Venezolana y otros modelos demandan a agencias de NYC por explotación laboral

Alegan que controlaban todos los aspectos de sus vidas y retenían sus cheques. Y si se quejaban entraban en la lista negra
Venezolana y otros modelos demandan a agencias de NYC por explotación laboral
Grecia Palomares, modelo venezolana
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA

Cirugías forzadas, explotación, humillaciones para mantener el peso y presión para cambiar de parejas, son algunas de las razones que motivaron a un grupo de modelos a demandar de manera colectiva a varias agencias de Nueva York.

El grupo de demandantes incluye hombres y mujeres, como la venezolana Grecia Palomares, contra las agencias Wilhemina, Next, Elite y Click.

“No hay nada de bello en la forma como la industria del modelaje en la ciudad de Nueva York trata a sus modelos. Los acusados ​​-algunas de las agencias de modelaje más grandes y poderosas de la ciudad y del mundo– han aprovechado sistemáticamente los modelos que dicen representar al desviar ilegalmente millones de dólares“, alega la demanda.

La querella colectiva, liderada por Louisa Raske, alega que las agencias controlaban todos los aspectos de las vidas de los modelos, además de su peso y figura. Su poder de negociación era escaso. Y si se quejaban entraban en la lista negra.

También debían asistir a eventos sociales frecuentados por “personas famosas, como Donald Trump, en apoyo de sus carreras”, dice la demanda. Se les requirió mantener a sus agencias informadas de su paradero en todo momento, incluso cuando iban a una cita médica, salían con amigos o estaban de vacaciones.

La agencia Next ordenó a Vanessa Perron “tener un procedimiento para adelgazar los muslos, junto con instruirle que debería perder peso, cambiar su cabello, vestirse de manera diferente y hacer más ejercicios”, dice la demanda.

A Melissa Baker la agencia Click, según los documentos, le sugirió que abandonase a su novio, que estaba prestando servicio militar en Afganistán, y que lo “reemplazara con una celebridad o un atleta profesional”.

Click aún le debe a Baker decenas de miles de dólares después de volver a usar su imagen en una campaña de L’Oreal sin pagarle por ello, dice la demanda.

El modelo Alex Shanklin denunció que a veces esperaba hasta tres meses para recibir un cheque.

A veces, el dinero simplemente desapareció, alega la demanda, con miles de dólares en “gastos indocumentados” que con frecuencia se extraían de los cheques y que llegaban a representar hasta el 70% de sus ganancias.

La demanda, que pide daños no especificados, también afirma que Marcelle Almonte fue obligada por la agencia MC2 de Miami a meterse en “apartamentos de modelos” con otras ocho personas y todavía desembolsar $1,850 dólares al mes por una habitación compartida.

Los documentos de la corte también acusan a las agencias de ofrecer “avances” para aquellos modelos que tenían problemas de dinero justamente por no recibir sus salarios, y luego cobrarles una tasa de “interés sustancial”.

Raske, Baker y Shanklin primero demandaron a 25 agencias en 2012, alegando que las compañías retuvieron el pago o reciclaron sus fotos sin compensación adicional.La demanda fue desestimada.

El presidente ejecutivo de Wilhelmina Models, Bill Wackerman, caracterizó las acusaciones como aspectos normales del negocio. Las otras agencias nombradas en la demanda no respondieron a una solicitud de comentario, según New York Post.