NYPD no arrestará a quien fume marihuana en calles de NYC

A partir de este sábado entra en vigor una nueva política de la Uniformada para dar citaciones y multas en vez de detener a los consumidores de la hierba
NYPD no arrestará a quien fume marihuana en calles de NYC
Actualmente en Manhattan se procesan 5,000 caso por marihuana al año.
Foto: Getty Images

A partir de este sábado 1 de septiembre, el Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) dejará de arrestar a personas que consuman bajas cantidades de marihuana en público, y a cambio se les dará una citación judicial y se les impondrá una multa. La entrada en vigor de la nueva medida busca reducir los arrestos en aproximadamente 10,000 al año, y llega tras numerosas denuncias de disparidad racial en el número de detenidos por consumir la hierba, de los cuales casi el 90% son hispanos y afroamericanos.

Actualmente, las citaciones, por un monto de $100, solo se emiten para los detenidos por posesión de pequeñas cantidades de marihuana. Con el cambio a partir de este sábado, aquellos que fumen la droga abiertamente también calificarán para citaciones, en vez de ser arrestados. Sin embargo, la modificación en la política de la Uniformada no aplica en todos los casos. Oficiales aseguraron que los arrestos continuarán en casos específicos, como parte de un balance entre seguridad pública y discriminalización de comunidades de color.

De acuerdo con el jefe de patrulla del NYPD Rodney Harrison, los parámetros nuevos que se delinearon para hacer enforzamiento por consumo de marihuana en público, son el resultado de un análisis exhaustivo de un grupo focal creado por la Policía, que incluyó a fiscales de distrito, defensores públicos, funcionarios electos, líderes comunitarios, organizaciones minoritarias, representantes de sindicatos, policías de organización de vecindarios, y oficiales de comando.

“Llegamos a la conclusión de que fumar marihuana en público es todavía una violación y debe ser manejada”, explicó Harrison, quien reiteró que esta violación es un crímen de “calidad de vida” por el que aún muchos neoyorquinos están preocupados.

Harrison enfatizó en los puntos específicos que podrían conducir a un arresto:

  • Si no tiene un ID o se rehúsa a mostrarlo.
  • Tiene una orden de detención vigente.
  • Está bajo libertad bajo palabra o libertad condicional.
  • Tiene un historial criminal violento.
  • Si el comportamiento es una amenaza a la seguridad pública como conducir bajo la influencia.

¿Arma de doble filo?

La medida comienza a regir en medio de una discusión que mantiene a la Legislatura estatal como foco principal, por la controversia que existe en torno a un proyecto de ley para legalizar la marihuana de uso recreativo, un tema que ha dejado de ser tabú, luego de que la lista de estados donde se permite sigue creciendo. Desde Alaska, California, Colorado, Vermont, Massachusetts, Distrito de Columbia, Maine, Nevada, Oregon, Vermont, hasta Washington.

Esta discusión es de vital importancia para que la política funcione apropiadamente y no termine siendo un problema más para las comunidades de color, las más afectadas con la manera como el NYPD ha manejado hasta ahora el tema de la marihuana y otras ofensas menores en la ciudad, al menos así lo explicó el concejal Donovan Richards, durante una demostración el jueves en las escalinatas de la Alcaldía.

“Cuando los blancos fuman marihuana, todavía pueden ir a Yale [Universidad Yale], pero cuando las personas de color lo hacen, terminan en la cárcel”, dijo Richards, quien destacó la necesidad de revisar y mejorar la política, que según él, podría convertirse en un “arma de doble filo” para quienes no entiendan los parámetros que conllevan a un arresto.

Concejal Donovan Richards, junto a sus colegas Rory I. Lancman y Antonio Reynoso. Foto: José Martínez

“Si bien es un paso en la dirección correcta, hay cosas que nos preocupan”, indicó el líder político. “Los neoyorquinos no deben ser tratados con diferencias. Mientras el concepto es bueno, hay mucha gente que no podrá calificar para beneficiarse de esto”.

