Esto le va pasando a tu rostro cuando envejece (y 5 maneras de evitarlo)

Foto: Shutterstock

Sin duda, la juventud es un tesoro que a hombres y mujeres nos gustaría conservar por siempre; pero como todo lo bueno en esta vida, un día se acaba.

Aunque el proceso de envejecimiento ocurre en todo el cuerpo conforme pasan los años, cuando el rostro envejece es más evidente porque la cara es nuestra carta de presentación.

Pero, ¿qué ocurre en nuestro rostro cuando envejece? ¿Cuáles son las primeras arrugas que se ven? ¿Cuál es el primer músculo facial que se cae? Una revisión realizada por la Harvard Medical School revela cuál es el proceso con el que, lamentablemente, nuestro rostro envejece, y también cuáles son las alternativas que existen para luchar contra el paso del tiempo.

Lo que le va pasando al rostro cuando envejece

1

Lo primero que aparece son las arrugas en la frente. Este cambio viene acompañado con el retroceso de las líneas del cabello hacia la parte central de la cabeza.

2

Luego, los oídos se alargan gradualmente porque el cartílago que los compone, crece.

3

Viene entonces el primer músculo que generalmente se cae: se trata de la punta de la nariz, pues el tejido conectivo que soporta el cartílago nasal se debilita.

4

Posteriormente ocurre la pérdida de la grasa que, cuando uno es joven, está distribuida de manera equitativa en frente, sienes, mejillas y alrededor de los ojos y la boca. Conforme pasan los años, esa grasa pierde volumen, lo que explica que estas zonas de la cara sean las que a menudo necesiten “arreglitos” estéticos, como inyecciones de bótox. Al perder volumen, la grasa del rostro tiende a “caerse”, lo que causa que la cara, literalmente, “se cuelgue”.

5

La cosa se agrava porque, mientras perdemos grasa en estas zonas del rostro, en otras, la ganamos. El problema es que ganamos grasa de la mitad hacia abajo del rostro, lo que contribuye a que se formen bolsas alrededor de la barbilla y en la zona del cuello.

6

Claro, no olvidemos las arrugas. Las de la frente y el entrecejo se van haciendo más profundas, como resultado de que los músculos faciales están en un frecuente estira y afloja. Conforme pasan los años, la piel pierde flexibilidad y entonces se arruga.

7

La pérdida de grasa de la que hablamos anteriormente, crea y profundiza otros pliegues alrededor del rostro, según el patrón en el que la grasa se mueva y se pierda. Por ejemplo, si pierdes más grasa alrededor de los ojos, tendrás arrugas más profundas y profusas en esa zona, como las famosas “patas de gallo”.

8

Las arrugas que son menos profundas, pero que también cuentan, son causadas por la exposición al sol, el tabaquismo y la degeneración natural de los elementos de la piel que la mantienen gruesa y flexible. Así que conviene revisar los hábitos de vida.

¿Cómo evitar que el rostro luzca viejo?

Aunque lo más saludable es aceptar y celebrar las diferentes etapas de la vida con sus respectivos cambios, la verdad es que no todos tenemos esta capacidad. De la misma manera, no todos tenemos los recursos ni las ganas de someternos a una cirugía estética en la que los médicos literalmente estiran la piel del rostro, eliminan el exceso de tejido y levantan la piel flácida en la parte inferior de la cara, todo por la módica cantidad de unos $7,000.

Existen otras alternativas, no tan dramáticamente efectivas, pero que pueden ofrecer buenos resultados:

Usar protección solar: Es la mejor forma de mantener un rostro joven, pues los rayos UVA y los UVB dañan la piel y causan quemaduras que no se perciben a simple vista.

Invertir en cremas hidratantes: Aunque muchas de ellas no son baratas, sí contienen sustancias que suavizan las arrugas, como glicerina, que ayuda a que la piel absorba agua y se hidrate. Usar un exfoliante también ayuda, pues desprende células muertas de la piel del rostro. Las cremas con retinoides aprobadas por la FDA (Avita, Avage, Renova, Retin-A), reducen las arrugas y las manchas en la piel.

Inyecciones de toxina botulínica: Las más comunes son las de bótox. Deben usarse para tratar las arrugas en la frente y el entrecejo. Inmovilizan parcialmente los músculos que forman líneas de expresión para que la piel se suavice, aunque no siempre son efectivas. Es importante buscar un especialista con experiencia que las aplique.

Rellenos dérmicos: Después del bótox, son el procedimiento cosmético más popular en EEUU. Consiste en inyectar colágeno o ácido hialurónico en las zonas que van desde la nariz hasta las comisuras de la boca, y de las comisuras hacia el mentón. También es conveniente buscar aplicadores certificados y experimentados.

Tratamientos láser: Se trata de rayos láser no abrasivos que eliminan las capas superiores de la piel del rostro y, con ellas, las líneas de expresión y manchas impresas ahí. Algunos trabajan en una capa más profunda de la piel llamada dermis para generar inflamación, lo que estimula la formación de colágeno. Este tratamiento requiere al menos dos semanas para que la piel del rostro se recupere y sane.