Juez del caso Villavicencio critica política “cruel” de tolerancia cero de Trump

El arresto del inmigrante, concluyó el magistrado, fue un “caprichoso ejercicio de poder ejecutivo”
Juez del caso Villavicencio critica política “cruel” de tolerancia cero de Trump
Villavicencio sigue en riesgo de deportación.

Paul Crotty, el juez que la semana pasada determinó que el repartidor de pizzas Pablo Villavicencio debía tener la oportunidad de completar el proceso de regularización de su estatus migratorio en libertad, afirmó que el gobierno de Donald Trump ha aplicado su política migratoria de “cero tolerancia” de una manera “desconsiderada y cruel”.

Al explicar su veredicto, el juez alegó que la política del gobierno de separar a las familias inmigrantes no ha sido algo “accidental o al azar”, sino se ha hecho para afectar el sistema de apoyo de parientes y amigos.

La idea del gobierno, dice, ha sido la de complicar los esfuerzos de las familias de obtener ayuda legal. En el caso de Villavillencio, trasladando el caso a Nueva Jersey, después de ser detenido por las autoridades de inmigracion el pasado 1 de junio al entregar una pizza en la base militar de Fort Hamilton, en Brooklyn (NY).

Recordó las palabras de Thomas Jefferson –citado en la Declaración de Independencia de EEUU- sobre cómo quienes peleaban por la emancipación eran juzgados en “lugares remotos” para impedir la naturalización de extranjeros.

Villavicencio, ecuatoriano de 35 años, enfrenta una orden de deportación desde 2010. Pero desde entonces se casó con una ciudadana estadounidense y tiene dos hijas nacidas en este país.

Según el juez, no hay razón para mantener detenido a Villavicencio ya que el inmigrante tenía todo el derecho a solicitar quedarse en el país bajo un programa que existe para gente en su situación, casados con un(a) estadounidense.

Villavicencio, argumentó el juez, merece estar en libertad “gracias a su trabajo duro, a su dedicación a su famila, y a su limpio récord criminal”.

El arresto del inmigrante, concluyó el magistrado, fue un “caprichoso ejercicio de poder ejecutivo”. Los abogados del gobierno rehusaron comentar sobre lo resuelto por el juez, reportó NY1 Noticias.

Villavicencio aún deberá argumentar su caso ante un juez de inmigración. La orden del juez Crotty fue únicamente para ponerlo en libertad y evitar la deportación inmediata.