El concejal pidió a los fiscales que aún no han decidido dejar de procesar casos de consumo de marihuana en público que se unan para que “de verdad pueda haber un balance”.

“Sabemos que algunos fiscales ya están haciendo lo correcto al no procesar estos casos menores, pero queremos ver el mismo cambio en los demás, especialmente en Queens“, puntualizó Richards. “Esto no quiere decir que el NYPD va a cambiar esto de inmediato. Si usted se encuentra en una situación con un oficial que no hace lo correcto, por favor déjenos saber”.

Analizan la nueva política

Juan Cartagena, presidente de Latino Justice, una organización que defiende los derechos de las comunidades latinas en la Gran Manzana, aseguró que la medida debe ser analizada y revisada a medida que avance.

“Esto es fácil decirlo pero es importante analizarlo cuando se esté implementado para ver cómo se afecta a la gente en la calle”, dijo Cartagena, quien reiteró que debe haber un balance entre fiscales y oficiales del NYPD para que la medida funcione.

Jorge Luis Vasquez Jr., abogado asociado de Latino Justice, enfatizó que la Gran Manzana es líder en el estado en el número de arrestos por posesión simple de marihuana, y el estado lidera el país en arresto por marihuana, solo en segundo lugar tras Texas.

“La nueva política del Alcalde no aborda la preocupación de la comunidad hispana de la política de prejuicio ni aborda las más de 4,000 consecuencias colaterales que se derivan de una simple condena por marihuana”, indicó Vasquez. “Por ejemplo, una condena por simple posesión de marihuana automáticamente hace que un ciudadano no estadounidense sea deportable y descalifica a una persona, incluidos los ciudadanos de EEUU, de recibir ayuda financiera, préstamos estudiantiles y subsidios de vivienda, por nombrar algunos”.

Vasquez señaló que lo que se necesita es el apoyo del Alcalde en la defensa de la legalización de la marihuana a nivel estatal y nacional en “lugar de dar a los agentes de policía la discreción que ya tienen”.

Discusión estatal

La oficina del gobernador Andrew Cuomo anunció que a partir del cinco de septiembre se realizarán 15 sesiones de discusión pública en varias partes del estado, con el fin de obtener información de los miembros de la comunidad y las partes interesadas sobre la implementación de un programa regulado de marihuana a nivel estatal.

La serie de sesiones, que se llevarán a cabo en Albany, Glens Falls, El Bronx, Manhattan, Queens, Brooklyn, Staten Island, Long Island, Newburgh, Binghamton, Buffalo, Rochester, Syracuse, Utica y Watertown, pretende ayudar al Grupo de Trabajo Sobre Marihuana Regulada, creado por el mandatario neoyorquino, a redactar una legislación para un programa de marihuana de uso para adultos que la legislatura considerará en la próxima sesión.

“El aporte de la comunidad es fundamental a medida que trabajamos para redactar una legislación equilibrada y completa sobre un programa regulado de marihuana en Nueva York”, dijo Cuomo. “El informe de varias agencias identificó los beneficios de un mercado regulado de la marihuana, y con estas sesiones de escucha estamos dando otro paso importante para desarrollar un programa modelo para Nueva York. Esperamos escuchar lo que los neoyorquinos en cada rincón del estado tienen decir.”

Las sesiones de discusión pública se completarán a mediados de octubre.

Arrestos por marihuana:

  • 19,000 arrestos anuales, es la cifra que se ha mantenido estable en los últimos años desde que De Blasio asumió el poder.
  • 53,000 fueron los arrestos en el 2010.
  • 86% de los arrestos en 2017 fueron hispanos y negros.
  • 90% de los casos por posesión de marihuana en cortes de NYC incluyen ciudadanos de color.
  • 10,000 arrestos menos cada año con la nueva política del NYPD.
  • $100 serían las multas que habría que pagar en la corte.