Video: Captan por primera vez al único sobreviviente de una extinta tribu amazónica

En 1995 un grupo de granjeros asesinó a los pocos pobladores de una tribu y esta persona fue la única que logró sobrevivir
Video: Captan por primera vez al único sobreviviente de una extinta tribu amazónica
Desde 1996 se sabía de su existencia pero nunca antes había podido ser visto tan de cerca.
Foto: YouTube

Por primera vez, luego de varias décadas, según informa The Guardian, una agencia informativa brasileña ha podido captar con su cámara al único sobreviviente de una tribu del Amazonas que desapareció hace más de 25 años.

En el video difundido por esta agencia y otros medios se aprecia claramente a un hombre de aproximadamente 50 años, semidesnudo, llevando consigo un hacha con la cual derriba a un árbol, y además se le ve en excelente estado físico y de salud.

“Está muy bien, cazando, manteniendo algunas plantaciones de papaya, maíz”, indicó Altair Algayer, un coordinador regional de la agencia indígena Funai, que opera en el estado amazónico de Rondônia, quien estaba con el equipo que filmó el video. “Él tiene buena salud y está en buena forma física al hacer todos esos ejercicios”, agregó.

A este hombre se le conoce como “el último de su tribu”. Para sobrevivir caza con arco y flecha distintos animales que hay en la zona, como cerdos salvajes, distintas aves y monos; también acecha a sus presas ocultas en agujeros con estacas de madera.

¿Cómo desapareció su tribu?

Entre 1970 y 1980, distintos grupos de personas que se dedicaban a la explotación madedera, así como granjeros y otros acaparadores de tierra se encargaron de expulsar a diversas poblaciones indígenas que radicaban en la zona, pero fue en 1995 cuando un ataque perpetrado por granjeros asesinó al único grupo de pobladores autóctonos que quedaba, por lo que este hombre sería el único sobreviviente de dicho suceso.

“El último de su tribu” fue localizado por primera vez en 1996 y desde entonces es monitoreado por la gente de Funai.

En 2015, se estableció de forma legal la reserva indígena de Tanaru y a partir de entonces, la gente de dicha organización suele dejarle en el lugar distintas herramientas y semillas para que este hombre las pueda ocupar; sin embargo, éste se rehúsa a tomarlas, en señal de que no quiere nada con la sociedad en general.

“Entiendo su decisión. Es su signo de resistencia, y un poco de repudio, odio, dada la historia que vivió”, dijo Algayer.