Enviarán presos de Puerto Rico a cárceles de Arizona para reducir costos

Activistas denuncian que la medida es tráfico humano patrocinado por el gobierno
Enviarán presos de Puerto Rico a cárceles de Arizona para reducir costos
La correccional La Palma sería el destino de varios presos. Foto: jedunn construction

SAN JUAN — Cientos de presos puertorriqueños empezarían a ser trasladados al penal Palma Correctional Center de Arizona a partir de la próxima semana para ahorrar costes a la isla.

La medida, que busca lograr “ahorros millonarios”, obedece a los planes de austeridad solicitados por la Junta de Supervisión Fiscal federal, la entidad resultante de una normativa aprobada por el Congreso en Washington para el control de las finanzas públicas de Puerto Rico por los cincos años.

El Departamento de Corrección y Rehabilitación federal busca que alrededor de 3,200 presos se acojan voluntariamente al programa, denominado “Out of State” (Fuera del estado), e informó que en la fase inicial han mostrado interés unos 1.200 reclusos.

El director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Puerto Rico, William Ramírez, explicó a Efe que esta medida solo favorece a la industria carcelaria privada que ha creado un “gran negocio” en Estados Unidos.

“Se trata de un gran negocio, nosotros calificamos esta movida como tráfico humano en manos del gobierno, se quieren mover personas contra su voluntad y se hace por ganancia, no hay duda que los que ganan son las cárceles de allá (Arizona)”, indicó.

De acuerdo a información dada a conocer por el gobierno federal, el programa de traslado es voluntario y ninguno de los presos que se acojan al mismo puede tener casos pendientes de solución en los tribunales locales.

“Ellos dicen que es voluntario, pero cuando eres preso estás en un régimen de servidumbre involuntaria. Los mismos presos que entrevistamos admiten que no quieren ir, pero no se sienten libres para decir que no”, informó Ramírez.

La Junta de Control Fiscal, cuyas medidas no han recibido el aval del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, “ahora buscan reducir los presupuestos en las cárceles”, comentó el director en la isla de ACLU.

Ramírez dijo que esta medida deja sin fuentes de empleos a cientos de personas en la isla y reduce las contribuciones tributarias.

“Además los van a separar de sus familiares que es uno de los elementos de rehabilitación más importantes para los presos, se debe mantener ese vínculo”, aseguró.