esta cirugía sea exitosa y voy a hacer todo lo posible para no volver a ganar peso. Ya los cirujanos hicieron todo lo que pudieron y ahora es mi turno. Si vuelvo a ganar peso nunca voy a ser feliz”, dijo Falcones.

El doctor Manish Parikh, director del Center for Bariatric Surgery and Weight Management en el Bellevue, explicó en un comunicado que un equipo multidisciplinario compuesto por cirujanos, pediatras, dietistas registrados y especialistas en salud mental ayudan a identificar a adolescentes severamente obesos se beneficiarían con la cirugía bariátrica. El tiempo desde que los pacientes se consideran elegibles para cirugía hasta cuando se someten a la misma puede ser de 8 a 10 meses o más.

“La evidencia actual sugiere que los adolescentes con obesidad severa tienen una alta propensión a convertirse en adultos severamente obesos con condiciones médicas crónicas como diabetes e hipertensión. Existe mucha evidencia científica que apoya el uso de cirugía bariátrica como intervención temprana en adolescentes cuidadosamente seleccionados y severamente obesos”, dijo el doctor Parikh.

Por su parte, Falcones aseguró que agracia a la cirugía bajó de talla de ropa de 20 a la 14 y dijo que ahora, además de haber cambiado su dieta por una más saludable con más consumo de vegetales, va al gimnasio por lo menos tres veces a la semana.

“Ahora soy capaz de hacer más cosas, puedo salir, ser más activa y socializar con mis amigos. Puedo vestirse de cierta forma que me hace subir mi autoestima porque antes lo único que podía ponerme era lo que podía conseguir que me pudiera servir, pero ahora hay más cosas que se ajustan y se ven bien en mi cuerpo” agregó Falcones quien ahora se siente mejor y más segura consigo misma.

La joven, quien luego de graduarse de bachillerato quiere estudiar enfermería en la universidad, aconsejó a aquellos que sufren de obesidad y que han tratado de bajar de peso y no lo logran conseguir, que busquen ayuda médica.  

“Sé que es muy duro tener sobrepeso, especialmente a nuestra edad, por ello sugiero a aquellos que quieren perder peso y no están feliz consigo mismo, que tienen que trata de cambiar esto de una manera saludable haciendo dieta, pero si sienten que han hecho todo lo que estaba en tu poder y no lo logran, entonces creo que la cirugía puede ser beneficiosa en ellos”, aconsejó la menor.

Con la operación, luego de cumplir 16 años, Ashley perdió casi 90 libras y bajó de talla 20 a la 14.

Una década luchando contra la obesidad

The Center for Bariatric Surgery and Weight Management del NYC Health + Hospitals/Bellevue cumplió su décimo aniversario en mayo. Desde 2008, el centro ha proporcionado cirugía laparoscópica de mínima invasión para tratar la obesidad severa y, desde 2016, el hospital ha realizado la cirugía en adolescentes de 16 y 17 años que cumplen con los criterios de obesidad.

Más de 6,500 pacientes han tenido la cirugía durante los 10 años. De ellos, siete eran adolescentes de 16 o 17 años, y tres más habían cumplido 18 años antes de la cirugía.

Para finales de este año, los doctores proyectan que realizarán más de 1,100 procedimientos.

La cirugía bariátrica causa la pérdida de peso al reducir el tamaño del estómago y restringir la cantidad de alimento que puede contener el estómago. Las opciones de tratamiento incluyen derivación gástrica, gastrectomía en manga y banda gástrica ajustable.

La cirugía bariátrica también está disponible en otros dos hospitales del sistema de salud pública de la ciudad de Nueva York, NYC Health + Hospitals, el Hospital Harlem y Hospital Lincoln.

Para obtener más información sobre el programa llame al 212-562-3917.

Beneficios para la salud

Los resultados de salud para los pacientes incluyen:

  • En promedio, los pacientes pierden del 50 al 70% de su exceso de peso.
  • El 60 al 80% de los pacientes con diabetes tipo 2 experimentan una remisión completa de la enfermedad (sin medicamentos).
  • El 70% de los pacientes con presión arterial alta experimentan una remisión completa (sin medicamentos).
  • El 80% de los pacientes con niveles altos de colesterol vuelven a la normalidad.
  • El 90% de los pacientes con osteoartritis ven una mejoría significativa.

Un problema peligroso

La obesidad mórbida es definida por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH), como un sobrepeso del 50 al 100 por ciento por encima del peso corporal ideal o 100 libras (45 kg) sobre el peso corporal ideal. Además de disminuir la expectativa de vida, causa discapacidad, minusvalía y problemas de exclusión social. Por sus efectos a nivel colectivo es un problema de salud pública en muchos países y que se ha ido incrementando como efecto de los cambios en las costumbres sociales y alimentarias.