Usuarios de Uber temen que regularizar ese servicio como taxis aumente las tarifas

Este miércoles el Concejo Municipal espera aprobar una ley que obligaría a los 80,000 autos que trabajan con aplicaciones a tener las mismas reglas de los taxis amarillos, verdes y livery
Usuarios de Uber temen que regularizar ese servicio como taxis aumente las tarifas
Hernán Fernández, usuario de Uber, teme que las nuevas leyes aumenten las tarifas
Foto: El Diario

Desde que Uber y otras aplicaciones de autos como Lyft entraron en auge, los taxistas amarillos, verdes y livery han manifestado sus voces de protesta, asegurando que esa aplicación tiene a la industria en jaque. Y con la intención de meter en cintura a los más de 80,000 autos que en Nueva York están registrados con Uber (otras cifras hablan incluso de 130,000), este miércoles el Concejo Municipal espera aprobar un proyecto de ley que pretende regularizar esa aplicación como cualquier otro servicio de taxi, pero la iniciativa no ha caído muy bien entre los usuarios.

Pasajeros de Uber como el colombiano Hernán Fernández, consideran que la idea de que los autos afiliados a la popular aplicación tengan las mismas obligaciones, pagos y regulaciones de los taxis tradicionales, en últimas terminará dejando sin empleo a muchos conductores y dándole “un golpe” al bolsillo de los usuarios.

“No estoy de acuerdo con que hagan eso, porque Uber no es igual que un taxi, y si empiezan a cobrarle a los conductores más dinero por licencias, impuestos, rodamiento y hasta registro, muchos ya no van a querer ofrecer el servicio, y los que lo hagan van a aumentar los costos, lo que nos va a perjudicar a nosotros”, comentó el padre de familia.

La mexicana Gladys Rodríguez comparte el mismo temor y destacó que en medio de la crisis que se vive con los trenes, ponerle frenos a Uber limitará más las opciones de transporte público.

“Cada vez que el Subway no funciona, a mi me toca agarrar un Uber que me sale más barato que un taxi, pero si a ellos les van a cobrar más dinero ya no van a querer trabajar en eso y los únicos que se van a enriquecer son las agencias de la Ciudad que manejan los taxis”, comentó la cuidadora de abuelitos.

Pero ante las preocupaciones de los usuarios, el concejal Rubén Díaz, presidente de Comité de Autos Contratados del Concejo Municipal salió en defensa de su proyecto y dijo que con la regularización de Uber y otras aplicaciones al mismo nivel de los taxis, todos salen ganando. Además afirma que los usuarios también han sido escuchados en todo este proceso.

Vamos a hacer historia al convertir a Nueva York en la primera ciudad de Estados Unidos que regula a Uber como categoría de taxi y el público va a salir ganando porque van a tener más seguridad de saber exactamente quién los está transportando, porque los choferes tendrán que tener un cartel con su foto y su nombre como cualquier otro taxi”, dijo el líder político, negando que ante las nuevas reglas se aumenten las tarifas de los viajes. “Eso no va a ocurrir porque vamos a seguir manteniendo por un año los casi 80 mil carros que Uber tiene en la calle más los 15,000 taxis y va a haber el mismo nivel de servicio”.

Uber sería la compañía con más empleados en NYC

El concejal Díaz calificó de “campaña de terror” la sugerencia de que regularizar a Uber pondrá en riesgo el servicio e impactará a los usuarios. “Uber quiere hacer lo que quiera y aunque tenga sus millones no puede ser todo para ellos”, agregó Díaz.

Asimismo, el presidente del Comité de Transporte del Concejo, Ydanis Rodríguez,  aseguró que aunque aún no ha tomado una decisión final sobre si apoyará o no los proyectos que ponen freno a Uber, lo más importante es que nadie quede afectado.

“Espero que cualquier cambio que vayamos a hacer sea mejor que el problema que tenemos ahora, pues lo que queremos es asegurarnos de establecer las mismas reglas y regulaciones para todos los sectores que participan en la industria de taxis y al mismo tiempo asegurarnos de que ningún sector quede perjudicado”, comentó el concejal del Alto Manhattan, donde se mueven cientos de taxis livery.

Rodríguez agregó que “los intereses de los consumidores son lo primero que hay que tener en cuenta, al igual que proteger a los taxistas, donde la mayoría son latinos”.

El ecuatoriano Ronny García, quien dijo ser usuario de Uber y también de taxis regulares, manifestó que entiende el clamor de los taxistas, pero agregó que con el auge de la tecnología será difícil detener los servicios por aplicaciones.

“Uber es una cosa mundial y por más que quieran hacer que muchos se retiren con esas nuevas leyes, ellos van a seguir por ahí. Además si somos justos, como usuarios hay que reconocer que prestan un gran servicio y cobran menos”, concluyó el mesero.

Y como preámbulo a la votación de los cinco proyectos de ley sobre Uber, los servicios por aplicaciones y la industria de taxis de este miércoles en el Concejo, familiares de los seis taxistas que se han suicidado, presionados por la crisis de ingresos ante el auge de los servicios por aplicación, manifestaron su apoyo a las iniciativas municipales.

A través de una vigilia frente a City Hall, decenas de manifestantes expresaron su apoyo al límite máximo de vehículos de alquiler por año, bajo la premisa de que “nadie más se vea obligado a suicidarse debido a la crisis de la pobreza que ha devastado los conductores en todos los sectores”.

Leyes pretenden que autos de Uber y Lyft sean una categoría más de taxi con las mismas regulaciones