USCIS ajusta políticas para referir casos de inmigrantes a ICE para deportación

Las medidas buscan afinar el control migratorio del Departamento de Seguridad Nacional
USCIS ajusta políticas para referir casos de inmigrantes a ICE para deportación
USCIS ajusta sus políticas de control migratorio.
Foto: John Moore/Getty Images

La oficina de Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) publicó una nueva guía para notificar a inmigrantes su comparecencia ante un juez, a fin de dar seguimientos a las prioridades de control migratorio del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

El ajuste impacta en los casos en que se expedirá la Notificación de Comparecencia (NTA, por sus siglas en inglés) o el Formulario I-862, el cual se envía a un extranjero instruyéndole a comparecer ante un juez en una fecha determinada.

Cabe mencionar que este documento se emite cuando un inmigrante tiene proceso de deportación y, en este caso, se amplían los escenarios: por fraude, actividad criminal o cuando a un solicitante se le deniega un beneficio de inmigración y está presente como indocumentado en el país.

USCIS, que dirige Francis Cissna, indica que las nuevas políticas darán herramientas a los oficiales migratorios para aplicar la norma en caso de violaciones.

“Esta política actualizada provee a los oficiales de USCIS las guías claras que necesitan y merecen para reforzar las prioridades de cumplimiento de ley establecidas por el presidente (Donald Trump)”, apuntó Cissna en un comunicado.

La autoridad indicó que los receptores y peticionarios de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) están exentos de esta guía actualizada, pero sólo cuando su trámite está en proceso inicial o renovación, además cuando haya una posible cancelación del beneficio cuyo proceso se notifica por separado.

La medida permitirá determinar en qué situaciones USCIS puede referir casos a la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), pero no significa que sólo la primera puede expedir el NTA, ya que es también facultad de la segunda, así como de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Los casos que enumera la oficina son:

  • Cuando se corrobore fraude o falsa representación, y/o cuando un solicitante abuse cualquier programa relacionado a la recepción de beneficios públicos. USCIS expedirá una NTA aún si el caso es denegado por razones distintas a fraude.
  • Casos criminales en los que un solicitante sea convicto o acusado de un delito, o ha cometido actos que pueden ser catalogados como un delito, aún si la conducta delictiva no fue la base para la denegación o remoción. USCIS podría referir casos que involucren actividad criminal seria a ICE antes de la adjudicación de una petición de un beneficio de inmigración pendiente ante USCIS sin expedir una notifiación.
  • Cuando se niega un Formulario N-400 o Solicitud de Naturalización con base en buen carácter moral, debido a un delito.
  • En caso de que un inmigrante se quede en Estados Unidos como indocumentado, después de que se le haya negado un beneficio migratorio, como “green card”.

La nueva política no modifica algunos casos, donde se expide el NTA, principalmente en temas de seguridad nacional, cuando se sospecha que el inmigrante puede ser amenaza para EEUU.

También se aplicará a un inmigrante bajo el Estatus de Protección Temporal (TPS) cuando se le haya negado o cancelado el beneficio y esa persona no tenga otro estatus legal de inmigración para permanecer en el país.

La moficiación de la política se da luego de que en junio la Corte Suprema decidiera en favor de un nativo de Brasil.

“Residentes no permanentes, como el peticionario aquí, que están sujetos a procedimientos de deportación y han acumulado 10 años de presencia física continua en los Estados Unidos, pueden ser elegibles para una forma de alivio discrecional conocido como cancelación de deportación”, apunta la Corte en su opinión.

Sin embargo, miles de inmigrantes no logran cubrir ese requisito cuando reciben las órdenes de expulsión del país, por lo que la Corte decidió que, aunque reciban su notificación, “el reloj no se detiene” para impedir que cumplan con un requisito que pueda beneficiarlos.

Los jueces decidieron con base en el caso de Wescley Fonseca Pereira, quien recibió una notificación del DHS para presentarse en sus oficinas, pero la cita no tenía ni fecha ni hora, por lo que el inmigrante no acudió.