En julio se crearon 157,000 trabajos nuevos

La tasa de desempleo quedó en 3.9% y para los latinos en el 4.5%
En julio se crearon 157,000 trabajos nuevos
El mes pasado se crearon 19,000 empleos nuevos en la construcción./Archivo

El mes pasado se crearon 157,000 empleos nuevos, un número que dejó una cierta insatisfacción entre algunos analistas que esperaban una cifra más elevada que bordeara los 200,000. La tasa de desempleo quedó en el 3.9% frente al 4% del mes anterior y la de los latinos en el 4.5%.

Según las cifras oficiales de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), los sectores en los que hubo más contrataciones fueron los servicios a negocios, manufacturas y por supuesto el sector de la salud que es, de forma ininterrumpida el que más ha crecido en los últimos años.

Aunque las cifras de julio son más bajas de lo que se preveía en cuanto a creación de empleo neto, en buena medida, y tal y como explican los economistas de Oxford Economics, buena parte de la rebaja se debe a una cuestión estacional que es la menor contratación de trabajadores en el sector de la educación (-25,000). En el lado positivo se revisaron al alza las cifras de los dos meses anteriores, con 59,000 empleos más de los contabilizados.

Después de todas las revisiones se han sumado una media de 224,000 empleos nuevos al mes en los últimos meses. Muchos economistas, no analistas de mercados, esperan que en julio las cosas no sean diferentes y haya una revisión al alza manteniendo así durante un mes más el crecimiento continuado de años.

La población activa, el número de personas que trabajan o que activamente buscan empleo se mantuvo en el 62.9%.

Lo que sigue sin ser tan prometedor como muestra el resto de tendencias es el crecimiento real de los salarios.

Las estadísticas apuntan a que anualmente el crecimiento de los salarios ha sido del 2.7%, “un porcentaje preocupantemente bajo dada la fuerza del mercado de trabajo”, según el economista del Center for American Progress, Michael Madowitz. Si las subidas interanualmente han fluctuado entre el 2.6% y el 2.8% en los últimos meses lo cual es muy bajo para un mercado en el que en teoría hay competencia por la mano de obra.

Pero además estos son crecimientos salariales antes de inflación. Una vez que se resta la subida del costo de la vida, en 2018 el crecimiento de los salarios es negativo, es decir, no ha habido, ya que los precios están subiendo, sobre todo, por el aumento de los costos de la energía.

Algunos analistas consideran que esta falta de subida de sueldos es el resultado de un relevo generacional que se manifiesta en el hecho de que muchos empleados de la generación llamada boom, la más grande junto con los mileniales que son los más jóvenes en el mercado laboral, se están retirando y estos tenían salarios altos no solo por acumular años y experiencia sino porque además han vivido una época en la que la disociación entre productividad y salarios no era tan fuerte como ahora.

Los mileniales cobran menos, la productividad es baja y además los salarios hace años que no crecen a un ritmo paralelo a esta. Los salarios, siguen siendo así el elemento que falta para considerar celebrar la fuerte expansión del mercado laboral.