NYC quiere saber quién tiene huéspedes vía Airbnb

El concejo aprueba una ley para obtener datos de quienes alquilen a corto plazo
NYC quiere saber quién tiene huéspedes vía Airbnb
Desde hace años organizaciones comunitarias protestan que estos alquileres contribuyen a la falta de vivienda asequible./Mariela Lombard

El Concejo de Nueva York quiere ampliar el foco sobre la plataforma de alquileres temporales, Airbnb, y votó este miércoles una legislación que permite tener los datos de quienes tienen huéspedes para saber si cumplen con la legislación sobre estas rentas de corto plazo.

De acuerdo con lo aprobado por el Concejo, se requerirá a las personas que acepten comisiones por servicios que provean acomodo en un apartamento o casa, que provean la dirección del apartamento y el nombre de la persona que ofrece el espacio para un alquiler a corto plazo. Da igual que este alquiler sea para todo el apartamento o parte de este, Airbnb o empresas similares tendrán que proporcionar esta información.

En ciertos casos se tendrán que proporcionar todos los datos adicionales que requieran las autoridades como la URL del anuncio, el número de días que estuvo alquilado, las comisiones que ha recibido la plataforma de servicios de alquiler, etc.  En caso de que no se cumplimiento a esta medida, las personas que acepten comisiones “harán frente a penalidades civiles con multas de $5,000 a $25,000” por unidad de la que no se provea la información.

La ley del estado de Nueva York contempla que los edificios de tres o más unidades no ofrecer alquileres de menos de 30 días a no ser que el dueño esté presente en el momento en el que esté alquilado. Lo que se quiere evitar es que haya usuarios comerciales en la plataforma y la ciudad sospecha que entre el 20% y el 30% de quienes rentan a través de Airbnb lo son.

La legislación, promovida por la concejal Carlina Rivera, ha sido apoyada por 44 concejales, entre ellos el presidente del Concejo, Corey Johnson. Es una ley que se ha tramitado en menos de dos meses después de una audiencia ante la que sometieron testimonio grupos a favor y en contra de esta legislación. Quienes están a favor quieren acabar con estos alquileres que aducen que están retirando vivienda del mercado y encareciendo las pocas vacantes lo que complica la asequibilidad de los alquileres en la ciudad.

Quienes apoyan los servicios de Airbnb y la propia empresa esgrimen que esta es la manera en la que muchas familias pueden mantener sus casas al ganar un dinero extra.

Nueva York no es la única ciudad que tiene esta legislación. En San Francisco los alquiladores también tuvieron que presentar sus datos y esto rebajó mucho el número de ofertas en la ciudad.

Horas antes de que se votara y según informaban Metro y Bloomberg, un hospedador de Sunset Park presentó una demanda ante la ciudad y Airbnb, que acusa a los políticos de solo escuchar a la industria hotelera, está ayudando con los costos de esta acción judicial.

Desde Airbnb, la portavoz Liz DeBold Fusco, dijo con un comunicado que después de tomar cientos de miles de dólares en contribuciones de campaña de la industria hotelera “no nos sorprende que el Concejo de la Ciudad rechace a encontrarse con sus propios electores que confían en compartir sus casas para pagar las facturas y sin embargo votaron proteger los beneficios de los grandes hoteles”.

DeBold explicaba que ahora los neoyorquinos tendrán que soportar “violaciones de privacidad y acoso agresivo sin restricciones, validado por el Concejo”.