Medias Rojas apalean 16-1 a los Yankees en El Bronx

La derrota obliga a los Bombarderos a ganar hoy el cuarto juego para forzar un quinto en Boston

Medias Rojas apalean 16-1 a los Yankees en El Bronx
Los visitantes celebraron la paliza histórica a sus archi enemigos en su propia casa
Foto: @RedSox

Los Medias Rojas pusieron anoche en Yankee Stadium una combinación explosiva de pitcheo imbateable por parte de Nathan Eovaldi y poder destructivo con el bate para arrollar por 16-1 a los Yankees en el tercer juego de la serie divisional que disputan en esta postemporada.

Temprano encontró la tropa de Alex Cora cómo hacerle daño a Luis Severino el pitcher abridor de los Bombarderos. La ofensiva inició con una carrera en la segunda entrada, luego dos en la tercera y de ahí en más el derecho se desplomó y fue castigado sin piedad hasta dejar el juego virtualmente perdido en el cuarto inning.

No tuvo Boone para donde mirar porque entre Severino, Lynn y Chad Green permitieron una cuarta entrada de siete carreras que dejo el juego de un solo lado con un 10-0 inapelable.

Abriendo la segunda Devers lo llevó a la cuenta completa y le conectó un largo imparable al right field y ya andaba por tercera cuando vino Vázquez y con un batazo de piconazo a zona del pitcher, que no pudo controlar Severino, remolcó a Devers y los Medias Rojas le pusieron número a la casa.

El dominicano pudo sacar a Bradley Jr. vía ponche, para matar la entrada pero ya tenía en su brazo 47 lanzamientos, muy por arriba de lo esperado.

De nuevo los Patirrojos abrieron la entrada con un imparable ante Severino cuando un leñazo de Mookie Betts se fue a left field bueno para irse a primera.

Vino entonces Benintendi con una línea larga a los jardines buena para doble y llevó a Betts en tercera quien anotó y lo puso 2-0 tras un batazo de J.D. Martínez que acabó en el guante de McCutchen para el primer out.

Las penas que ya empezaba a vivir Severino se hicieron peores cuando Bogaerts pegó de hit y  puso a Benintendi en tercera quien pasó por home con una jugada en out de selección que sacó a Bogaerts en segunda. Era 3-0.

Con 35 lanzamientos en dos entradas Eovaldi navegaba tranquilo hasta que se le embazó Torres. Vino Gardner y llegó a primera mientras moría en segunda Gleyber.

McCutchen fue out fácil y Judge se entregó con una rola al campo corto que puso out a Gardner en segunda.

Por tercera vez consecutiva Medias Rojas le abrieron con imparable a Severino. Ya estaba Holt en primera cuando Vázquez con su segundo hit de la noche empeoró las cosas. Lo siguiente fue ver a Severino caminando a Bradley Jr.  para llenar las bases, sin outs.
Así terminó la noche del pitcher dominicano (con 70 pitcheos) cuando Aaron Boone ya contra la pared trajo a Lance Lynn para tratar de salvar los muebles.

Lynn traía poco y antes de que sacara un out caminó a Betts para entrar con Holt de caballito y ponerlo 4-0.

Luego un largo doble de Benintendi puso la música de la fiesta con un doble que limpió las bases y lo puso 7-0.

Benintendi anotó el 8-0 con un imparable de Pearce en una cuarta entrada que se hizo eterna para Yankees que le vieron de nuevo la cara a  Holt cuando ya había bateado toda la alineación de Boston.

De hecho un triple de Holt puso en home a Pearce y a Bogaerts y lo puso 10-0 ya totalmente fuera de alcance para los Bombarderos.

Los Yankees respondieron en lo bajo de la cuarta con dos hits de Voit y Stanton, sin outs, lo que aprovechó Gregorius para remolcar a Voit y poner la carrera del honor en la pizarra y el juego 10-1. Entonces Eovaldi puso out a Gary Sánchez y a Andújar y la reacción de Yankees se murió de nada.

En este punto (final de la cuarta) la faena de Nathan Eovaldi era tan impresionante que había gastado solo 60 lanzamientos con 45 de ellos en zona buena.

Chadd Green quien era el tercer pitcher de la noche de Yankees, caminó a Benintendi y a Martínez cuando ya tenía dos outs y enfrentó a Bogaerts quien murió con elevado al cielo de Andújar.

Eovaldi ya era dominante pero además la suerte lo ayudaba. Nadie se explica que la quinta entrada la haya sacado frente a Torres, Gardner y McCutchen con seis lanzamientos.

Con el juego perdido Aaron Boone trajo un desfile de relevistas, pero no pudo maquillar el desastre porque a todos y cada uno de sus siete lanzadores les pegaron hits y les anotaron carreras.

En la octava entrada el novato Stephen Tarpley fue castigado con un doble impulsador por Holt y luego un ‘wild pitch’ trajo una más para el 13-1. Luego un imparable de Betts puso al Holt en home para el 14-1 frente a un estadio medio vacío después de que se fueran a casa la mayoría de los 49,567  fanáticos decepcionados en una de su peores noches.  

La nota bufa de la noche la puso Aaron Boone el mánager de Yankees, quien envió al receptor Austin Romaine como lanzador en la novena entrada y Holt le pegó un cuadrangular con uno a bordo para poner el juego 16-1. Ese cuadrangular de Holt fue su cuarto hit de la noche y completó el ciclo.

El juego lo ganó Eovaldi (1-0) y lo perdió Severino (0-1)

La serie continúa hoy en Yankee Stadium cuando a partir de las 8:07 p.m. se enfrenten CC Sabathia por Yankees ante Rick Porcello de Boston.