Ir y volver del trabajo, una razón para dejarlo

Un 23% de los empleados dejan su puesto debido la frustración o el estrés que provoca el desplazamiento diario al lugar de labor

Trafico de carros en Manhattan.
Trafico de carros en Manhattan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Invertir en nuevas y más infraestructuras es una tarea complicada de cuadrar cuando las cuentas públicas son justas y los beneficios no se ven en el corto plazo.

Pero es necesario porque las ciudades están creciendo, la actividad económica en ellas también y para muchos trabajadores ir y volver del trabajo es un sufrimiento. Tanto como para que casi uno de cada cuatro profesionales decidan dejar su puesto de trabajo.

Es algo que ha investigado la empresa de dotación de personal a nivel global, Robert Half, para concluir que en EEUU el 28% de los hombres y el 20% de las mujeres encuestadas han renunciado a su empleo por un mal transporte diario a su puesto. La encuesta hecha pública no se refiere en particular a un medio de transporte — público o privado– que usen los encuestados pero si que la mayor parte de los que han encontrado en esta causa una razón para dejar el trabajo viven en Chicago, Miami, Nueva York y San Francisco.

El tráfico en Nueva York es muy complicado por las obras residenciales en muchas zonas de la ciudad y por el puro aumento de los autos en movimiento. Adicionalmente, el metro ha sido una fuente de frustraciones constante desde hace ya un par de años por el deterioro de un servicio que para los trabajadores de bajos recursos tiene un precio muy elevado en relación con sus ingresos.

Con todo, parece que ha habido alguna mejora y aún siendo estresante el 53% de los entrevistados en Nueva York y el 66% en Miami dicen que la situación no es tan mala como hace cinco años. El 58% de los angelinos también ha notado una cierta mejora.

En cualquier caso, la fortaleza de la economía de estas ciudades permite especular que para ciertas personas no sea difícil encontrar trabajo en este momento de bajo desempleo. Paul McDonald, uno de los ejecutivos de la firma Robert Half explicaba en una nota que en el mercado labora actual, con una tasa de desempleo de apenas el 3.9%, “trabajadores capacitados pueden tener múltiples ofertas de empleo en la mesa. Los profesionales pueden no necesitar tener que soportar un viaje largo o estresante a la oficina si tienen mejores opciones”.

El deterioro del transporte no es igual en todas las ciudades y de hecho el 39% de los empleados han notado una cierta mejora en los últimos cinco años aunque para el 22% ha empeorado.

Y ¿Qué hacen las empresas para aliviar este estrés de los trabajadores?

La mayoría, poco.

El 60% de los empleados afirma que sus empresas no han hecho nada en este sentido, según Robert Half.

McDonald apuntaba que para eliminar ese estrés las empresas pueden ofrecer “opciones de trabajo a distancia, horario flexible o ayuda con el transporte”.

La tecnología existe para la posibilidad de trabajar a distancia en un buen número de empleos pero no todas las empresas tienen los recursos o las políticas para que pueda ponerse en marcha, según un informe de la plataforma de freelancers, Upwork, presentado a principios de año. Entonces, el 57% de las empresas no tenían una política con respecto al trabajo desde una localización distinta a la del lugar del trabajo.

No obstante muchas empresas han cambiado sus políticas en este sentido porque es más fácil acomodar a trabajadores que no quieren perder y porque es cada más viable en más trabajos incluso los más especializados.