Menor salvadoreño admite cuatro homicidios de Mara Salvatrucha en Long Island

Foto: Roberto Escobar / (Archivo / EFE)

Josué Portillo, salvadoreño menor de 17 años, miembro de Mara Salvatrucha (MS-13), se declaró ayer culpable del asesinato de cuatro pandilleros rivales de la “Calle 18” en Long Island.

Portillo admitió que fue parte de un grupo que masacró y golpeó a cuatro víctimas. Se declaró culpable de cuatro cargos de asesinato organizado y un cargo de conspiración para cometer crimen organizado, en la corte federal en Central Islip, en relación con las muertes de Justin Llivicura, Michael López, Jorge Tigre y Jefferson Villalobos en abril de 2017.

“Yo mismo y otro miembro de MS-13 asesiné personalmente a Michael López apuñalándolo con cuchillos. Lo hice a sabiendas, voluntariamente y sin coacción cuando tenía 15 años”, dijo Portillo en voz baja en el tribunal, citado por New York Post.

“Siempre sufriré el dolor de saber cuán insensatos fueron estos asesinatos y que ninguna de las víctimas merecía morir”.

En mayo, los familiares de las víctimas se unieron al mandatario Donald Trump en una conferencia de prensa pidiendo leyes de inmigración más estrictas.  Al visitar Long Island, el presidente se dijo dispuesto a reducir la ayuda a los países que no impiden la migración de integrantes de MS-13, y confió en que su gobierno erradicará la violencia de esa banda trasnacional que ha estado presente en Long Island por décadas y se cree que está detrás de al menos 45 asesinatos desde 2010.

Portillo -un inmigrante indocumentado de El Salvador también conocido como “Sparky” y “Curioso” en la pandilla- estaba en noveno grado cuando ayudó a planear y llevar a cabo el asesinato cuádruple, pero está siendo procesado como adulto y enfrenta la vida tras las rejas.

Admitió que él y sus amigos conspiraron para que dos asociadas femeninas de MS-13 atrajeran a cinco presuntos miembros de la banda rival de la “Calle 18”, y luego emboscaron a los hombres con machetes, cuchillos, palos y un hacha.

Una de las víctimas logró escapar y ahora es testigo del gobierno, pero los otros cuatro fueron asesinados en una escena que los federales describieron como un “frenesí de violencia horrible”.

Nueve pandilleros más han sido acusados por el incidente, pero Portillo es el primero en declararse culpable.

En un comunicado, su abogado dijo que espera que el mea culpa disuada a otros de unirse a la brutal pandilla. “Confiamos en que su declaración de culpabilidad desaliente a otros a unirse a la MS-13”, dijo el abogado Joseph Ryan Jr.

Portillo está programado para ser sentenciado el 10 de enero y está sujeto a deportación una vez que termine su período de prisión.

“Me disculpo con las familias de las víctimas, sabiendo que mi disculpa no será aceptada”, dijo Portillo mientras algunos de los miembros de la familia lloraban.